Activismo plástico: Bene Bergado en la Sala Alcalá 31

La Sala Alcalá 31 presenta la exposición Irreversible. La escultora Bene Bergado reflexiona desde distintas perspectivas sobre la industria alimentaria, química y farmacéutica. ¿Cómo nos afectan las decisiones que toman?

Bene Bergado mantiene desde sus primeras obras una tensión entre el mundo real y la imaginación, partiendo siempre de experiencias personales que traslada a largos procesos de creación. La escultora salamantina trabaja con la memoria y la ficción, eligiendo los materiales tanto por su valor físico como por sus resonancias históricas y culturales.
Sala Alcalá 31 inaugurará el próximo 27 de mayo Irreversible con las últimas creaciones de Bergado. La colección de piezas de gran formato y diversas instalaciones ponen en boga el compromiso creativo de la artista. Un arte que denuncia la impasibilidad social hacia un futuro desesperanzador.

Imagen superior: Huevos de basura III.

Susana Blas (comisaria de este proyecto) ha tenido en cuenta la arquitectura de la sala, que en el pasado fue un lugar de transacción económica. Esta especificidad se conjuga con las reflexiones de las obras entorno a la economía del bienestar. En el espacio central de la primera planta se presentará la gran instalación Trampa del bienestar: una nasa de pesca a escala humana en la que la forma de las puertas recorre la historia de la arquitectura (desde el cuadrado al círculo, pasando por el arco de medio punto).

Esta instalación estará acompañada de tres series anteriores involucradas con esta problemática: Los mapas de Gaia, Descomposición y Trampas.

Activismo plástico: Bene Bergado en la Sala Alcalá 31Detalle de Huevos de basura III.

Activismo plástico: Bene Bergado en la Sala Alcalá 31Encuentro y Ornamento.

Activismo plástico: Bene Bergado en la Sala Alcalá 31Mushroom. Perteneciente a la serie Habitats.

Bene Bergado continua agitando consciencias en la parte superior de la nave central, que acoge la obra Prospecto: una proyección del listado de aditivos alimenticios de la Unión Europea que recorren la pantalla como créditos de una película. Además, la exposición también cuenta con una serie de trabajos que funcionan como retrospectiva de los procesos creativos de Bergado. Así, Gliptoteca II (1990-2021) es una estantería de almacén que agrupa algunas de sus primeras obras, objetos personales, libros y otros elementos que aluden a su universo, a modo de resumen de su trayectoria.

Activismo plástico: Bene Bergado en la Sala Alcalá 31Trampa I y Trampa II. Pertenecientes a la serie Hábitats.

Activismo plástico: Bene Bergado en la Sala Alcalá 31Fosa.

Activismo plástico: Bene Bergado en la Sala Alcalá 31Detalle utensilios del Homo Sostenibilis.

Con motivo de la exposición, se publicará un catálogo que incluirá textos y entrevistas en los que se muestra el compromiso de la artista con la sostenibilidad del planeta. Además, la Sala Alcalá 31 ofrecerá actividades paralelas a la exposición como visitas guiadas para público, individual y grupos.

Activismo plástico: Bene Bergado en la Sala Alcalá 31Descomposición.

Activismo plástico: Bene Bergado en la Sala Alcalá 31Homo Capitalensis.

Activismo plástico: Bene Bergado en la Sala Alcalá 31Glipoteca.