AZURE BLUECULTURA SUECA MÁS ALLÁ DE LAS ALBÓNDIGAS

Los suecos siempre nos han impresionado. Y en esta época todavía más. Si en un tiempo envidiábamos su estatura y su rubia cabellera, a estas alturas ya nos conformaríamos con algo de su estado del bienestar y su educación. El caso de Tobias Isaksson es paradigmático. Isaksson es el líder y prácticamente único integrante de Azure Blue. Después de un año largo, al fin se edita en España ‘Rule of Thrids’ (Green Ufos), su primer disco. A esta edición le acompañaron una serie de conciertos en nuestro país el pasado octubre. Dios sabrá el por qué de esta demora en la edición, pero está claro que hay algo que no ayuda a Azure Blue. Es ese aire intelectual que desprende Isaksson y que aquí, por mera ignorancia, suele asimilarse con pedantería. El autor sueco no esconde sus referencias ya desde el nombre de la banda, tomado de una estrofa de Dennis Wilson. “Él, con su barba mítica y su tristeza oceánica me inspiró. Igual que otros grandes contadores de historias como Hemingway”. El propio escritor norteamericano aparece en “The Catcher in the Rye”, una nueva muestra de una inquietud intelectual por encima de lo habitual. Y ahí no para la cosa, porque además de Hemingway y Salinger, hasta McEwan tiene su referencia en “Chesil Beach”.

AZURE BLUE

¿Cómo encaja el desplegué literario en un disco? El propio Isaksson lo confiesa: “Yo quería hacer un disco de AOR maduro. Sin embargo, acabé flirteando con sonidos new wave incluso new romantic”. Y así suena. Muchas veces demasiado denso, calmado y ambicioso para un público joven y desentendido. “Fingers” o “The Shore” parecen exigir un amplio bagaje para ser apreciadas. Pero Azure Blue se apoya en poderosas melodías para alcanzar esa complicidad new wave de la que habla Isaksson. “Seasons”, “Long Way Down” presentan un paisaje más amigable, canciones que sí llegan en la primera escucha, acomodadas en instrumentalización electrónica y voces con el revert a tope. En cualquier caso, no sabemos cuánto le preocupará a Isaksson la distribución de sus discos en España, pero si quiere que la próxima vez la cosa sea más ágil, un consejo: que tenga en cuenta los 15 puestos que separan a Suecia de España en el Informe PISA.