Equilibrio cósmico y dogma popTachenko publican hoy su sexto álbum de estudio, “El Comportamiento Privado”

Una percusión solitaria en forma de redoble abre paso al nuevo disco de Tachenko. El terreno ha quedado allanado para que las voces directas y sin tapujos de Sergio Vinadé y Sebas Puente comiencen a soltar verdades. Esta vez, entre luces electrónicas que coquetean con la psicodelia en “Los festivales de la luz”, tema que abre su nuevo trabajo y una de las esperanzas de este otoño. “Haré visible lo invisible, cuando tenga tiempo libre”, arranca así el nuevo manifiesto del grupo zaragozano, bajo el nombre de “El comportamiento privado” (Limbo Starr, 2015). Diez canciones que corretean por la luminosidad de un pop inagotable y de recursos infinitos. Que lo mismo se adentra en profundidades sixties (como la preciosista de registro retro “Más madera”), que se establece en la contundencia rock de canciones como “Las Claves”, por cierto, una de las perlas del disco. Porque estos maños gigantes han demostrado ser maestros del saber y la conciencia, y saben cargarla y descargarla a su antojo en los devenires de su prosa y su sonido. De ahí también que nos encontremos con pasajes adictivos y adhesivos como “Mentes maravillosas” (primer adelanto que pudimos oír de este nuevo trabajo), o que nos arrastren de la mano hacia terrenos más instrospectivos e intimistas como ocurre en “Otras Vidas”. Un juego de equilibrios al que ya nos tiene acostumbrados este tándem de mentes maravillosas precisamente, que representa a la dualidad de lo coloquial y lo académico, de lo vehemente y lo racional.

Equilibrio cósmico y dogma pop

Un álbum que, producido por la propia banda y David López, grabado y mezclado por Rafa Domínguez y masterizado por Javier Roldón, borda las etapas de la reflexión y las recorre, unas veces eléctrico y otras melódico. Una sucesión de apuestas, experiencias, propósitos y principios que también encontramos en la cinemática y urgente “Midas” y nos arrollan en “Estilo Internacional”, otro de los temas de fe rockera y discurso empático. Pero con el atrevimiento que da la soltura, Tachenko también han dado vida a un corte que encierra un juego de stereos tan sorprendente como apetecible, y esa es “No tenemos nombre”. Una chispa que nos recuerda irremediablemente a la ya conocida “Declaración universal”, de deje entusiasta y contenido urbano y crítico. Un espíritu elegante y concienzudo el del quintento aragonés que, entre teclados onmipresentes, guitarras vitalistas y un bajo que susurra, dispara autenticidad y verdad por los cuatro costados. De ahí que Tachenko se hayan convertido en trovadores de lo atemporal en pleno siglo 21. Y así han pasado diez años y seis discos. Dando pasos con cada uno de ellos hacia una identidad propia, tan necesaria en estos tiempos que corren cargados de clones. Donde canciones como “Fuego” brillan con luz genuina a dos voces, a la vez que cierra este disco a manos de cierto sabor setentero. Adentrémonos así en el “El Comportamiento privado” de Tachenko, la puerta está abierta. Dejémonos llevar por su paseo en el tiempo y “que la música no acabe”.

Tachenko en directo: 16 de septiembre, Fnac Plaza de España, Zaragoza + 17 de septiembre, Fnac Callao, Madrid + 19 de septiembre, Fnac Castellana, Madrid + 30 de septiembre, Fnac Plaça Catalunya, Barcelona + 9 de octubre, Madrid, Sala El Sol | SON EG + 10 de octubre, Toledo, Sala Pícaro + 6 de noviembre, Huesca, El 21 + 7 de noviembre, Zaragoza, Las Armas + 28 de noviembre, Barcelona, La 2 + 11 de diciembre, Elche, Sótano Indie Club + 12 de diciembre, Valencia, El Loco