Exposición Charlotte Perriand, Museo del Diseño en Londres

La exposición Charlotte Perriand, centrada en una de las figuras más relevantes del diseño del siglo XX y organizada por el Museo del Diseño en Londres, ha ayudado con su obra a definir el interiorismo moderno. Además, la creadora ha sido aclamada como una de las pocas mujeres que tuvo éxito en el mundo del diseño.

En la exposición Charlotte Perriand se siente que la arquitectura debe satisfacer las necesidades humanas ya que, en la década de 1920, la creadora diseñó interiores de planta abierta para asegurarse de que las mujeres no se sintieran atrapadas en sus hogares. Posteriormente, desde 1930 en adelante, Perriand miró cada vez más a la naturaleza en busca de inspiración y estuvo muy influenciada por los años que pasó en Japón durante la Segunda Guerra Mundial. Hacia el final de su vida, en 1999, la retrospectiva de 1985 en el Musée des Arts-Décoratifs de París y la exposición de 1998 en el Museo del Diseño en Londres, volvieron a reconocer la grandeza artística de un espíritu realmente libre.

 

Exposición Charlotte Perriand, Museo del Diseño en Londres

Imágenes superiores: 1) Charlotte Perriand en la Tumbona basculante, un diseño de Le Corbusier, Jeanneret y Perriand de 1928. 2)Estantería ‘Tunisia’, creada en 1952 y realizada en los talleres Jean Prouvé. Foto: Phillips

La exposición Charlotte Perriand muestra cómo una de las diseñadoras de muebles más influyentes del movimiento moderno temprano, Charlotte Perriand (1903-1999), introdujo la estética de la “era de las máquinas” a los interiores en los muebles de acero, aluminio y vidrio que creó en el estudio de arquitectura de Le Corbusier, a finales de los años 20 y 30. Posteriormente, la artista continuó experimentando con diferentes materiales, desarrollando mobiliario funcional para las masas, como se puede observar en el Museo del Diseño en Londres.

La exposición Charlotte Perriand asegura que cuando la joven artista, de 24 años, entró en el estudio de Le Corbusier en el 35 rue de Sèvres, París en 1927, y le pidió que la contratara como diseñadora de muebles, su respuesta fue breve. “Aquí no bordamos cojines”, respondió y le mostró la puerta. Unos meses después, Le Corbusier se disculpó. Después de ser llevado por su primo Pierre Jeanneret a ver Bar sous le Toît, un bar en la azotea que Perriand había creado en vidrio, acero y aluminio, para la exposición Salon D’Automne en París, Le Corbusier la invitó a unirse a su estudio. Una buena anécdota que se puede revivir en el Museo del Diseño en Londres.

Durante su estancia en el estudio, Perriand se encontró envolviendo sus piernas en un periódico durante el invierno en un intento desesperado por mantenerse abrigada. Pero también forjó amistades con los talentosos jóvenes arquitectos y diseñadores de todo el mundo que, como ella, habían aprovechado la oportunidad de trabajar para Le Corbusier como asistentes no remunerados o, si tenían mucha suerte, como colaboradores mal pagados.

Exposición Charlotte Perriand, Museo del Diseño en Londres

Imagen superior: La Maison au Bord de L’eau, diseño de C. Perriand. Una reconstrucción a partir de planos hecha por Louis Vuitton en 2013

Junto con Le Corbusier y Pierre Jeanneret, Perriand desarrolló una serie de sillas de tubo de acero, que entonces, y aún hoy, fueron aclamadas como íconos de la “era de las máquinas”. Una obra que se puede visitar en la exposición Charlotte Perriand, ubicada en el Museo del Diseño en Londres.

Esas sillas siguen siendo su trabajo más conocido, pero Perriand permaneció en el estudio de Le Corbusier durante más de una década para más tarde colaborar ​​con el artista cubista Fernand Léger y el diseñador de muebles Jean Prouvé.

Con todo, la exposición Charlotte Perriand del Museo del Diseño en Londres deja ver que la diseñadora siguió siendo una figura influyente en el movimiento moderno hasta su muerte en 1999, cuando fue aclamada como una de las pocas mujeres que tuvo éxito en ese dominio masculino.

Carrera temprana

La exposición da cuenta de que la artista, nacida en 1903, dividió su infancia entre París, donde su padre trabajaba como sastre y su madre como modista de alta costura, y la casa de sus abuelos en la región rural montañosa de Saboya.

En 1920, se matriculó en la Ecole de l’Union Centrale des Arts Décoratifs y estudió allí durante cinco años. Pero frustrada por el enfoque basado en la artesanía y el estilo Beaux-Arts defendido por la escuela, Perriand buscó inspiración en la estética de las máquinas de los automóviles y bicicletas que vio en las calles de París. Una inspiración que se respira en el Museo del Diseño en Londres.

Un año después de graduarse, Perriand se casó y se mudó a una buhardilla alquilada con su esposo en la Place Saint-Sulpic, en París. Y aquí, después de destripar el apartamento, transformó la habitación más grande en una barra de metal y vidrio, en lugar de un salón convencional.

Exposición Charlotte Perriand, Museo del Diseño en Londres

Imagen superior: LC4 Noire diseño de Le Corbusier, Pierre Jeanneret y Charlotte Perriand, diseñada en 1928 y reeditada por Cassina en 2019

La exposición Charlotte Perriand continúa desarrollando que la diseñadora, una vez decidida a evitar trabajar para uno de los fabricantes de muebles artesanales en Faubourg Saint-Antoine, pero desesperada por encontrar una forma más empática de ganarse la vida en el diseño de muebles, consideró estudiar agricultura, hasta que un amigo le sugirió que leyera dos libros de Le Corbusier: ‘Vers une Architecture’ (1923) y ‘L’Art Décoratif d’Aujourd’hui’ (1925).

Tras este suceso, Perriand inventó una reunión con Le Corbusier para persuadirlo de que la contratara; una vez empleada en el estudio de la rue de Sèvres, Perriand perfeccionó la estética de “la era de las máquinas” de su Bar sous le Toît en muebles. Estética que se puede admirar ahora en el Museo del Diseño en Londres.

Años de Le Corbusier

La exposición Charlotte Perriand añade que, antes de la llegada de la diseñadora, Le Corbusier había amueblado sus decorados y edificios de exposición con muebles confeccionados cuidadosamente seleccionados, como las sencillas sillas de madera curvada fabricadas por la empresa austriaca Thonet, y versiones compactas de las sillas club fabricadas por Maple & Co. de Londres.

Sin embargo, había especificado exactamente lo que esperaba de los muebles en ‘L’Art Décoratif d’aujourd’hui’, identificando tres tipos de muebles clave: ‘besoins-types’ o tipo-necesidades; ‘tipos de meubles’ o tipo-mobiliario; y ‘objets-membres humains’ u objetos de miembros humanos.

Le Corbusier definió este último como ‘Extensiones de nuestras extremidades y adaptadas a las funciones humanas que son tipo-necesidades y tipo-funciones, por lo tanto tipo-objetos y tipo-mobiliario. “El objeto miembro humano es un dócil sirviente. Un buen sirviente es discreto y modesto para dejar libre a su amo. Definitivamente, las obras de arte son herramientas, hermosas herramientas. Y viva el buen gusto manifestado por la elección, la sutileza, la proporción y la armonía”, explica el creador según el Museo del Diseño en Londres.

Exposición Charlotte Perriand, Museo del Diseño en Londres

Imagen superior: LC27 butaca giratoria diseñada por Charlotte Perriand en 1927

Perriand procedió a poner en práctica los principios de Le Corbusier mediante el desarrollo de tres sillas con bases de acero tubular cromado para dos de sus proyectos de 1928: Maison La Roche, una vivienda que estaba diseñando en París, y un pabellón para sus clientes estadounidenses Henry y Barbara Church, en el jardín de su casa fuera de la ciudad. Trabajos en los que se ha centrado la exposición Charlotte Perriand en el Museo del Diseño en Londres.

A petición de Le Corbusier, se diseñó una silla “para conversar”, esta fue la silla con respaldo abatible B301; otra “para relajarse”, el LC2 Grand Confort de forma cuadrada y tapizado grueso; y una tercera para dormir, la elegante chaise longue reclinable B306, inspirada en las sensuales curvas de los divanes franceses del siglo XVIII.

Perriand posó para las tomas publicitarias de la chaise longue con las piernas cruzadas, vestida con una falda corta para su época y un collar hecho con rodamientos de bolas industriales. Imágenes y muebles protagonistas de la exposición Charlotte Perriand.

Sin embargo, el Museo del Diseño en Londres también comenta que trabajar con Le Corbusier inculcó una estricta disciplina en Perriand como diseñadora. “El trazo de lápiz más pequeño tenía que tener un punto”, recordó más tarde, “para satisfacer una necesidad, o responder a un gesto o postura, y para ser logrado a precios de producción en masa”.

Con ese fin, intentó persuadir a la empresa francesa Peugeot para que adaptara los tubos de acero utilizados en sus bicicletas para muebles. Cuando Peugeot declinó, Thonet, el fabricante de las sillas de madera curvada favoritas de Le Corbusier, fue persuadido para producir una serie de piezas dirigidas al Salón de Otoño de París de 1929.

Exposición Charlotte Perriand, Museo del Diseño en Londres

Imagen superior: Retrato de Charlotte Perriand

Exhibida como ‘Equipo para el hogar’, la instalación del Salón de Otoño de 1929 estaba compuesta por un apartamento modelo considerado como una visión de la modernidad de lujo. Según la exposición Charlotte Perriand, el piso de vidrio se iluminaba desde abajo para refractar la luz sobre el techo también de vidrio; además, todas las sillas estaban hechas con bases de metal con tapizado de cuero o lona, ​​y una mesa tube d’avion con tablero de vidrio estaba sostenida por una sección de tirantes de ala biplano.

Perriand también ideó una serie de pantallas portátiles ligeras que cumplían la doble función de dividir el espacio y proporcionar almacenamiento. Al hilo de esto, en el Museo del Diseño en Londres se puede comprobar que se agregaron toques hogareños, como una piel de animal sobre la cama y una ducha independiente.

En 1930, el matrimonio de Perriand terminó y ella se mudó a otro ático, esta vez en el distrito de Montparnasse, en París, donde saldría por la ventana de su cuarto de baño para hacer gimnasia en la azotea.

Acompañada de amigos y colegas del estudio de Le Corbusier, Charlotte Perriand viajó por todo el país para esquiar, escalar, nadar y caminar, aunque también se trasladó a Moscú y Atenas para las conferencias Congrès Internationaux d’Architecture Moderne (CIAM) de compañeros modernistas.

Durante esta década, Perriand desarrolló muebles y accesorios para una sucesión de proyectos arquitectónicos de Le Corbusier, incluidos los alojamientos para estudiantes del Pabellón Suisse en la Cité Universitaire, la sede del Ejército de Salvación en París, así como para su propio apartamento. Diseños sobre los que gira tanto la exposición Charlotte Perriand como el Museo del Diseño en Londres.

Exposición Charlotte Perriand, Museo del Diseño en Londres

Imagen superior: Fachada del Museo del Diseño de Londres

El trabajo de Perriand continuó evolucionando y, a mediados de la década de 1930, estaba experimentando con materiales rústicos, como madera y caña, inspirados en los muebles vernáculos de Saboya. Para entonces, esos materiales parecían tan extravagantes y radicales como su preferencia inicial por el vidrio y el metal, pero Perriand estaba convencida de que le permitirían realizar el objetivo de desarrollar muebles asequibles, funcionales y atractivos, fabricados en masa para el público.

 

Carrera posterior

En 1937, Perriand dejó el estudio de Le Corbusier para colaborar con Fernand Léger en un stand en la Exposición de París de 1937 y, poco tiempo más tarde, trabajar en una estación de esquí en Saboya.

 

Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, regresó a París para diseñar edificios prefabricados de aluminio con Pierre Jeanneret y Jean Prouvé hasta que, en 1940, un amigo del estudio rue de Sèvres le organizó un viaje a Japón como asesora oficial de diseño industrial en el Ministerio de Comercio e Industria.

Mientras estuvo en Japón, Perriand asesoró al gobierno sobre cómo elevar los estándares de diseño en la industria japonesa para desarrollar productos de cara a la exportación a Occidente, según agrega la exposición Charlotte Perriand.

Cuando Japón se unió a la guerra como aliado de Alemania, intentó regresar a Francia, aunque debido al bloqueo naval, se encontró atrapada en Vietnam desde 1942 hasta 1946. Durante este tiempo, Perriand estudió técnicas locales de carpintería y tejido; también se casó con su segundo marido, Jacques Martin, y dio a luz a su hija, Pernette.

En el Museo del Diseño en Londres se explica que a su regreso a Francia reactivó su carrera. Su primer proyecto fue una estación de esquí; en 1947 trabajó con Fernand Léger en un hospital y, de forma posterior, con Le Corbusier en su edificio de apartamentos ‘Unité d’Habitation’ en Marsella.

Las experiencias de Perriand en Japón y Vietnam continuaron influyendo en su obra, en la que combinó muchos de los elementos funcionales de los interiores japoneses, como mamparas deslizantes para redefinir espacios particulares, con la delicadeza indochina al trabajar con materiales naturales, como la madera y el bambú, tal y como se puede comprobar en la exposición Charlotte Perriand.

Exposición Charlotte Perriand, Museo del Diseño en Londres

Imagen superior: Les Arcs, una estación de esquí de los años 60 en Francia diseñada por un colectivo de arquitectos liderados por Charlotte Perriand

Estos temas se repitieron durante el resto de su carrera en proyectos como su estación de esquí Méribel y el edificio de la Liga de las Naciones en Ginebra, la remodelación de las oficinas de Air France en Londres, París y Tokio, y una colaboración continua con Jean Prouvé que se puede ver en el Museo del Diseño en Londres.

Aunque Perriand siguió siendo activa, era menos visible como diseñadora independiente que como parte del estudio de Le Corbusier. Sin embargo, hacia el final de su vida, su reputación revivió después de la retrospectiva de 1985 en el Musée des Arts-Décoratifs de París y la exposición de 1998 en el Museo del Diseño en Londres.

“Las viviendas deben diseñarse no solo para satisfacer las especificaciones de los materiales; también deben crear condiciones que fomenten el equilibrio armonioso y la libertad espiritual en la vida de las personas”.

 

Exposición Charlotte Perriand

Museo del Diseño en Londres, abre el próximo sábado 19 de Junio
224 – 238 Kensington High Street. Londres W8 6AG
Teléfono: +44 20 3862 5900