Nasdrovia, mafia rusa y humor negro

Hoy se estrena en Movistar+ Nasdrovia, comedia de humor negro sobre la mafia rusa asentada en Madrid. Seis capítulos de apenas veinte minutos perfectos para un maratón. Entrevistamos a Michael John Treanor, uno de sus protagonistas.

Edurne (Leonor Watling) y Julián (Hugo Silva) dejan su carrera como abogados cuando conocen al cocinero Franky (Luis Bermejo). Los tres abren el Nasdrovia, restaurante especializado en cocina rusa. Todo se torcerá cuando lo empiece a frecuentar Boris (Anton Yakovlev) y su séquito. Entre los matones de su pandilla de mafiosos destaca por su físico Sergei, interpretado por Michael John Treanor. Michael trabajó como boxeador y portero de discoteca antes de decidir que lo suyo era la interpretación. Esto es lo que nos ha contado:

Nasdrovia, mafia rusa y humor negro

-En Nasdrovia, tu nueva serie, interpretas a un “machaca” de la mafia rusa. Pero nada más lejos de la realidad: Michael John Treanor nació en Liverpool y se crió en Torrevieja. ¿Hay algo de Sergei en Michael John Treanor?

Sí, yo creo que hay muchas cosas de Sergei en mí. Siempre busco empatía con mis personajes y me acerco a ellos todo lo que puedo con mis experiencias vitales. Por darte un ejemplo, Sergei es fiel a su familia, que en este caso es la mafia rusa. En mi caso yo también soy muy fiel a los míos. Sé que son dos circunstancias totalmente distintas, pero los principios de lealtad hacia la familia se parecen mucho.

También he sido boxeador, y a veces he tenido que enfrentarme a mis contrincantes en el cuadrilátero y pasar por un infierno para salir adelante con mi victoria. Esto me ha ayudado mucho también, porque la mafia se enfrenta con mucha gente y hacen lo que sea para salir adelante. Sergei también está agotado por su trabajo y yo en mi vida real también he hecho muchos trabajos que requieren un gran esfuerzo físico. Sergei es muy gracioso, mi abuelo fue ciego toda su vida pero siempre tenía mucha gente a su alrededor riéndose y disfrutando con él. Creo que llevo esa vis cómica en mi ADN y eso es otro punto a mi favor a la hora de encarar y darle vida a mi personaje en Nasdrovia.

Nasdrovia, mafia rusa y humor negro

Nasdrovia: blinis y caviar

-La mayor parte de la serie transcurre en el restaurante ruso que le da nombre. ¿Conocías este tipo de gastronomía?

Sinceramente, no lo conocía mucho, pero después de rodar la serie sabía un montón. Una de mis cosas favoritas de la serie fue comer blini tras blini en las tomas. ¡Estaban buenísimos! Los blinis son unas tortitas finas a base de harina, huevos, leche y levadura que pueden comerse al horno o fritas, con o sin relleno, pero los que más me gustaron fueron los de mayonesa con caviar… ¡Te imaginas cómo me puse las botas! ¡Fueron unas de las tomas más felices del rodaje!

Nasdrovia, mafia rusa y humor negro

-Le cogiste el acento eslavo a tus compañeros de trabajo el tiempo que estuviste como portero de discoteca. ¿Crees que están estereotipados los rusos en la serie?
Yo creo que, sobre todo en las comedias, se tira un poco de estereotipos. Esto es algo normal, pero en esta en concreto, desde el propio guion se ha roto con todo esto precisamente. Y han creado personajes, como la banda rusa, con muchos matices, mostrando una gran humanidad, desvelando sus guerras internas y emociones. Eso es lo que hace que se salga de lo habitual. En la vida real la gran mayoría de mis amigos rusos es gente muy trabajadora, fiel y de palabra, y esas son las calidades que busco yo también en mi personaje.

Nasdrovia, mafia rusa y humor negro

-Tal y como acaba esta primera temporada, podría haber más. ¿Crees que las habrá?

Yo creo que sí. Es una comedia tan especial, con tanto talento y un elenco tan diverso e internacional, que tiene todos los ingredientes para que le guste al público y que eso lleve a rodar una segunda temporada.

Nasdrovia, mafia rusa y humor negro

Deudas, comedia macarra

-También te veremos pronto en Deudas, nueva producción de Atresmedia. ¿Qué nos puedes contar de tu personaje y de la serie?

Deudas es una comedia macarra y provocadora creada por Daniel Écija, Antena 3 y The good mood productions que va de dos familias enfrentadas, los Carranza y los De La Vega, lideradas por dos matriarcas interpretadas por Mona Martínez y Carmen Maura. Pepa Carranza (Carmen Maura) es una mujer de barrio que necesita 400.000 euros para salvar a su familia y Doña Consuelo De la Vega (Mona Martínez) es una vieja lisiada llena de odio que quiere acabar con ella.

Mi personaje es un guardaespaldas llamado Andrei, apodado Ruso, pero en realidad es ucraniano. Trabaja para De la Vega y es el perro fiel de Don Esteban De La Vega. Pese a ser un ex agente de la KGB y haber entrenado con osos en Siberia, es muy sentimental, un pedazo de pan que quiere mucho a su familia. A lo largo de la serie veréis que tiene muchas guerras internas y veréis un campo muy versátil de emociones dentro de él. Le gustan mucho las metáforas y los refranes, pero habla un español lamentable.

Nasdrovia, mafia rusa y humor negro

Michael John Treanor, de boxeador a actor

-Trabajaste durante años como boxeador y portero de discoteca. ¿En qué momento decidiste apostar por la interpretación?

Siempre me ha encantado el mundo del cine. Creo que el trabajo de actor es increíble y muy importante, porque a los seres humanos nos gusta que nos cuenten historias, ver la tele, ir al cine, al teatro o leer un libro. Es una forma de meditación, una forma de desconectar, y yo quería formar parte de esas historias que vivimos a través de los actores. En 2010 decidí que quería un cambio en mi vida, saqué mi portátil y busqué clases de iniciación a la interpretación. Lo primero que salió fue un sitio en Liverpool llamado MAD (loco en inglés), me gustó el nombre porque hay que estar un poco loco para empezar a buscar clases de interpretación con 29 años… Finalmente el nombre de la Academia en Merseyside Academy of Drama.

Me costó un poco al principio, me daba un poco de vergüenza. Pero al poco tiempo comencé a estudiar con mi mentor en Manchester, David Johnson, quien obtuvo una medalla de la Reina de Inglaterra por todos sus servicios a la dramaturgia. La medalla se llama MBE y es la del Miembro del Imperio británico. Así que a base de amor, de muchísimo trabajo en sus clases y muchos años viajando entre Liverpool y Manchester para seguir mis estudios, ahora estoy recogiendo los frutos de todo ese esfuerzo.

-Actúas a medio camino entre Reino Unido y España. ¿Cuáles son las mayores diferencias que encuentras entre las producciones de allí y las de aquí?

Las producciones son fantásticas en los dos países, porque todos los equipos, tanto técnicos como artísticos, tienen una gran pasión por su trabajo y hacen un trabajo increíble. Con mi apariencia doy la impresión de duro y malo, y eso puede que me haya limitado a hacer papeles más tiernos en Inglaterra, que es donde suelo hacer de tipo duro. Aunque me gusta hacer este registro, también quiero demostrar lo versátil que soy. Oportunidad que ahora en España me están dando con estas comedias.