autoplacer festival underground alternativo nadia leal música móstoles las odio putochinomaricón

Las Odio, Putochinomaricón y más en la novena edición del festival Autoplacer de Madrid.

Vuelve el festival más alternativo y,  ¿por qué no decirlo? curioso del underground madrileño,  Autoplacer. Hablamos con ellos para saber como nació el festival y, sobre todo, cómo ven y entienden la música después de casi diez años currando en lo más emergente del panorama nacional.

¿Cómo nació el festival Autoplacer? Pues hace algo más de 10 años. Todo empezó con pinchadas en las que queríamos poner exclusivamente maquetas, autoproducciones y proyectos ocultos. Hay un montón de música en este país que se relega al fondo del cajón y nos parecía sumamente injusto y también, porque no decirlo, una desculturalización de esta misma. La cosa derivó en llevar a todas esas bandas al directo dentro de un “micro-festival”, ya que no tenían cabida en los macro.

¿Por qué este nombre? Nuestro nombre como colectivo es ‘Autoplacer / Sindicalistas’. Nos gustaba la idea de crear un sindicato musical como los del 36. Colectivizar la música, la canción para el/la que la trabaja, ese tipo de conceptos. Y lo hacemos por nuestro puro y simple placer. El placer de la música autoeditada.

¿Qué tenéis preparado especial para esta novena edición? Para nosotros todo el festival es especial. Se trata justo de eso, de que todo lo que hay, sea a la hora que sea, es exactamente igual de importante. Todas las bandas son cabeza de cartel.

Para quien no conozca el festival, ¿qué se va a encontrar? Conciertos de muchos y variados géneros, pinchadas, el mercadillo de los proyectos invitados, bebida barata y una entrada de cero euros de 12 de la mañana a 12 de la noche.

¿Qué desmarca a Autoplacer de otros festivales? Es un festival ideado, realizado y moldeado desde la más absoluta intuición y lo entendimos desde el principio como un ejercicio creativo para el CA2M, un museo de arte contemporáneo que siempre ha prestado mucha atención a las músicas actuales. Además, trabajamos con los presupuestos que haya, amoldamos los espacios a las necesidades, buscamos soluciones de todo tipo y para ello colaboramos con gente increíblemente fantástica. Es pequeño, es divertido y creemos sinceramente que, al contrario que otros festivales, ha ayudado a la escena musical española en general.

Colaboráis con Acción cultural con el programa de internacionalización de la cultura española, ¿qué hacéis exactamente con ellos? ¿Cómo nació esta unión? Conocimos el PICE (Programa de Internacionalización de la Cultura Española) a través de otros proyectos que nos gustaban. Vimos la posibilidad de hacer algo más por la visibilización de los grupos, ya que podrían ser captados por programadores de festivales similares de todas partes del mundo. Nosotros proponemos un listado de responsables de programación musical de festivales, centros y AC/E nos ayuda a que vengan con la posibilidad de financiar conciertos de los grupos en sus países de origen. Está siendo una experiencia muy enriquecedora para todos los agentes participantes: músicos, programadores, festivales, el CA2M y sobre todo, para nosotros, porque no paramos de aprender de otros festis.

¿Quién hace la curaduría musical? La selección de los grupos la hacemos entre los cuatro miembros del colectivo. Proponemos, discutimos, valoramos y al final hay que votar. De una manera u otra siempre encontramos un equilibrio interesante, con variedad y con cosas sorprendentes.

Otros años habéis cogido nombres quizá más underground pero este año traéis a Las Odio, bastante conocidas ya o Putochinomaricón, ¿por qué? A Las Odio las conocemos desde hace muchos años por sus anteriores proyectos por separado, por las salas de Madrid, por el Concurso de Maquetas y por el ámbito cultural en general. Son amigas y ya iba siendo hora de que tocasen. Con Chenta Tsai, nos pasa lo contrario, su proyecto ha ido muy rápido y ya llega bastante reconocido al festival, pero es que no ha dado tiempo a que fuera de otro modo. En cualquier caso ambos proyectos tienen un espíritu muy disidente y eso es lo que verdaderamente les da pase para Autoplacer. Estamos muy contentos de contar con ambos.

¿Pensabais que llegarías tan lejos? Al principio de todo, desde luego que no, pero después sí. Podemos con esto y mucho más.

¿Quién recomendáis de esta edición? A todos, claro. Aunque hay algunos conciertos especiales. Los ganadores de nuestro concurso de maquetas, Tulip. O los peruanos Laikamorí, por primera vez en directo en Europa. O Flash Amazonas, un grupo nuevo muy fresco formado por el colombiano Julián Mayorga y el japonés Ryota Miyake, que hacen una mezcla loquísima de pop, sonido latino y new wave electrónica.

¿A quién os gustaría traer? La verdad es que hemos tenido suerte en estos 9 años y hemos conseguido traer prácticamente todo lo que nos hemos propuesto. Y lo que aún no hemos conseguido, lo conseguiremos el año que viene.

¿Qué estáis escuchando ahora mismo? Somos personas muy diferentes en cuanto a gustos, pero muy compatibles para llegar a acuerdos en aquellos sonidos que tenemos en común, y seguramente eso sea lo que nos hace un festival especial. Ahora mismo puede que estemos escuchando hardcore, new age, canción ligera y techno industrial, cada uno en su casa.

Planes para el futuro del festi. El año que viene es el décimo aniversario del festival, así que queremos celebrarlo a lo grande. Aparte del Festival Autoplacer en el CA2M, como siempre, queremos hacer otra serie de actividades en otros espacios de Madrid (y puede que de fuera), durante todo el año. Aún no se puede confirmar nada, pero estaría guay que nos siguierais en Facebook e Instagram para estar atentos.

 

Así que ya sabes, si tienes ganas de algo auténtico, pásate por Móstoles este sábado 22 y sigue la pista al Autoplacer en su página web.