Albert Vergés 'Fake-Democracy'. Expo en la calle

Este miércoles, 28 de Abril, en el pirulo publicitario del Paseo de Gracia, el “Rodeo Drive” barcelonés, Albert Vergés presenta su nueva serie de piezas Fake-Democracy con una acción que simula el inicio de una campaña electoral.

El nuevo proyecto de Albert Vergés, Fake-Democracy, es una reflexión visual sobre el proceso de degradación lenta e imparable de la democracia liberal. Un proceso impulsado por líderes populistas y sociedades polarizadas, encantadas de comprar soluciones sencillas y mensajes simples de rechazo al diferente. La reflexión sobre la sociedad y la comunicación es un tema recurrente en la trayectoria de Albert Vergés.

Foto superior: Elmer, el hobbit, votando con verdadero amor a su nuevo líder

Albert Vergés 'Fake-Democracy'. Expo en la calle

Elmer, el Vulcaniano, intentando Defender su Osito con el voto de su razón

La calle como espacio expositivo

La calle esta llena de posters, pantallas, escaparates, imágenes, publicidad de cualquier tipo, carteles y letreros.Un constante estimulo visual que nos hace ser espectadores pasivos, o no, de la publicidad y porque no, también de la propaganda.

Pues bien, Fake-Democracy, la serie de piezas creadas a modo de carteles electorales pivota en torno al tema y el uso de la calle como espacio expositivo. Vergés utiliza el mismo espacio donde se muestran los carteles electorales: las calles. Como si fuera una campaña política al uso, 1.000 carteles de 140 x 100 cm se colgarán durante dos semanas en las calles de Barcelona. En este caso no hay partido político, ni candidato, sólo un slogan: Fake-Democracy (falsa democracia).

Albert Vergés 'Fake-Democracy'. Expo en la calle

Político con miedo de ser descubierto con un disfraz de día lluvioso

Hobbit, hooligans y vulcanianos

Vergès utiliza los títulos de las obras para ampliar el alcance de la reflexión. Títulos como Hooligan votando con mucha rabia y convencimiento, Hobbit votando convencido de que el mundo se acaba o Juez intentando apuntar muy bien a una ley que le molesta, le sirven para amplificar el significado de toda la acción.

Jason Brennan, en su libro Contra la Democracia , define tres tipos de votantes: Los Hooligans, los Vulcanianos y los Hobbits y estos son los que responden a los personajes de Vergès. Los Hooligans piensan en la política como un deporte de masas. Su partido es su equipo y pase lo que pase, haga lo que haga… siempre lo votarán. Los Vulcanianos son racionales, reflexivos y no se mueven por pasiones. Buscan en el mercado político y apoyan al partido que, para ellos, ofrece mejores soluciones a los problemas que consideran importantes. Los Hobbits no tienen ni un partido de referencia. Los hay de todos los colores, les une la indefinición y su vulnerabilidad política. No quieren estar informados más allá de los sucesos que inundan las noticias, sean reales o falsas.

Albert Vergés 'Fake-Democracy'. Expo en la calle

Elmer, el político corrupto, en busca de un mejor trato

Ruido mediático y figura humana que apunta al espectador

Todas las piezas de la serie presentan la misma estructura. De fondo tienen un mar de ceros y unos, código binario aleatorio, que representa todo el ruido mediático que generan los partidos políticos para estar constantemente en los medios y crear la tensión necesaria para situarse en el Top of Mind de sus votantes.En el centro de las composiciones, una figura humana, siempre la misma, que apunta al espectador.

Todos estos carteles están basados en un rediseño de la imagen de una diana creada para entrenar la puntería utilizada desde hace más de 50 años.

La idea de democracia

El kit de la cuestión de toda esta acción es hacernos repensar la idea de democracia, de voto, de representación, de populismo, de mayorías y de minorías. Y aprender a mirar de reojo a todos los partidos políticos.

Hace 100 años, Max Weber ya vio que los “partidos se han convertido en cazadores de cargos, que cambian su programa u objetivos de acuerdo con las posibilidades de captar votos”. (La política como vocación, Max Weber, 1919).

Y quizás es el momento de recordar lo que dejó escrito Alexander Hamilton ya a finales del siglo XVIII cuando la revolución industrial se insertaba en Europa y aparecían las revoluciones promulgadas por burguesías y obreros en pos de sociedades “modernas”, constituidas en repúblicas y que destronaban los modelos monárquicos cuasi-medievales. “Casi todos los hombres que han derrocado las libertades de las repúblicas empezaron su carrera cortejando servilmente al pueblo: se iniciaron como demagogos y acabaron en tiranos”. (El Federalista, Alexander Hamilton, 1788).

Creación digital y ceros y unos

Albert Vergés utiliza el código binario para bañar las superficies de su obra pictórica, con mensajes codificados de unos y ceros. En lugar de representar formalmente los temas que trabaja, los codifica. El binomio de ceros y los unos, representan dos mundos totalmente opuestos. Por un lado el uno, un número natural, que la mayoría de animales pueden distinguir, ya que son capaces de diferenciar un único elemento de varios; por el otro, el cero, un número artificial, un concepto matemático creado por los humanos.

El método de trabajo de Vergés para la serie Fake-Demoracy se ha creado en un entorno 100% digital. Los fondos binarios de todas sus piezas han surgido de programas de generación de datos con procesos estocásticos. El resultado son piezas digitales de alta resolución pensadas para reproducirse con impresión Glicée.

Sobre el artista

Albert Vergés (Tortosa 1967) en su obra, utiliza la pintura, la programación, el video o el sonido indistintamente, y en ella se puede ver reflejada una visión crítica de ciertos aspectos de la actualidad.

Su actividad artística empezó a los 30 años de repente, sin darse cuenta. Su primera exposición fue en la Fundació Miró de Barcelona en 1997, en la exposición colectiva Anatomías del Alma. A partir de allí ha expuesto nacional e internacionalmente. En 2010 fundó Sunomonofilms, una productora audiovisual.Actualmente compagina su actividad artística con la de productor audiovisual.

www.albertverges.com