Forastera, la adolescencia estival en el pueblo, en Filmin

Cualquiera con pueblo recordará la sensación de ir allí a pasar el verano junto a los abuelos. Sensación que se intensifica en una edad tan difícil como la adolescencia. Sobre esa sensación recrea Lucía Aleñar su nuevo cortometraje. Forastera, en alusión a cómo llaman desde Mallorca a los españoles que visitan la isla. Puede verse en Filmin, como uno de los catorce cortos preseleccionados para los próximos Premios Gaudí. Charlamos con su directora.

Forasteraes una historia muy de volver al pueblo en verano. ¿Cuál es la idea?

Lucía Aleñar:Forasterasurge de esos veranos que muchos hemos pasado como adolescentes con nuestros abuelos. Es un cuento de verano en el que nuestra protagonista tiene un descubrimiento sobre su identidad. Como todo adolescente, se siente fuera de lugar y quiere escapar de su presente, pero basta con mirar entre las cosas de la abuela para encontrarse a una misma.

Todo surgió desde la Universidad de Columbia (EE.UU.), ¿cómo fue?

Comencé a desarrollar un largometraje titulado Forastera haciendo el máster en guion en la Universidad de Columbia. Fue junto con Marta Cruañas, una de las productoras del corto, que comenzamos a desarrollar la versión “corta”. Queríamos hacer una prueba de concepto, explorando especialmente el tono de la película y esos toques de género fantasmagórico.

Forastera, la adolescencia estival en el pueblo, en Filmin

La acción transcurre en la Bahía de Pollença (Mallorca). ¿Qué relación te une a esta isla?

He pasado todos los veranos de mi infancia en la Bahía de Pollença, concretamente en Alcudia. Tengo familia en la isla y es cómo un segundo hogar para mí. Aunque los personajes de este cortometraje son totalmente ficticios, trato de mostrar el lugar tal y como yo lo recuerdo.

Forastera, la adolescencia estival en el pueblo, en Filmin

Rodaje y recorrido

Se grabó durante 2019, ¿cómo se dio el rodaje?

Rodamos en el otoño de 2019, justo antes de que empezara a hacer frío. De hecho nos llovió la semana entera antes de rodar… Por suerte volvió el buen tiempo para darnos esa luz de verano que tanto pedía la historia. Fue una maravilla poder rodar en la misma bahía donde yo he pasado tantos veranos. También fue un reto rodar en una zona de playa lejos de una ciudad, pero tuvimos mucho apoyo tanto de comercios locales como institutos de la zona para poder realizar el proyecto.

Filmin, festivales… ¿Contenta con el recorrido que está teniendo el corto?

¡No puedo pedir mejor recepción del corto! Me llena de alegría que otras personas se sientan identificadas, ya sea por las relaciones o el ambiente que plantea Forastera. Cada vez hay más acceso a contenido de cortometrajes, por eso estoy súper agradecida que una plataforma como Filmin nos haya apoyado así. Sin duda ha sido un año extraño e incierto para el mundo del cine, pero me he sentido muy acogida.

Forastera, la adolescencia estival en el pueblo, en Filmin

Directora, guionista, line producer, asistente en castings… ¿Eres una factótum del cine? ¿En qué andas ahora?

El que todavía me sorprende es el de guionista. Puede ser doloroso, mucha prueba y error, pero doy fe de que escribir también es tremendamente gratificante. He tenido suerte de poder probar distintos roles en el mundo del cine. Quizás es lo que más me gusta de este medio, lo colaborativo que es. Ahora mismo estoy escribiendo, desarrollando dos largometrajes y una serie de televisión.