Entrevistamos a la diseñadora, arquitecta y artista Raquel Buj, creadora de la marca de moda experimental BUJ Studio por su última colección “Nidos” presentada en la pasarela OFF de Madrid Fashion Week

Hace solo unos días que BUJ Studio presentaba su nuevo proyecto/colección “Nidos” y sinceramente seguimos sin recuperarnos de tan magnifica exhibición. Sin lugar a dudas, la nueva propuesta de esta firma de moda experimental capitaneada por la diseñadora, arquitecta y artista Raquel Buj fue una de las más interesantes de la recientemente finalizada edición de Madrid Fashion Week (y también de las anteriores… ). Un proyecto que aúna moda y arquitectura a partes iguales, para acabar creando auténticas obras de arte que, como bien explica su creadora, “envuelven” el cuerpo humano. No estamos ante una colección de prendas al uso; el concepto de BUJ Studio tiene el objetivo de ir más allá explorando nuevos horizontes entre ambas disciplinas para ofrecer al público una nueva concepción de la moda contemporánea basada en el aprovechamiento de elementos del entorno muchas veces “despreciados”.

Todo estaba medido y calculado al milímetro en la apasionante presentación de la colección. El lugar, la performance, el maquillaje, la BSO, las luces, los visuales… todo tenía sentido y encajaba a la perfección con los “looks” que los modelos mostraban al publico en aquel espacio inacabado (White Lab), consiguiendo crear una idílica atmósfera que plasmaba a la perfección el complejo concepto materializado gracias al ingenio de la creadora y por supuesto al gran equipo que está detrás de las creaciones de BUJ Studio.


Fotografía x Juan Antonio Papagni Meca

Hemos podido robar un poquito del valioso tiempo de la palentina Raquel Buj para que nos explique hasta el último detalle del funcionamiento de BUJ Studio, su filosofía, el concepto detrás de su nueva colección “Nidos” y por supuesto, para intentar averiguar cómo es posible que una sola persona sea capaz de desarrollar tantos y tales menesteres al mismo tiempo…

BUJ Studio
“Nido”
EGO FW21 Madrid Fashion Week

Entrevista: Ángel Taranilla
Fotografía: Biel Sol
Talent: Raquel Buj
@buj.studio

¿Quién es Raquel Buj? Haz una pequeña presentación para nuestros lectores. Soy diseñadora de moda, arquitecta y artista. Actualmente dirijo BUJ studio, un taller dedicado a la experimentación con nuevos materiales y tecnologías situado en el límite de disciplinas. He trabajado previamente como arquitecta cofundando mi propio estudio de arquitectura y diseño. Posteriormente, he dado el salto a la moda, pero siempre desde la intersección con la arquitectura, cofundado Zap&Buj junto a Elena Zapico. Soy docente en varias universidades donde comparto con alumnas/os diversos experiencias y aprendizajes materiales. He encontrado en la moda una expresión artística donde investigar con nuevos materiales y conceptos y también comunicar emociones a distintos niveles. Me interesa la posibilidad de materializar mis ideas de una manera más intuitiva, a través del contacto directo con los materiales.

Eres diseñadora, arquitecta y artista al mismo tiempo, ¿En qué y dónde te formaste exactamente? ¿Cómo se te ocurrió la idea de mezclar estos tres universos en uno? Estudié arquitectura en la Escuela Técnica Superior de Madrid (ETSAM) en donde posteriormente realicé un Máster cuyo TFG relacionaba Arquitectura y Moda a nivel conceptual. Decidí aprender las herramientas necesarias en un curso de postgrado especializado en arquitectura, moda y diseño, AMD en la ETSAM y posteriormente realicé varios cursos de moda en el FIT (Fashion Institute of Technology). Entiendo la moda y la arquitectura desde el concepto de piel o envolvente diseñada entorno al cuerpo. En este lugar intermedio se abren muchas posibilidades de relación entre ambas tanto material como conceptualmente. Es posible acercar la arquitectura al cuerpo, trabajar de manera más intuitiva y cercana. A su vez, es posible explorar otras materialidades en moda y conectar nuestro cuerpo con otros cuerpos y entornos.

“Entiendo la moda y la arquitectura desde el concepto de piel o envolvente diseñada entorno al cuerpo. En este lugar intermedio se abren muchas posibilidades de relación entre ambas tanto material como conceptualmente.” Raquel Buj de BUJ Studio

Ahora mismo capitaneas Buj Studio, pero todo comenzó con Zap & Buj, ¿Cómo crees que ha cambiado la firma desde que Elena Zapico falleciera en aquel trágico accidente hace ya casi dos años? Elena Zapico y yo nos conocimos cursando el curso de postrado de Arquitectura, Moda y Diseño en la ETSAM. Juntas nos presentamos a concursos y ganamos en Samsung EGO Innovation Project 17 con un proyecto conceptualmente muy rotundo llamado “Wall Dress: de la arquitectura al cuerpo”. Sin duda nuestros pasos juntas sentaron las bases de nuestra marca Zap&Buj y de mi trabajo actual como Buj Studio.

Se trataba de una marca de dos personas o, mejor dicho, de una persona muy unida, como solíamos llamarlo, compuesta de dos cabezas y cuatro brazos. Inevitablemente, con una pérdida tan importante esto cambia, pero la esencia de la unión entre arquitectura y moda continúa, así como la base de experimentación material que define mi trabajo. Es posible que ciertos aspectos como la relación con la naturaleza, el acercamiento a esta tanto conceptual como materialmente, así como el carácter artístico de las propuestas hayan evolucionado y adquirido más fuerza en esta nueva fase como Buj Studio.

¿Cómo fue continuar con el proyecto tú sola y después de una pérdida de esa magnitud? ¿Qué fue lo que más te costó a la hora de seguir con el proyecto? ¿Sigue Elena presente de alguna forma en tus nuevos proyectos y colecciones? Estrenamos el proyecto conjunto “Imaginé cinco cuerpos y ninguno era el mío” realizado en colaboración con Janet Novás para Veranos de la Villa 2019 solo unos días después de la pérdida repentina de Elena. En ese momento, sentimos, junto con Janet y todo el equipo, que teníamos que mostrar lo que habíamos creado juntas, compartir con el resto lo que fue una etapa muy ilusionante para ambas. Nunca pensé que sacaría toda esa fuerza en ese momento tan complicado.

Lo que más me costó fue la etapa justo posterior, el afrontar una gran carga de trabajo y la toma de muchas decisiones de proyectos que teníamos en común. Por otro lado, mi trabajo siempre ha sido de gran ayuda y un refugio en situaciones muy complicadas ya que me permite canalizar muchas emociones. Elena sigue muy presente, su sensibilidad y su manera de pensar están integradas de alguna manera en las piezas que realizamos ahora. Cuando una persona forma parte de ti mismo, te acompaña en los procesos y creaciones aunque no esté físicamente presente.

“Elena sigue muy presente, su sensibilidad y su manera de pensar están integradas de alguna manera en las piezas que realizamos ahora. Cuando una persona forma parte de ti mismo, te acompaña en los procesos y creaciones aunque no esté físicamente presente.” Raquel Buj de BUJ Studio

Ahora háblanos de Buj Studio tal y como es ahora mismo, tu concepto, tu idea, desarrolla en detalle tu curioso universo creativo. Buj Studio es una firma de moda experimental cuya fundadora y directora creativa es Raque Buj. El estudio está especializado en moda y arquitectura creando nuevos horizontes entre ambas disciplinas. Entendemos la moda como la piel o envolvente diseñada más cercana al cuerpo. Concibo nuestro trabajo como un laboratorio donde explorar dicha hibridación tanto conceptual como materialmente. Trabajamos con una gran variedad de materiales rescatados de otros campos y los manipulamos meticulosamente combinando artesanía, investigación y nuevas tecnologías. Como resultado de esta investigación, creamos prendas únicas que aúnan arte, moda e investigación. Buscamos explorar nuevas materialidades y expresiones corporales que amplíen los límites de la moda.

También quiero que nos hables de tu equipo, ¿quién está ahora mismo detrás de Buj Studio? Buj Studio es una estructura que varía, de menor a mayor medida según las necesidades. Actualmente en Buj Studio trabajamos en equipo. Es muy importante que haya muy buena conexión entre nosotras/os, que además de que profesionalmente estemos organizados, funcionemos como una “familia”, en el mejor de los aspectos. Es para mi muy importante cuidarnos y cuidar nuestro lugar de trabajo.

Actualmente tengo la suerte de contar con un equipo de personas increíbles como Manuel Escurís, diseñador de moda experimental y asistente creativo, Petra Garajová, investigadora material especializada en fabricación digital y Claudia Varela patronista estructural especializada en técnicas de confección alternativas. Todos ellos tienen perfiles muy diferentes y complementarios. Cada uno sabe cuál es su especialización dentro del equipo, son independientes, pero también tenemos muy buena comunicación para trabajar en equipo de manera fluida. El estudio es un lugar donde materializar propuestas diferentes pero también donde compartir una experiencia que nos llene a varios niveles.

Para la colección NIDOS, además de las personas arriba mencionadas, Buj Studio también ha contado previamente con asistentes, de manera especial con Josue Rodriguez y Celia del Sol, ambos con una gran destreza manual sorprendente a la hora de trabajar con nuevos materiales . Destaca a su vez el trabajo delicado de Ana García que en la primera fase, Shannon Campelo nos ayudó previamente y Manuel Ropero se ha incorporado posteriormente con pasión en la última fase.

¿Es Buj Studio una marca comprometida con el medio ambiente? ¿Qué métodos utilizáis para provocar el menor impacto posible en la naturaleza a la hora de crear? En Buj Studio con el proyecto NIDOS queremos mostrar un posicionamiento con respecto a la sostenibilidad. Hemos trabajado la sostenibilidad desde el concepto y desde el uso de los materiales. La premisa de la colección se fija en el comportamiento de otras especies que nos acompañan, como pájaros o insectos, los cuales actúan de una forma totalmente sostenible y se adaptan al entorno que los rodean, recogiendo todo tipo de materiales, tanto naturales como artificiales. De alguna forma, nosotros nos fijamos en este tipo de comportamientos para aprender de los mismos en todo tipo de situaciones, pues estas especies consiguen trabajar todos estos materiales meticulosamente y sus maneras constructivas tienen mucho aprendizaje y mucha sostenibilidad, ya sea por los materiales que usan o por la fabricación en sí misma. En el uso de los materiales, el proyecto también es sostenible, pues a pesar de que no todos los materiales que se usan en la colección son naturales, sí son sostenibles en su gran mayoría, pues como los pájaros o los insectos, nos hemos dedicado a recolectar restos sobrantes de todo tipo de materiales que se encontraban en nuestro entorno. Además, trabajamos estos materiales de manera muy meticulosa, dotándolos de una cualidad noble, combinando artesanía y tecnología, y generando en muchas ocasiones, aglomerantes y uniones de biofabricación propia como puede ser el bioplástico

“La premisa de la colección se fija en el comportamiento de otras especies que nos acompañan, como pájaros o insectos, los cuales actúan de una forma totalmente sostenible y se adaptan al entorno que los rodean, recogiendo todo tipo de materiales, tanto naturales como artificiales.” Raquel Buj de BUJ Studio

¿De dónde sacáis los materiales con los que trabajáis las piezas? ¿Hay mucha prueba y error por la dificultad de trabajar materiales no convencionales? Obtenemos los materiales de ámbitos muy diversos. Desde materiales reciclados que rescatamos en vertederos como material electrónico o papeles, materiales que vienen del ámbito de la arquitectura como aislantes térmicos, acústicos o láminas decorativas, materiales naturales como sisal o hojas o pétalos caídos, siliconas o resinas, materiales biofabricados, filamentos de pla para impresión 3d…etc. Todo ello lo trabajamos primero a pequeña escala a modo de muestras de “laboratorio”. El proceso de pruebas y errores es muy importante y una constante en todos los proyectos. Trabajar con materiales poco comunes en moda presenta muchos retos que son muy interesantes y de los cuales aprendemos mucho. La base de Buj Studio es la investigación y experimentación material, aprendemos del proceso y nos dejamos sorprender por los materiales que, en muchos casos, nos guían en la toma de decisiones.

“La base de Buj Studio es la investigación y experimentación material, aprendemos del proceso y nos dejamos sorprender por los materiales que, en muchos casos, nos guían en la toma de decisiones”, Raquel Buj de BUJ Studio

¿Cuál ha sido el material más raro y/o difícil de manejar que finalmente sí que ha resultado apto para confeccionar? Todos los materiales con los que trabajamos suponen un reto ya que muchos de ellos no se trabajan en moda o en el cuerpo pero justo eso es lo interesante, ya que te colocan en un punto en el que tienes que pensar nuevas técnicas manuales o digitales para adaptarlos al cuerpo. En concreto, la pieza “Oruga de tienda” hecha mediante moldes de ramas caídas, replicadas con resina transparente fue un reto importante. Es una pieza muy escultural, requirió muchos pasos y mucha técnica para llevarla a cabo, también fue una pieza con la que se aprendió muchísimo.

A lo largo de tu carrera has recibido varios premios entre ellos el Samsung Ego Innovation Project ¿Cuál ha sido el premio más especial de toda tu carrera? El Samsung Ego Innovation Project fue un premio muy especial ya que supuso la posibilidad real de materializar conceptos relacionados con la intersección entre arquitectura y moda. Hubo que desarrollarlo rápido, investigar haciendo, fue una periodo precioso e intenso. El premio nos brindó la posibilidad de trabajar con materiales tecnológicos y colaborar con empresas como Aitex o el Instituto de Ciencia y Tecnología de Polímeros, ITCP del CSIC. Pudimos llevar a cabo una puesta en escena diferente en pasarela y mostrar los prototipos de una manera muy conceptual que mostraba ese camino de la arquitectura a la moda.

¿De qué manera/s has seguido implementando la tecnología dentro de la moda en tus últimos proyectos? En la última colección, NIDOS, la tecnología también ha estado presente, acompañada a su vez de procesos artesanales. Ha siso muy importante para mí explorar el trabajo con la tecnología de una manera “orgánica”. Nos inspiramos en la manera que ciertos animales depositan materiales del entorno para construir sus nidos, así como en la textura generada al manipular el material con la boca. El diseño paramétrico fue clave para poder definir esta geometría orgánica y cambiante. A su vez, la impresión 3d nos ayudó a materializar las distintas texturas. Quisimos buscar en las herramientas de fabricación digital, normalmente usadas para acabados perfectos y controlados, texturas orgánicas e imperfectas. Buscando el error o la imperfección en la impresora 3d, texturas que nos recordaran al material masticado por los animales y a los hilos de seda.

“Nidos” es un diálogo continuo entre distintos cuerpos, tanto animales como humanos, ¿Qué historia has querido contar con esta colección? Con la colección NIDOS he querido poner la mirada en otras especies con la intención de aprender de su asombrosa capacidad de adaptación al entorno. Me he fijado en su comportamiento, en la manera de relacionarse con el entorno, en la forma en la que manipulan meticulosamente los materiales que les rodean para construir cobijos y proteger a sus crías, en su manera de construir desde el cuidado y la belleza. Con todo ello se busca generar un diálogo entre las distintas especies y, a su vez, aludir a nuestra necesidad básica de protección y de cuidar.

“Con esta propuesta se pretende rescatar la riquezamaterial de los sobrantes, de lo que ni se mira ni se quiere, trabajándolos de manera minuciosa, mezclándolos con otros materiales y tecnologías. El objetivo es generar una nueva cultura material que de valor a lo que está ahí pero no vemos para transformarlo en algo bello.” Raquel Buj de BUJ Studio

¿Cuál es el símil más evidente entre moda y arquitectura dentro de la nueva colección “Nidos”? ¿De qué forma has conseguido dar ese enfoque contemporáneo y de actualidad que pudimos disfrutar en la presentación? Mirando a la Naturaleza y más allá de nosotros mismos, descubrimos otras especies que construyen increíbles arquitecturas primitivas: los nidos. Las aves y algunos insectos, todos ellos arquitectos primitivos, utilizan su cuerpo para recogen materiales de su entorno que manipulan empleando técnicas muy sofisticadas para construir sus espectaculares cobijos. Estos animales rescatan los sobrantes que sus propios ecosistemas les proporcionan, empleando desde ramas, plumas, barro u hojas, pero también, debido al impacto del ser humano, materiales como plásticos o aluminio entre otros.

Como los pájaros, hemos reunido materiales artificiales de nuestras ciudades y también otros sobrantes más naturales como ramas caídas de árboles, pétalos de flores o plumas caídas de ave. Trabajamos estos materiales con técnicas manuales y artesanales, pero también introduciendo la tecnología como el corte láser, la impresión 3D, o la biofabricación. Con todo ello pretendemos buscar nuevas relaciones entre naturaleza, moda, arquitectura y materia que nos permita dar respuestas más sostenibles y sensibles al entorno que nos rodea.

¿Cuál es la verdadera “historia” que se representó el pasado sábado en White Lab? ¿Qué representaba cada parte de aquella impresionante performance? ¿Qué significado tienen los movimientos convulsionados y los parones de los modelos cuando recorrían la pasarela?

Queríamos que la puesta en escena del proyecto acompañara al concepto en todos los detalles; la elección del lugar, las proyecciones visuales, la música, los movimientos, la iluminación, el maquillaje, los peinados…etc. Elegimos el espacio inacabado del Edificio España como un lugar donde presentar estos nidos también en construcción. El evento empezaba con proyecciones a cargo de Pascal Schonlau y 11v151131_M06, dos artistas visuales y fotógrafos que mezclaron texturas reales y virtuales creadas a partir de la colección. La pieza artística musical que nos acompañó todo el desfile fue una creación específica para la colección del artista Juan Borgognoni. Esa pieza marcaba ciclos imaginados en torno al concepto de Nidos representando el ciclo (ritual) vital y la construcción del nido de un ave imaginaria. El diseño de movimientos, a cargo de la bailarina Laura Índigo quien abrió el desfile, estaban diseñados dentro de cada uno de estos ciclos: nacimiento, volantón, la construcción del nido, muerte y renacimiento. Asimismo, el diseño de luces de Maxi Gilbert nos trasladaba a esta atmósfera de bosque de nidos. El maquillaje de Maria Lorain jugando con nuestros materiales y la peluquería de Yolanda Rodriguez ayudaban a conferir a las modelos un aspecto a medio camino entre humano y pájaro.

¿Vuestras prendas se comercializan de alguna forma o simplemente construís cada pieza como si se tratara de obras de arte únicas e irrepetibles? ¿Cuál es la principal fuente de ingresos por la que Buj Studio se mantiene para poder seguir creando estas maravillosas piezas? Actualmente construimos cada pieza de manera singular como si se tratara de una obra de arte. Posteriormente estas piezas, en muchos casos, se exponen en museos y/o se utilizan en videos musicales, entregas de premios o eventos especiales. En diversas ocasiones cobran una nueva vida de la mano de bailarines, artistas o performers. En estos momentos la principal fuente de ingresos son las diversas colaboraciones y encargos específicos que nos solicitan así como la docencia, talleres y conferencias.

¿Cómo ha sido la experiencia a la hora de utilizar nuevas técnicas como el corte láser, la impresión 3D, o la biofabricación? Puedes explicarnos alguna de las aplicaciones dentro de estas nuevas piezas? Hemos empleado tanto técnicas de corte láser como de impresión 3d. Para la pieza denominada Turpial, por ejemplo, hemos cortado a láser diversas láminas previamente desmontadas de pantallas de ordenadores. Hemos mezclado estas geometrías brillantes con plumas de gallina caídas y rescatadas de la granja de Manuel, jugando con este límite difuso entre lo artificial y lo natural empleados en algunos nidos del pájaro Turpial. Como comentaba anteriormente hemos utilizado la impresión 3d de una manera más orgánica para poder materializar texturas y geometrías cambiantes de la colección. A su vez, hemos creado nuestros propios biomateriales como algunos bioplásticos realizados sobre moldes de hojas secas, a los que hemos incorporado los propios restos de hojas y tallos recogidos. Estos bioplásticos los hemos unido tanto con técnicas manuales de afieltrado de lana natural como con láminas hidrosolubles.

También eres profesora en varias universidades, ¿Cómo te da tiempo a todo? La enseñanza me parece fascinante, poder compartir aprendizajes y experiencias con nuevas generaciones es muy enriquecedor. Además, aprendo mucho de los estudiantes y de su manera de pensar. En realidad, mi trabajo en el taller y en las clases no son estancos, lo veo más bien como un laboratorio de experimentación continuo. Lo que investigamos con mi equipo en el estudio y lo que trabajamos con los estudiantes en clase son aprendizajes que se retroalimentan continuamente.

Uno de los looks que más sorprendió y fascinó al publico (me incluyo) fue el look siamés en forma de nido del final del desfile, pero no es la primera vez que vemos algo de ese estilo con tu firma ¿Tiene algún significado especial? Varias personas nos han comentado lo mismo. Es cierto que las siamesas es una figura que se repite, me parece muy interesante y me intriga de muchas maneras. Por un lado, me interesa muchísimo explorar la idea de la moda más allá de un único cuerpo. Las siamesas nos permiten entender los trajes compartidos más como una envolvente que como un vestido. Estas piezas abren las posibilidades a explorar nuevas relaciones entre distintos cuerpos o incluso entre cuerpos y espacios. Por otro lado, me interesa a nivel emocional la idea de un cuerpo unido a otro. Las siamesas funcionan como una metáfora visual en este sentido. De alguna manera creo que todos estamos unidos a distintos niveles con la gente que queremos aunque estas uniones no sean visibles.

¿En qué otros proyectos está metido Buj Studio ahora mismo? ¿Cuándo será la próxima vez que podamos disfrutar de una de vuestras exhibiciones? Ahora mismo estamos desarrollando una colección muy especial pret a porter directamente nacida de la colección madre, NIDOS. Queremos que sean piezas especiales que conserven la esencia del proyecto, que quien las lleve sepa de dónde vienen y cuál es el mensaje detrás. A su vez, estamos desarrollando varias colaboraciones con performers y bailarines que nos permiten seguir avanzando en propuestas que nacen desde el cuerpo y la experimentación con nuevos materiales. Por otro lado, me gustaría también poder mostrar el proyecto madre NIDOS en otros formatos y experimentar más allá del desfile de moda.

Retrato de Raquel Buj