El oxímoron Banksy: megalomanía anónima y obras millonarias

En el último año, ocho obras Banksy se han vendido mediante prestigiosas casas de subastas, tanto Sotheby’s como Christie’s. Las subastas de las obras de Banksy han recaudado más de 43 millones de euros.

Banksy, el grafitero británico sin cara, el que mediante control remoto, hiciera literalmente trizas su trabajo Girl with Balloon en plena sala de subastas en Sotheby’s. O se plantara y pasara, para su disgusto, desapercibido en la última edición de la “comercial” y snob Bienal de Arte de Venecia en 2018, con un puesto callejero —quizás por no haber sido nunca invitado a participar en ella— cuestionando, como siempre, el mercado de arte. Las subastas de las obras de Banksy, el paladín del arte callejero, rompen el mercado que siempre critica durante la pandemia y la cotización de sus trabajos alcanza cifras astronómicas en un tiempo en el que arte vive un desplome de ventas.

Foto de portada: Banksy, Game Changer, 2020

El oxímoron Banksy: megalomanía anónima y obras millonarias

Girl with Balloon, hecha tiras tras ser subastada en Sotheby’s en 2018. Foto: Jack Taylor, cortesía de Sotheby’s

Game Changer, un homenaje a las enfermeras

La última obra vendida es Game Changer, subastada este mes en la casa Christie’s de Londres por 19,4 millones de euros, y se ha convertido en la más cotizada del artista. La mayor parte del dinero generado por la venta de este cuadro —un homenaje a los sanitarios que al principio de la pandemia de la covid-19 apareció misteriosamente en el pasillo del Hospital General de Southampton— lo donará al servicio de salud británico.

Sin duda el artista sabe emocionar y jugar bien a dos bandas: su compromiso social para con la pandemia, Game Changer, realizada al carboncillo, muestra a un niño jugando con una muñeca enfermera, como si fuera una superheroína, mientras Batman y Spiderman, aparecen en una papelera. El covid es un microorganismo y los superhéroes no pueden hacer nada para combatirlo. Lxs médicxs y lxs enfermerxs son las nuevas heroínas.

El oxímoron Banksy: megalomanía anónima y obras millonarias

Devolved Parliament, en la subasta de Sotheby’s. Foto: Tolga Akmen / AFP, cortesía de Sotheby’s

Devolved Parliament, simios y el parlamento inglés

La siguiente obra más cotizada también fue subastada, esta vez en Sotheby’s en 2019 por 11 millones de euros. Se trata de una pintura al óleo de gran formato (4,2m de ancho por 2,5mde alto): Devolved Parliament. En ella, una manada de simios se sitúan en los emblemáticos asientos verdes de la Cámara de los Comunes del parlamento británico. El precio que la casa de subastas tenía previsto recaudar era de entre 1,5 y 2 millones de euros.

Le siguen en precio tres obras también subastadas en Sotheby’s. Entre las tres superan los 18 millones de euros y se han vendido entre julio y octubre de 2020, en plena de pandemia.

El oxímoron Banksy: megalomanía anónima y obras millonarias

Show Me the Monet. Cortesía de Sotheby’s

El oxímoron Banksy: megalomanía anónima y obras millonarias

Forgive Us Our Trespassing. Cortesía de Sotheby’s

Las obras son: Show Me The Monet, una reinterpretación que el artista hizo de pinturas del impresionista francés Claude Monet;Forgive Us Our Trespassing, otra pieza de gran formato (6,5m de alto por 4,2m de ancho) que representauna figura con capucha que se arrodilla ante una pared llena de grafitos imitando los vitrales y el rosetón de una catedral. Y la tercera es Mediterranean Sea View, un tríptico con paisajes de la costa mediterránea llenos de chalecos salvavidas refiriéndose a los refugiados que cruzan el Mediterráneo para llegar a Europa. Esta última venta de casi 2,5 millones de euros fue donada un hospital infantil en la ciudad palestina de Belén. Ciudad en la que Banksy además posee el Walled-Off Hotel (Hotel Amurallado), delante del muro de la vergüenza que separa Palestina de Israel. Antes de eso, el tríptico decoraba el salón principal de este hotel de tan sólo 10 habitaciones con vistas panorámica del muro.

El oxímoron Banksy: megalomanía anónima y obras millonarias

Forgive Us Our Trespassing enel salón del Walled Off Hotel (Belén). Cortesía de Sotheby’s

Colaboración con Damien Hirst

Damien Hirst, otro artista británico que especuló con su propia obra haciéndola alcanzar precios astronómicos, el mismo que ganó 180 millones en dos días y que poco después rozó la bancarrota. Del que se dice que tiene un ejército de pintores desconocidos contratados. Hirst, famoso por sus animales en formol y sus cuadros de puntos de colores, ha colaborado dos veces con el artista de Bristol, Banksy.

El oxímoron Banksy: megalomanía anónima y obras millonarias

Sorry The Lifestyle You Ordered Is Currently Out of Stock, de Damien Hirst y Banksy. Cortesía de Sotheby’s

Una de las piezas fruto de esta colaboración, muestra una de las secuencias polícromas de Hirst destrozada por un grafiti con el mensaje Sorry The Lifestyle You Ordered Is Currently Out of Stock/Disculpe, la vida que usted pidió no está disponible en estos momentos. La obra fue vendida por 2,3 millones de dólares. La otra colaboración, Keep It Spotless, fue durante diez años a—desde 2008 hasta esta 2018— la más cara del artista, vendida también por Sotheby’s Nueva York.

El oxímoron Banksy: megalomanía anónima y obras millonarias

Keep It Spotless, de Damien Hirst y Banksy. Cortesía de Sotheby’s

¿Cínico en ambos sentidos: sistema y antisistema?

Banksy que cuenta con más de 10 millones de seguidores en Instragram, se encarga de publicitar mensajes anticapitalistas como este.

El oxímoron Banksy: megalomanía anónima y obras millonarias

El grafitero entiende el arte urbano como una crítica al capitalismo, a la sociedad de consumo, a la hipervigilancia a la que los ciudadanos estamos sometidos, a la desigualdad y otros tantos temas que por cierto aparecen en la exposición que todavía y hasta el 9 de mayo está en display en el CBA de Madrid. Y es que es en ese debate, entorno al carácter contradictorio del artista y a la vigencia del sentido de su trabajo, entorno a como entra en la lógica del mercado y como lo justifica mediante sus donaciones, dónde parece que reside el nuevo interés por el “millonario” artista.