Eva Franch: Hay demasiados edificios construidos

Sí, es arquitecta, profesora, conferenciante internacional y comisaria. Pero sobre todo, Eva Franch (Deltebre, 1978) es una pensadora, dinamizadora, luchadora y creadora.

Es capaz de elevar la arquitectura y expandirla con el fin de dar con una siempre mejor disciplina en todas sus dimensiones. No en vano, se ha convertido en la primera mujer al mando de la prestigiosa AA (Architectural Association) en Londres. Y esto solo por dar una referencia de su notable trayectoria. Con motivo del “Elisava Masters’ Talks”, ciclo de conferencias en torno al diseño organizado por la Escuela Elisava de Barcelona, la entrevistamos.

Eva Franch: Hay demasiados edificios construidos

Imagen superior: OfficeUS, Presentado por EEUU en la Bienal de Venecia 2014. Un trabajo de Eva Franch junto a Ana Miljacki y Ashley Schafer. Fotografía de David Sundberg

En una breve frase, ¿qué significa para Eva Franch, hoy, el concepto de arquitectura?
La responsabilidad y el privilegio de articular lo social, económico, político y cultural en un espacio de aspiraciones colectivas.

¿Qué destacaría Eva Franch de sus dos años al mando de la AA?
La lista de cosas es interminable… Los proyectos de los estudiantes – La AA realmente produce proyectos que difícilmente se producirían (o permitirían) en ninguna otra escuela del mundo; la constante redefinición de la arquitectura como disciplina – Expandir los horizontes de lo posible es la misión de la escuela y la mia propia – ; la gran variedad de agendas pedagógicas y la total libertad para el estudiante de escoger su propia trayectoria individual; la gran diversidad de los estudiantes, hablamos más de 40 lenguas y hay más de 80 nacionalidades; la conciencia colectiva y participativa de los estudiantes, el profesorado y los trabajadores; y podría seguir… Bueno una última cosa, este pasado octubre recibimos el TDAP – Taught Degree Awarding Powers – lo que es el equivalente al título de universidad reconocido por el Privy Council y el Gobierno Británico.

Como buena humanista, has mantenido esa perspectiva de la arquitectura como disciplina relacional. En este sentido, ¿cuáles han sido tus referentes en la historia de la formación y educación en arquitectura en el mundo, además de la AA claro?
Podría nombrar instituciones icónicas como La Bauhaus, la Hochschule für Gestaltung Ulm, Bleack Mountain College, el Cabaret Voltaire, o incluso Storefront for Art and Architecture! (donde ella fue comisaria jefa y directora ejecutiva) pero me interesan los espacios de creación y transmisión de conocimientos independientemente de si son escuelas, universidades, colectivos o espacios de agitación […] En nuestro contexto actual, la arquitectura ha sufrido una especialización dentro de la educación y de la práctica, que obviamente estoy interesada en cuestionar, problematizar y a la que proporcionar alternativas.

En alguna ocasión, has hablado de abrir la arquitectura no sólo a los enfoques tradicionales de modelo de negocio, sino a otros posibles modelos sociales y/o económicos de aplicación. En este sentido, ¿qué opinas de la metodología del Design Thinking que se aplica tanto ahora, en el mundo empresarial?
[…] Hay una cierta obsesión con empaquetar, crear productos pedagógicos o de pensamiento que en realidad responden a demandas de marketing o incluso de branding, etc… “Design Thinking”es un término genérico y redundante, que en realidad no aporta lo suficiente como para hablar de ello.

Hay quienes establecen que no se debería enseñar sobre arquitectura sin haber construido, ¿qué les dirías a estas personas?
Hay demasiados edificios “construidos”que representan los peores valores de la sociedad a nivel social, económico, político, etc.. Más que construir, me interesan modelos de práctica. Durante un período en el que practicaba como arquitecta haciendo edificios, decidí, en uno de los proyectos, hacer no solo el proyecto ejecutivo, sino también las mediciones y todos los cálculos necesarios para cumplir con las regulaciones y condiciones necesarias con el fin de entender mejor el proceso completo. Aunque ese conocimiento es enriquecedor, no creo que haber construido – o tener un doctorado – sea una condición necesaria para la docencia o la excelencia. Hay ciertos marcos legales y académicos que fomentan valores obsoletos perpetuando la mediocridad a nivel académico y a nivel de práctica profesional.

Aludiendo a tu voluntad de establecer nuevas formas de relación y comunicación entre la arquitectura y la sociedad, ¿qué opinión le merecen a Eva Franch las nuevas plataformas digitales de intercambio y comercialización de proyectos de arquitectura, así como de seguimiento de proyectos de manera virtual o aumentada?
La arquitectura – como espacio construido – se tiene que vivir, inhabitar, sentir, pensar… Hay otras arquitecturas que se construyen para ser vividas en espacios digitales y ahí es donde las nuevas plataformas toman sentido…

¿Cómo ve Eva Franch la arquitectura del futuro, por ejemplo, en 2050?
Mejor que la del 2020.

A buen entendedor… Una frase contundente que con poco, dice mucho. Tras aprender un poco más de esta interesante figura de la arquitectura y su entendimiento de la disciplina, nos hacemos una idea de su visión… excepcional. Un verdadero placer Eva.