Meterse en una pintura. 'KLIMT: la experiencia inmersiva'

¿Alguna vez ha soñado con meterte dentro de una pintura? KLIMT: la experiencia inmersiva es una exposición de arte digital 360º en el Ideal de Barcelona que invita a adentrarse en cuadros de mujeres de largos y rizados cabellos, flores y dorados de ensoñación del genio austriaco Gustav Klimt.

KLIMT: la experiencia inmersiva supone un espectacular viaje por el universo de Gustav Klimt, uno de los mayores genios artísticos de la vibrante Viena del cambio de siglo XIX al XX en el Centro de Artes Digitales IDEAL, que se podrá visitar hasta el16 de mayo. Gustav Klimt (1862-1918) fue un pintor austriaco, y uno de los más conspicuos representantes del movimiento modernista de la secesión vienesa. Klimt pintó lienzos y murales con un estilo personal muy ornamentado y encontró en el desnudo femenino una de sus más recurrentes fuentes de inspiración. Por eso, sus obras están dotadas de una intensa energía sensual.

 

Klimt, etapa dorada

Al principio de su carrera artística, fue un exitoso pintor de decoraciones arquitectónicas. Cuando más tarde comenzó a desarrollar un estilo más personal, su obra fue objeto de controversia y muchas veces considerada como pornográfica. ¿Cuántas retinas habrá conquistado El beso desde su creación en 1907? El famoso cuadro no sólo supuso un antes y un después en su carrera artística, sino que además marcó el comienzo de su icónica etapa dorada. Ya en el cambio de siglo, esta fase dorada alcanzó un nuevo éxito, muchas de las cuales incluyen pan de oro.

KLIMT: la experiencia inmersiva explora la vida, el trabajo y los secretos del artista a través de proyecciones digitales que rodean literalmente al visitante. La idea es que el espectador quede sumergido en los dorados y abrazado por las mujeres de Klimt.

Meterse en una pintura. 'KLIMT: la experiencia inmersiva'

La experiencia inmersiva

Sumergirse en un recorrido digital circular de 360º en primera persona por las obras maestras que el reconocido artista Gustav Klimt pintó en una espectacular sala con proyecciones en más de 1000m2 de pantalla que cubren tanto las 4 paredes como el suelo. Además hay una sala de realidad virtual que elevan la visita a otro nivel de percepción, con gafas de realidad virtual y herramientas interactivas.

El recorrido, diseñado para todos los públicos, tiene una duración de 90 minutos, se recorren las obras que pintó y los edificios que decoró. Romper con la cuarta pared que nos separa de la obra que estamos contemplando, perder la conciencia del tiempo y el espacio es el objetivo de la muestra Klimt: La experiencia inmersiva y su revolucionario formato.

De cine de barrio a centro de artes digitales

Antes de convertirse en 2019 en el primer centro del sur de Europa dedicado a la producción y exhibición de artes digitales, el Ideal fue un cine. En 1917 se inauguró el Cine Ideal, uno de los cines de barrio más importantes de Barcelona. En este espacio se podían ver programaciones de reestreno que por norma general iban acompañadas de espectáculos de varietés entre proyección y proyección. Además de la muestra de películas, tuvieron lugar diversos actos culturales, sociales y políticos.

A mediados del siglo XX, este cine fue un importante lugar de ocio popular, con largas colas para acceder a él. El cine, con más de 2500 butacas, estuvo activo hasta el 13 de mayo de 1984 cuando cerró sus puertas.

Meterse en una pintura. 'KLIMT: la experiencia inmersiva'

Meterse en una pintura. 'KLIMT: la experiencia inmersiva'

En 2019 este emblemático edificio reabre sus puertas de nuevo para seguir contando y generando nuevas historias. En esta nueva etapa el Ideal pretende convertirse en el futuro del cine y de los museos. Un espacio donde arte, tecnología y ciencia se unen para crear nuevos contenidos audiovisuales donde el espectador es el protagonista.

Tercera producción

El Ideal estrena su tercera producción inmersiva de gran formato centrada en la obra de Klimt. Las dos pasadas producciones estuvieron dedicadas primero al impresionista francés Monet y sus nenúfares y después a la memoria fotográfica de la ciudad de Barcelona.

El centro cuenta con casi 2000m2 dedicados a la exhibición, producción y formación de artes digitales inmersivas. En la planta principal, cuenta con 1500 m2, 800 de los cuales son para exhibir las exposiciones de gran formato. También cuenta con 3 salas polivalentes para albergar distintos actos y experiencias.

Haciendo especial hincapié en las artes digitales de carácter inmersivo, es un centro único que combina la producción de piezas audiovisuales en diferentes formatos, con la exhibición y la formación. El centro, con un equipamiento tecnológico único en España, experimenta con la inmersividad a partir de proyecciones audiovisuales, realidad aumentada, realidad virtual y holografía para crear una nueva relación entre el arte y la sociedad.

 

Meterse en una pintura. 'KLIMT: la experiencia inmersiva'

Meterse en una pintura. 'KLIMT: la experiencia inmersiva'