MONVÍNIC NOS ACERCA A ESLOVENIA

PODRAVJE, POSAVJE YPRIMORSKA

Monvínic el espacio que nació como objetivo de ser un centro divulgador del vino y dirigido por Sergi Ferrer-Salat, y que en sus bodegas cuentan con mas de 3.000 referencias de caldos de todo el mundo, añaden para este mes de marzo los fantásticos vinos de Eslovenia. El país está, en términos vitivinícolas, dividido en tres regiones. Podravje, zona de marcado clima continental ubicada en el cuadrante nororiental del país, es la zona más extensa, y casi íntegramente dedicada a la producción de vinos blancos, dignos de ser tenidos cada día más en cuenta. Posavje, situada al sur de la anterior, es la región más pequeña y, hoy por hoy, a tenor de lo que se ha catado por el equipo de Monvínic, la menos interesante. Es en Primorska, en el otro extremo del país, extensión natural hacia el este de la región italiana de Friuli-Venezia Giulia –el mayor hervidero de grandes vinos blancos italianos-, donde florecen los vinos más emocionantes, y donde, hechizado, Monvínic ha decidido centrar las pesquisas. Primorska es, además, tierra tanto de vinos blancos como tintos. Los blancos suelen ser vinos profundos, de penetrantes aromas, vinos que enfatizan de forma diáfana los matices del terroir, elaborados tanto con variedades internacionales –Pinot Gris, Sauvignon Blanc, Riesling, Chardonnay-, como, lógicamente, con las clásicas locales –Ribolla Gialla y Sauvignonasse (previamente conocida como Tokaj en estas tierras y como Tocai Friulano en Friuli). Entre los tintos, escudriñando cada mesoclima disponible, hay desde vinos elaborados con Pinot Noir de indudable tipicidad como con el clásico cupaje bordelés –Cabernet Sauvignon, Merlot, Cabernet Franc-, asimismo francamente sorprendentes. La generosa selección que se ha importado es obra de un elenco de vignerons todos ellos insuperables embajadores del panorama vitivinícola esloveno, nombres que son hoy ya una realidad incontestable. Entre otros, conviene destacar a Edi Simcic, Marjan Simcic, Jaconcic y, cómo no, a Ales Kristancic, el más apasionado defensor de la biodinámica en el país. Monvínic es también un wine bar, una sala para catas y conferencias, una biblioteca con todos los libros, revistas, guías y catálogos de subastas que son hoy referencia ineludible en el cosmos del vino, un club de “Amigosde Monvínic”, y un espacio culinario bajo la batuta del chef Sergi de Meià, basado en el producto de gran calidad y un recetario tradicional, hábilmente puesto al día y, ante todo, amigo del vino. Si quieres estar al tanto de lo que se cuece dentro de el mundo del vino este es el sitio.

Monvínc, Diputació 249. Barcelona. Cerrado sábado noche y domingos.

MONVÍNIC NOS ACERCA A ESLOVENIA

MONVÍNIC NOS ACERCA A ESLOVENIA