Gianni Pettena, el arquitecto que nunca construyó

En la sexta exposición del ciclo “Matters of Concern | Matières à panser”, el comisario Guillaume Désanges presenta “Forgiven by Nature”, una muestra individual de Gianni Pettena, el artista que ha perpetuado un desafío radical a las jerarquías de prácticas arquitectónicas tradicionales y tecnicistas.

El único edificio que ha levantado Gianni Pettena es una especie de cabaña en la isla de Elba (Italia), una magnífica demostración de cómo con su práctica crítica da lugar a un “anarquista” de la arquitectura. Una distinción fundamental que apunta a una condición creativa, a una forma de entender la vida más amplia y libre. El creador busca así retar el “imperativo de construir” y reemplazarlo con alternativas conceptuales y artísticas para dar lugar a nuevas formas de estar en el mundo, dentro de un marco más imaginativo. De comprender, por fin, el entorno con una mayor perspectiva de la que establecen los cánones y de la que sin duda brotan nuevas genealogías más plenas.

Gianni Pettena, el arquitecto que nunca construyó

Imagen superior primera: Ice House, 1971: El agua fluye sobre sobre un edificio durante el duro invierno de Minnesota. El edificio se cubre con una fina capa de hielo. Imagen superior segunda: Architecture Forgiven by Nature, 2017: Torre di Brufa. Estructura vegetal que esconde una torre de agua que funciona como museo.

Con sus raíces en la escena florentina, Gianni Pettena fue un miembro líder del movimiento de Arquitectura Radical -donde se incluían grupos como Archizoom, Superstudio y OVNI-, fundado en Italia en 1965 para reconstruir los fundamentos y principios de la arquitectura y criticar así su normalización y dominio en la práctica.

Para Gianni Pettena especialmente, esta revisión de la misma base de su disciplina fue expresada como una búsqueda de las “raíces primordiales” de la arquitectura, sustentándose en la observación abierta y consciente de la naturaleza, tanto salvaje como doméstica.

A principios de la década de 1970, sus viajes a través de los desiertos del suroeste americano fueron definiendo los cimientos de una producción personal que era a la vez concreta y reflectante, material e ideal. Esta conciencia del potencial arquitectónico “natural” de ecosistemas intactos por la cultura industrializada occidental dio lugar a numerosos proyectos individuales y colectivos, tales como instalaciones, performances y diseños, junto con esculturas, películas y textos, tanto teóricos como intuitivos. Sin embargo, algunos de los cuales se realizaron y otros no: estos son, precisamente, los elementos clave de una obra incategorizable y muy original, la de un arquitecto que no construye, la de un artista que no hace nada.

Gianni Pettena, el arquitecto que nunca construyó

Imagen superior: Rumble, 1967: Rumble: un sofá que se adapta a la escala de un lugar espacioso más que al ser humano

A pesar de ello, diversas prácticas están respaldadas por una matriz coherente de formas. Sirva como ejemplo, la singular metamorfosis de casas revestidas completamente en hielo o tierra a una estructura de madera diseñada para atrapar plantas rodadoras (arrojadas por el viento en el desierto americano) y así formar un gigantesco “edificio de plantas”.

La tónica continúa con fotografías del paisaje y edificios vernáculos, bajo el título “Arquitecturas Inconscientes ”; el desplazamiento de una pared interior para “dejarla respirar”; una torre de agua que desaparece debajo de una malla de flores o una galería completamente cubierta de ramas y follaje: cada pieza ofrece una inédita experiencia sensorial y conceptual.

También se encuentran intervenciones sencillas pero que alteran la realidad, socavan nuestra visión estandarizada del mundo y, sobre todo, dan la vuelta a las órdenes establecidas para proponer una imaginería fugaz, crítica y utópica en su lugar. Así pues, la práctica arquitectónica de Pettena se puede definir como “ampliada” o “aumentada”, liberada y (más allá) liberadora, mientras surca las aguas abiertas entre activismo, arte y poesía.

Gianni Pettena, el arquitecto que nunca construyó

Imagen superior: Rumble, 1967: un sofá diseñado para un estudio-casa de artistas

 

Una obra expuesta bajo dos techos

Como último artista invitado de la exposición “Matters of Concern | Matières à panser”- su primera muestra individual en Bélgica – Gianni Pettena presenta un proyecto dividido en dos partes. Bajo el techo de cristal de La Verrière, una selección de objetos, maquetas, fotografías, dibujos, documentos, películas e instalaciones, narra la práctica híbrida y generosa del artista, al tiempo que captura la esencia de su rebelde e idealista trabajo lúdico: un registro perennemente ingenioso, subversivo y emocional.

Gianni Pettena, el arquitecto que nunca construyó

Imagen superior: Breathing Architecture, 2012–2013: una obra que sirve para ilustrar el deseo de la arquitectura para liberarse de cualquier restricción, ya sea impuesta por los materiales o por un contexto histórico.

Además, como parte de una experiencia sensorial y parte retrospectiva documental, la exposición reactiva una selección de obras pasadas a escala, incluyendo el Muro Humano, un muro de arcilla impreso con marcas de dedos que desaparecen gradualmente; y Paesaggi della memoria, una reconstitución idealizada de la montaña de paisajes de la infancia de Pettena.

A pocos metros de La Verrière, en el mismo lado de Boulevard de Waterloo, en Bruselas, una gran instalación llena el espacio de exhibición en ISELP (Institut Supérieur pour l’Etude du Langage Plastique), en la que se abren diferentes galerías con tiras de papel blanco para que las corten con tijeras los mismos espectadores, creando así su propio espacio e itinerario.

En este sentido, la instalación invierte nuestra percepción de la arquitectura, haciendo que el interior del edificio se convierta en invisible y facilitando su reapropiación por usuarios anónimos, independientemente de cualquier concepto predeterminado y externo. La pieza conforma, por tanto, un examen crítico de la “autoridad arquitectónica” y, al mismo tiempo, un encuentro poderosamente sensorial.

Pettena y el paisaje

“Matters of Concern | Matières à panser ” está construida en torno a una ecología conceptual: la presentación de prácticas alternativas que desafían los modos de producción dominantes y exploran la función espiritual, política o terapéutica de las materias primas en el arte.

Desde este punto de vista, la participación de Gianni Pettena en la serie surgió rápidamente como evidente y necesaria. Porque hay propiamente una “ecología” del trabajo y pensamiento que sustenta su énfasis en la observación sobre producción, atención atenta sobre teoría, los gestos sobre los objetos y la precariedad sobre la inmutabilidad.

Gianni Pettena, el arquitecto que nunca construyó

Imagen superior: Breathing Architecture, 2012–2013: muestra del radical desafío de Pettena a las jerarquías arquitectónicas tradicionales.

La relación de Pettena con el paisaje, en el corazón de su práctica, es invariablemente furtiva, discreta, expresada en proyectos que a menudo son efímeros, reversibles, totalmente documentados o, por el contrario, completamente imaginados; de hecho, esta arquitectura cerebral ofrece un modo original de repensar nuestra necesidad de nuevas formas de relacionarnos con el mundo vivo y con el arte.

Obra y Naturaleza

La obra de Gianni Pettena tiene conexiones cercanas con una corriente de teoría radical que buscaba “liberar la humanidad desde la construcción arquitectónica (Andrea Branzi), aunque también tiene una sutil deuda con la contracultura de 1960 y principios de 1970 (el movimiento hippy, el pacifismo y utopismo), en el que el medio ambiente se convirtió en una preocupación.

Como uno de los primeros en adoptar la necesidad de “aprender de la naturaleza” en lugar de domesticarla, en su trabajo puede verse con retrospectiva el rastro a menudo indeleble de la presencia humana y su actividad en ecosistemas modernos, de los cuales la arquitectura y el urbanismo son la emanación visible.

Gianni Pettena, el arquitecto que nunca construyó

Imagen superior: Clay House, 1972: el edificio como estructura conductora del paisaje. Una instalación en la que se pinta una casa por fuera con arcilla. La vivienda cobró una nueva naturalidad con el entorno

Pero más allá de esta crítica -que nunca un enfrentamiento frontal-, la creación de Pettena se caracteriza por su enfoque en el aprendizaje y la transmisión de conocimientos técnicos entre disciplinas y culturas y los “reinos” de la naturaleza. Sus arquitecturas basadas en plantas o minerales expresan la conexión simbólica entre naturaleza y cultura, delegando sus formas y resultados al viento, el tiempo y las estaciones. Así, el edificio no es más que un acto de aislamiento de la escena circundante, aunque sigue siendo una estructura conductora, concebida no como protección contra los caprichos del clima, sino más bien como una expresión de deuda con ellos.

Ambigüedad constante

Quizá sea en su perpetuo desafío a las jerarquías de prácticas arquitectónicas tradicionales y tecnicistas, o incluso al arte y la arquitectura per se, que el trabajo de Pettena resuena más de cerca con el espíritu definitorio de esta temporada de exposiciones. Haciendo eco de los estilos de vida nómadas que le han influido tan poderosamente, el artista siempre ha considerado su carrera como algo esencialmente móvil, sin fijar y resbaladiza, adaptándola y transformándola tal y como el contexto lo requiere.

Artista, arquitecto, profesor y teórico, Pettena no se propuso acumular sus muchas funciones, ni pasar de una a otra como un gran demiurgo, sino más bien cultivar una ambigüedad constante, resistir la definición, evitar el orden y la asignación.

En su famoso texto Retrato del artista como un joven arquitecto, Gianni Pettena se define a sí mismo como un “anarquista” en lugar de un anti-arquitecto, una distinción fundamental que apunta a una condición creativa, una forma de vida, en lugar de un “estado” como tal.

Sabemos lo fácil que es para el crítico de un sistema convertirse a otro sistema opuesto, emitiendo juicios y prescripciones del anterior. Pero los gestos y experiencias de Pettena nunca son concluyentes; los proyectos nunca se basan en propuestas claras aunque permanecen invariablemente abiertos a la interpretación del espectador.

Gianni Pettena, el arquitecto que nunca construyó

Imagen superior: Paper, 2017: Una instalación con tiras de papel suspendidas, donde los visitantes tiene que interactuar cortándolas y de esta forma generar nuevos volúmenes

Al igual que los participantes tuvieron que encontrar su camino a través de un bosque de papel, la obra de Pettena en su conjunto es una invitación a encontrar nuestra propia senda a través de un conjunto de imágenes, planos, tomas filmadas y situaciones reales o ficticias, cuyo sentido y significado se mantiene siempre en suspenso.

Esta refutación de una posición “discursiva” o (literalmente) “edificante” está más profundamente arraigada en un impulso de desactivar la carga del dominante autor / mensajero, o más bien para disolver al creador de la experiencia, como su desaparición física: al mismo Pettena, tan a menudo representado en sus actuaciones, películas o proyectos fotográficos, podemos verle evaporarse en contacto con el agua.

Constructor de cabañas

Viene bien recordar que el único edificio que ha hecho Gianni Pettena es una especie de cabaña en la isla de Elba (Italia). Más que la fabricación de la estructura construida, el trabajo ha sido personal y realizado como un proceso colectivo que evoluciona durante un período prolongado de tiempo, como un diario privado, utilizando materiales naturales reciclados encontrados in situ.

La sola presencia de la casa en la historia de vida de Pettena – rompiendo su heroico estatus como el “arquitecto que no construye “- es en sí misma una magnífica demostración de cómo su práctica crítica, con toda su radicalidad, no renuncia a hacer, sino que apuesta por una alternativa de formas de hacer.

En este sentido, hay materialidad y fisicalidad en la obra de Pettena. El enfoque no es tanto anti-arquitectónico como un medio autorreflexivo de convivir y practicar la arquitectura. La relación del artista con el desierto no es una negación de la cultura humana, sino un reconocimiento de que estos espacios – habitados contra viento y marea-, pueden engendrar nuevas formas de vivir basadas en la necesidad de convivencia con la topografía única de cada lugar, una habilidad y un arte que la modernidad occidental ha olvidado.

Gianni Pettena, el arquitecto que nunca construyó

Imagen superior: Retrato de Gianni Pettena.

A fin de cuentas, “Matters of Concern | Matières à panser ” está guiada por un deseo de escuchar las ideas que hay detrás de las cosas y abrazar una perspectiva más amplia del mundo: esto es exactamente lo que Gianni Pettena siempre ha hecho y sigue haciendo. Su práctica es “radical”, no en el sentido contemporáneo de una finalidad o perspectiva, sino, por el contrario, en el sentido etimológico, el de estar “arraigado”. Y con el potencial del que brotan nuevos crecimientos y genealogías artísticas.

 

Exposición “Matters of Concern |Matières à panser”

Espacio de Arte de Bruselas de la Fondation d’entreprise Hermès e ISELP (Institut Supérieur pour l’Etude du Langage Plastique), hasta el 13 de Marzo de 2021.
Entrada gratuita de martes a sábado de 12 a 18 h. Visita guiada, sábados a las 15 h.
• La Verrière 50, bulevar de Waterloo 1000 Bruselas (Bélgica).
• ISELP 31, bulevar de Waterloo 1000 Bruselas (Bélgica).

+ www.iselp.be
+ www.giannipettena.it