FRANZ FERDINAND Foto: Andy Knowles

¿CÓMO PASA EL TIEMPO?

El paso del tiempo es algo relativo, como explicó Roland Barthes. Cuatro años separan “Tonite”, el anterior trabajo de Franz Ferdinand de su nuevo disco, ‘Right Thoughts, Right Words, Right Action’ y han pasado prácticamente diez desde aquel demoledor debut, ‘Franz Ferdinand’. En este tiempo, la banda escocesa referencia del rock británico, parece estar queriendo hacer un puzzle de diez piezas. Algo rápido, directo, sencillo, con la capacidad de enganchar a un amplio sector del público. De esta manera se han convertido en algo realmente grande. ‘Right Thoughts, Right Words, Right Action’ mantiene ese esquema, ese gusto estético por el ritmo, la vocación de provocar, desde su nombre, una reacción, una identificación inmediata. Sin embargo, hay un inconveniente. Un puzzle de 10 piezas es un reto apasionante la primera vez. Incluso la segunda. La tercera empieza a oler. Para la cuarta es necesario algo más. Añadir más piezas.

Si en “Tonite” la tentación electrónica quedó muy en segundo plano en canciones como ‘Lucid Dreams’, en esta ocasión Alex Kapranos no se ha calentado la cabeza y ha ido a algo más seguro. Explorar en su repertorio rítmico para crear algo así como la banda sonora de una película de Tim Burton. Inquietante pero inofensivo. Solemne pero vacilón. “Evil Eye” es el ejemplo más claro. Por supuesto, mantienen su habilidad para facturar hits como “Right Action”, con su “durududuruduuuu”, por si acaso no cala bien. No hay duda: funciona. “Stand on the Horizon”, “Fresh Strawberries” y “Bullet” enlazadas llevan a la banda a nuevos sonidos, sin perder demasiada esencia en el camino. Estribillos facilones (“Cooome to meee”), el empeño de convertir el inglés en un instrumento musical (pero todavía lejos de Roysin Murphy), y la marcha militar marca de la casa. Así hasta desembocar en “Goodbye Lovers and Friends”, que si es una despedida podía haber sido más sutil. Quizá ellos mismos, a los que les ha llevado cuatro años grabar este álbum, saben a lo que se exponen. Porque si se analiza todo en conjunto y se toma como variable el paso del tiempo, cabe preguntarse si el viaje no ha sido largo para el destino alcanzado. Nueve años, cuatro discos y poca sensación de que la cosa resista mucho más. Nueve años, el tiempo que separa “Love me do” de “Come Together”. Evidentemente, el tiempo es algo relativo.

FRANZ FERDINAND Foto: Andy Knowles

Franz Ferdinand actuarán en Dcode Festival el próximo 14 de septiembre.