El nuevo Museo Helga de Alvear en Cáceres

Este 2021 se inauguró el flamante nuevo edificio del Museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear en la ciudad de Cáceres, diseñado por el estudio Tuñón Arquitectos. Y a finales de febrero se inauguró la primera exposición con casi 150 piezas expuestas en este espacio ideado a medida para albergar su extensa colección de arte, una de las más importantes de Europa.

El que antes fuera el Centro de Artes Visuales Helga de Alvear, inaugurado en 2010 y cuya sede se limitaba a un edificio modernista rehabilitado, pasa ahora a denominarse Museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear. Una institución cultural que permite cumplir el sueño de su impulsora: acercar el arte contemporáneo a la sociedad actual y a las generaciones venideras.

Foto de portada: Descending Light (2007), Ai Weiwei

El edificio

El nuevo edificio, diseñado por Emilio Tuñón y su equipo, ha sido galardonado con premios internacionales de arquitectura y los medios especializados lo sitúan entre los más significados proyectos arquitectónicos del año a nivel mundial.

Con más de 3000m2 de espacio expositivo y casi 8000 m2 de superficie, el Museo Helga de Alvear en Cáceres cuenta ahora con una extensión adaptada a las necesidades de la amplia y diversa colección de la galerista y coleccionista. Helga de Alvear donará a Extremadura las obras que ha ido adquiriendo durante toda una vida y que reflejan su pasión y compromiso con el arte de nuestro tiempo.

El nuevo Museo Helga de Alvear en Cáceres

Vista del exterior del edificio. Escultura: A Day Like This Made of Nothing and Nothing Else (2009), Ugo Rondinone. Foto: Joaquín Cortés

Programa expositivo

Además de mostrar por primera vez la colección en su nuevo espacio, el museo retoma su programación de exposiciones temporales.

Un Museo que busca abrir nuevas vías de enriquecimiento colectivo e impulsar el desarrollo cultural cuando más se necesita. Ofrecerá acceso gratuito, visitas guiadas, actividades accesibles y otras propuestas para acercar el arte contemporáneo a todos los públicos con medidas de higiene que garantizan una cultura segura.

El nuevo Museo Helga de Alvear en Cáceres pretende recordar que el arte es un motor imprescindible para seguir mirando hacia el futuro. Pone a disposición de toda la sociedad un espacio para la reflexión, el aprendizaje y el desarrollo comunitario a través del diálogo con el arte contemporáneo.

El nuevo Museo Helga de Alvear en Cáceres

Vista del exterior del edificio. Foto: Amores Pictures

La colección

La colección es el resultado de combinar emoción y conocimiento; una colección de colecciones que rebasa límites y fronteras, tanto formales como temporales o territoriales, y cuyo denominador común es la pasión por el arte contemporáneo.

Con más de 3.000 obras de arte y la presencia de más de 500 artistas de los cinco continentes, constituye una familia numerosa y plural de obras de arte en constante transformación, que sigue creciendo en la actualidad con nuevas incorporaciones cada año.

A lo largo de los últimos 40 años, y gracias a la prolongada experiencia de su impulsora ha añadido instalaciones y esculturas de gran formato, video arte y fotografía.

Goya y lo contemporáneo

La mayor parte de las obras que la componen fueron ejecutadas desde la segunda mitad del siglo XX hasta la actualidad, reflejando así un carácter absolutamente contemporáneo.

Pero si se establece una definición puramente temporal, la colección da comienzo a finales del siglo XVIII con un artista adelantando a su tiempo, el cual se propone como el auténtico primer artista contemporáneo: Francisco de Goya. La obra del pintor español, y especialmente su obra Los Caprichos, ha servido como referente para muchos de los artistas vivos, que han encontrado en este pionero maestro temáticas y formas de sorprendente actualidad para leer nuestro presente.

Vanguardias y post vanguardias del siglo XX

A Goya le siguen otros grandes nombres, ineludibles para la comprensión del arte desarrollado en el siglo XX, como Picasso, Kandinsky, Paul Klee, Joseph Albers o Robert Motherwell.

Pioneros

Al inspirador conjunto se suman otros muchos y variados artistas pioneros en sus correspondientes terrenos como Joseph Beuys, Barnett Newman, Nan Goldin o Dan Flavin, quienes, como hiciera Goya, supieron adelantarse a su tiempo.

El nuevo Museo Helga de Alvear en Cáceres

Centro: Angelus (1977), Joseph Beuys. Der: Beuys II (1989), Nam June Paik

Grandes de la pintura española de la segunda mitad del siglo XX

Grandes referentes dela pintura española del siglo XX y XXI entre los que destacan Luis Gordillo, Campano, Tàpies o Carmen Laffón forman parte de la colección.

El nuevo Museo Helga de Alvear en Cáceres

Der: Blancanieves y el Pollock feroz (1996), Luis Gordillo. Izq: Pórtico de los Vocales (1980), Miguel Ángel Campano. Centro: Dense Stone Circle (1982), Richard Long

Artistas contempóraneos blue chip

La intuición de Helga de Alvear permitió que artistas como Ai Weiwei o Tacita Dean se incorporaron a la colección antes de que llegaran a liderar los rankings de popularidad. Otras obras, como las de Thomas Hirschhorn o Elmgreen & Dragset, creadas en la última década, vuelven a la palestra con mensajes que invitan a realizar nuevas lecturas en el contexto del 2021.

El nuevo Museo Helga de Alvear en Cáceres

Izq: Gräberfeld (2008), Tacita Dean. Centro: We the People (Detail) (2011-2014), Danh Vö

El nuevo Museo Helga de Alvear en Cáceres

Power Tools (2007), Thomas Hirschhorn, detalle

Fotografía

Trabajos fotográficos de la nueva escuela alemana, como Axel Hütte o Candida Höfer, o de artistas estadounidenses, como Philip-Lorca di Corcia o Slater Bradley, canadienses como Jeff Wall, o sudafricanos, como David Goldblatt, completan este siempre creciente mapamundi de imágenes que nos transportan a otros paisajes y realidades.

Video

Mientras que el video, muy presente en la colección, aporta en la retina nuevas experiencias bajo la mirada de Julian Rosefeldt, Gordon Matta-Clark, Pierre Huyghe o Zhang Peili.

El nuevo Museo Helga de Alvear en Cáceres

Expand Constantly (2000), Zhang Peili

El nuevo Museo Helga de Alvear en Cáceres

A Journey that Wasn´t (2005), Pierre Huyghe

Escultura e instalación

Esculturas de gran formato de Olafur Eliasson, Louise Bourgeois o Katharina Grosse, así como de Ai Weiwei o las instalaciones político-poéticas de la artista colombiana Doris Salcedo y Tomas Sarraceno.

El nuevo Museo Helga de Alvear en Cáceres

Faux Rocks (2006), Katharina Grosse

El nuevo Museo Helga de Alvear en Cáceres

Izq: The Family (2003), Louise Bourgeois. Izq: Untitled (Three Small Figures) (1998), Juan Muñoz. Centro: Powerless Structures, Fig. 329 (2012), Elmgreen & Dragset

Contemporáneos nacionales

Desde el polemista Santiago Sierra al evocador Ignasi Aballí, o la sutileza de Cristina Iglesias; la amplísima lista de artistas vivos que comparten sus personales miradas acerca del arte se completa con obras de Daniel G. Andújar.

El nuevo Museo Helga de Alvear en Cáceres

Der: Papel Moneda (2007), Ignasi Aballí. Izq: Pavilion For Showing Rock Videos/Films (Design I) (2012), Dan Graham. Der: 100% (2008), Albert Oehlen

Calidad, amplitud y diversidad

La Colección Helga de Alvear se caracteriza por su calidad, amplitud y diversidad y, a diferencia de otras colecciones de arte con afán historicista o en busca de la especialización a través de la recopilación de ejemplos de un determinado tiempo, estilo o autor, recoge una variedad de técnicas, formas e ideas que sirven como muestra de la riqueza y diversidad que encontramos en la creación contemporánea.

Es una colección donde los ecos del pasado resuenan en la actualidad como forma de inspiración, donde podemos encontrar herramientas para entender el presente, y donde la experimentación y el espíritu vanguardista ilumina estéticas futuras que ya están en las paredes del Museo. La colección expresa pasión y libertad y, como consecuencia, constituye una extraordinaria puerta de entrada para apreciar el arte contemporáneo desde esas mismas premisas.

El nuevo Museo Helga de Alvear en Cáceres

Vitrinas: Mark Manders, Unfired Clay Head on Wooden Floor (2015) y Dry Clay Head on Concrete Floor (2016). Izq: Cookie Mueller (March 2, 1949 – November 10, 1989) (1976- 1989), Nan Goldin. Der: Smartphone – uomo seduto con borsa (2018), Michelangelo Pistoletto. Frente (cuadro): Sampler II Preaching to the Converted (2013), Kara Walker

Conservar mejor que poseer

En la actualidad, la Colección Helga de Alvear demuestra que la actividad desarrollada por su creadora siempre estuvo más ligada al fin de conservar que al de poseer, y es ahora, mediante su exposición pública, cuando cobra un renovado sentido.

Entendiendo el coleccionismo como una actividad privada con vocación pública, Helga de Alvear no solo ha conseguido mantener la integridad material de las obras,sino también, mantenerlas con vida: una supervivencia que se materializa al ser compartidas, estudiadas y disfrutadas

La exposición inaugural

Inaugurada el 26 de febrero, poco después de terminar el edificio, pone de manifiesto la vocación del museo por facilitar una pluralidad de experiencias en torno al hecho artístico.

El recorrido ofrece una visión de una parte de la creación contemporánea a través de la cual es posible dilucidar la idiosincrasia de nuestro presente, para el que el comisario ha seleccionado unas 150 obras –aproximadamente un 5% del total de la Colección que Helga de Alvear donará a la institución–.

La muestra se distribuye en cuatro plantas, y, brinda la posibilidad de explorar en primera persona 145 obras de todo tipo de medios. Esculturas e instalaciones de gran formato, así como pinturas, fotografías, dibujos y video instalaciones pertenecientes a más de 100 artistas diferentes procedentes de 26 países diferentes.

Con una presencia mayoritaria de artistas españoles (cerca de un tercio), también hay estadounidenses y europeos, pero también de otras partes del globo: desde Vietnam, Venezuela, Sudáfrica o Corea del Sur, hasta Hungría, Brasil o Suiza.

Ahora que las fronteras suponen un límite a nuestra movilidad, el museo propone un oasis para la reunión de geografías físicamente distantes, dejando en manos del visitante el hallazgo de posibles lazos, ideas y formas en común que disuelven la importancia del origen.

Más de la mitad de las obras expuestas en la muestra fueron ejecutadas en los últimos 10 años (entre 2011 y 2020). Además, será la primera vez que la mayoría de ellas se expongan en un museo, como es el caso de Faux Rocks (2006) de Katharina Grosse –un enorme volumen pintado de 7 metros de ancho– y de Power Tools (2006) de Thomas Hirschhorn.

El aprovechamiento del espacio, creado a medida para albergar las obras ha sido clave para lograr un resultado que garantiza una buena aproximación a la gran riqueza de la colección.

El nuevo Museo Helga de Alvear en Cáceres
Retrato de Helga de Alvear delante de la pieza de Katharina Grosse. Foto: Luis Asín