No, no quiero decir que un vestido de Alta Costura haga más joven, sino que el concepto de Alta Costura se rejuvenece. Al menos eso es lo que intenta la Chambre Syndicale de la Couture (vamos, el Sindicato de la Alta Costura de París), invitando a jóvenes diseñadores como Cathy Pill y Felipe Oliveira Baptista a presentar sus colecciones, un mix de prèt-à-porter y costura, en la semana de la alta costura parisina, recién celebrada.

La Alta Costura Rejuvenece

La Alta Costura Rejuvenece

Con la Alta Costura pasa como con La Casera, que una marca pasa a convertirse en genérico. Pero no, no todo es Alta Costura por mucho que un diseñador, modista o sastre se auto otorgue dicho título. Tampoco vale que un periodista amigo lo haga. Solo el Sindicato de la Alta Costura de París puede hacerlo. Este organismo define oficialmente quién hace Alta Costura y quién no. Según ellos, solo hay 11 firmas de Alta Costura: Adeline André, Anne Valérie Hash, Chanel, Christian Dior, Christian Lacroix, Dominique Sirop, Emanuel Ungaro, Franck Sorbier, Givenchy, Jean Paul Gaultier y Maurizio Galante. A estas firmas hay que añadir otras 4 consideradas forasteras, no francesas, pero con el mismo reconocimiento: Elie Saab, Giorgio Armani,Maison Martin Margiela y Valentino. Lucir el título de Alta Costura es algo más que honorífico, hay que cumplir ciertas normas, que con los años se van suavizando. Actualmente las firmas de Alta Costura deben emplear al menos a 15 personas a jornada completa en sus talleres, y presentar 2 veces al año colecciones que tengan un mínimo de 35 conjuntos de día y de noche (así que, que no te confunda la prensa que habla de falsos diseñadores de alta costura solo porque hacen suntuosos trajes de noche). Otra de las diferencias entre Alta Costura y el Prét-à-Porter es el calendario de presentación. Las colecciones de Otoño invierno se presentan en junio; y las de primavera verano, en enero. Es un calendario mucho más liviano que el de las colecciones de Prêt-à-Porter, que se celebran pocos meses después, con muchos más desfiles, shows que muchas veces no tienen nada que envidiar a los de la Alta Costura, y que suelen recibir mucha más atención mediática.

La Alta Costura Rejuvenece

La Alta Costura Rejuvenece

El problema de la Alta Costura es que (a pesar de Margiela, Lagerfeld, Galliano, Lacroix y Gaultier) ha ido perdiendo el interés del público y, por tanto, el de los medios de comunicación. Las colecciones no se hacían porque fueran rentables en términos comerciales, obviamente casi nadie puede permitirse esos lujos, ni tiene ocasión de lucirlos (salvo las estrellas de cine en los Oscar, pero todo el mundo sabe que los trajes que llevan son prestados). Así que, resumiendo, la Alta Costura se mantiene porque es rentable en términos de imagen, tanto para las firmas, como para la industria de la moda francesa. Y esa es la misión de la Chambre Syndicale de la Couture, proteger la moda francesa. Así que en un intento de revitalizar la Semana de la Alta Costura Parisina, la Chambre lleva unos años invitando a desfilar en su calendario a firmas más jóvenes, no como diseñadores de Alta Costura, sino como invitados. Estos huéspedes son: Adam Jones, Alexis Mabille, Boudicca, Cathy Pill, Christophe Josse, Felipe Oliveira Baptista, Gustavo Lins, Jean-Paul Knott, Josep Font, Lefranc Ferrant, Marc Le Bihan, Richard René, Stéphane Rolland, Udo Edling y Wuyong.

La Alta Costura Rejuvenece

La Alta Costura Rejuvenece

Casi todas las firmas invitadas a la gran semana de la moda en París presentan un mix entre Alta Costura y Prêt-à-Porter. Aparte del prestigio que les da el reconocimiento de la Chambre, se benefician de un calendario menos competitivo que el de las colecciones comerciales ready-to-wear, obtienen más protagonismo y mucha más atención mediática. A cambio, ellos rejuvenecen la imagen de la Alta Costura, que falta le hace. Porque todos, cuando pensamos Alta Costura pensamos inevitablemente en conceptos arcaicos: vestidos imposibles, fiestas imposibles, mujeres imposibles… y cuando digo “imposible” no me refiero a una fantasía hecha vestido, sino a la peor de las pesadillas hecha vestido: volantes y volantes, transparencias y transparencias, lacas y más lacas y kilos y kilos de maquillaje, todo junto en alguna ceremonia surrealista.

La Alta Costura Rejuvenece

La Alta Costura Rejuvenece

Cathy Pill y Felipe Oliveira Baptista son, sin duda, los dos grandes elixires de las últimas ediciones de la Alta Costura. La belga, Cathy Pill, ganadora de ITs#2 en 2003, presenta dos años más tarde, después de otros muchos premios, su primera colección Ready to Wear en París. Nos encanta su última colección de aire descuidado pero precisa, colorida pero sobria, conceptual pero ponible. Un punto alegre que también aporta el portugués Felipe Oliveira Baptista, que, después de trabajar para max Mara y Cerruti, presenta en 2003 su primera colección en el Festival de Hyères y gana en Grand Prix. Poco tiempo más tarde, al igual que Gareth Pugh este año (en un futuro, probable invitado a desfilar en París), gana un Andam, premio que implica que la moda francesa te abra las puertas de par en par. De hecho, en 2005, y apadrinado por Jean Paul Gaultier, es invitado a presentar sus colecciones en la semana de la Alta Costura de París. Quizás el futuro de la Alta Costura pase por las irónicas y sutiles manos de Cathy Pill y Felipe Oliveira Baptista, o por las del teatral Gareth Pugh. Quién sabe…

La Alta Costura Rejuvenece

La Alta Costura Rejuvenece

Fotos: Estrop / Carles Cubos