Giulia Marsico y sus collages erótico-arquitectónicos

La artista Giulia Marsico ha saltado a la fama instagramera, censura mediante, con sus collages eróticos, en los que fusiona fotos de cuerpos femeninos con elementos arquitectónicos.

Sin duda Instragram es una plataforma para diseminar imágenes, muchas de las cuales no tendrán cabida en los cánones estéticos contemporáneos decididos por unos pocos. En esta red social se encuentran personajes radicales de la cultura juvenil, que marcan tendencias y suscitan controversia a partes iguales. Este es el caso de la norteamericana Giulia Marsico.

Lo que empezó como una inseguridad física y un talento artístico sin explotar es ahora una forma de arte única a través de collages digitales erótico-arquitectónicos. La artista también conocida como @scientwehst, durante su adolescencia recuerda estar siempre acomplejada por sus curvas y su grosor. Hasta que aprendió a apreciar su cuerpo, y es esa reprendida confianza en sí misma la que se ha convertido en el centro de sus collages gráficos, logrando además superar la censura y expandir los límites de la sexualidad de la forma femenina.

Giulia Marsico y sus collages erótico-arquitectónicos

No apto para menores

Oriunda de Florida, Giulia Marsico se ha establecido con su exuberancia en Nueva York, aunque se declara nómada. Tiene más de 117.000 seguidores por lo que ya se puede considerar una celebrity. Seguramente muchos considerarán su trabajo no apto para menores de 18 años pero la imaginación en cualquier caso juega una parte importante ya que la arquitectura sustituye los genitales femeninos o las partes erógenas en el caso de los collages donde aparecen copulaciones.

Giulia Marsico y sus collages erótico-arquitectónicos

Al principio, comenzó creando collages porno al azar, en los que reemplazaba los genitales con imágenes de comida de aspecto de vagina o falo. Eso es bastante convencional, seguro que a todos nos viene a la mente una papaya cortada por la mitad o un pepino. Después, dice que veía vaginas en todas partes y sus colegies fueron evolucionando hasta encontrar cualquier tipo de imagen que se asemejara a un cuerpo femenino, hasta que finalmente encontró elementos arquitectónicos que encajan de forma perfecta con la anatomía femenina.

Giulia Marsico y sus collages erótico-arquitectónicos

Giulia Marsico también ha reconocido que quería representar, a través de su universo de collages eróticos, la relación que tienen las mujeres con sus propios cuerpos, es capaz de representar la misoginia, o escenas de sodomización superponiendo imágenes de objetos propios de la arquitectura, con el fin de recrear con humor y un toque surrealista, instantes sexuales que, como hemos dicho pueden herir algunas sensibilidades.

Seguro que Instragram le ha cerrado la cuenta en más de una ocasión. En la actualidad el tono ha cambiado y su cuenta ha evolucionado hacia su trabajo como modelo de curvas vertiginosas. Estoy convencida miles de mujeres se encuentran identificadas con ella, con su naturalidad y su despampanante encanto.

 

Giulia Marsico y sus collages erótico-arquitectónicos

Giulia Marsico y sus collages erótico-arquitectónicos

Giulia Marsico y sus collages erótico-arquitectónicos

Giulia Marsico y sus collages erótico-arquitectónicos

Giulia Marsico y sus collages erótico-arquitectónicos

Giulia Marsico y sus collages erótico-arquitectónicos