Postcrisis

Postcrisis presenta su misión y sus valores en el espacio Intermediae de la Sala Matadero el martes 19 de noviembre a las 19h. Además, entre el 21 de noviembre y el 1 de diciembre, nueve artistas exponen en siete espacios artísticos independientes situados en distintos barrios de Madrid.

Las obras originales de los artistas que forman parte del proyecto Postcrisis, construyen un relato alrededor de una de las mayores crisis vividas tras la Segunda Guerra Mundial, la crisis del 2008.

El origen de sus causas, y el análisis de las devastadoras consecuencias que propiciaron una crisis económica como la del 2008, abren una reflexión entorno a la transformación de la sociedad desde cada uno de los ámbitos de participación: la cultura, la política, la gestión de la acción medioambiental, la arquitectura, la comunicación o la tecnología.

Organizada por Dilalica, y comisariada por Cati Bestard, Marta Sesé y Louis-Charles Tiar, Postcrisis cuenta con la colaboración de la Facultad de Arquitectura y la Universidad Politécnica de Madrid.

Con el ladrillo como elemento clave, Postcrisis funciona como una plataforma sobre la que establecer un diálogo, entorno a las distintas perspectivas sobre una catástrofe económica que condenó a millones de familias a la pobreza, al desahucio o el desempleo.

La sensación de vulnerabilidad que han experimentado las generaciones venideras, la intensificación del pensamiento único, la destrucción de derechos sociales, y la búsqueda errática de nuevas fórmulas económicas sobre las que asentar lo que en aquel tiempo se acuñó como “refundación del capitalismo”, son junto a los retos medioambientales y la asunción de lasnuevas realidades tecnológicas y digitales, los elementos que constituyen el debate sobre el que los distintos artistas exploran en su obra para Postcrisis. De hecho, todos ellos asistieron a un seminario sobre el ladrillo, y realizaron una visita a una fábrica en la que fueron testigos, de cada uno de los procesos de creación de este emblemático objeto que fundió, en el imaginario colectivo, construcción y destrucción social y medioambiental.

Postcrisis plantea desde cada uno de sus espacios, una deslocalización expositiva que invita al espectador, a abandonar los circuitos artísticos convencionales, dinamizando así la mirada de los barrios. Cada uno de los espacios presagia una forma de intervención sobre sí mismos, y anticipa en una suerte de secuencias narrativas, las diferentes formas de abordar los desafíos que plantea un conjunto de realidades derivadas de un tiempo, que transformó el mundo e hicieron que cuestionáramos los materiales, los cimientos sobre los que se asentaba aquel universo fundacional.

Más de una década después, y más allá de cualquier valoración binaria optimismo-pesimismo, bueno-malo, Postcrisis pone en valor el pensamiento crítico, y revisa los principios sociales, ecológicos, políticos y culturales en una era inaugural.

Postcrisis supone también un encuentro entre agentes culturales, público y creadores gracias a las actividades paralelas que tendrán lugar en este marco: debates, mesas redondas o performance.

Postcrisis

Tamara Arroyo, Trampantojo. Nigredo, Conde Vistahermosa, 48 Izq

Las distintas maneras de colocar los ladrillos se ven inspirados por la propia sala que aloja esta exposición. Una puerta corrediza que se desplaza a lo largo del local, se materializa en una cortina impresa digitalmente, nos habla del trepidante ritmo de la arquitectura de los barrios.

Postcrisis

Marlon de Azambuja. Ocaso, Nocturnas. Alimentación 30, Doctor Fourquet, 30

Este espacio de alimentación quedará cubierto de ladrillos y cemento. A través de un hueco aparecen hojas de plantas; es el ocaso de los conceptos de cierre envuelto en un halo de misterio. Las pinturas tituladas Nocturnas, describen un viaje sensorialal Amazonas, con el sonido de animalesque no se ven, y de los que solo presentimos la energía de la naturaleza.

PostcrisisPostcrisisPostcrisis

Iñaki Domingo. Sistema Constructivo Bloqueado (5 nodos). D11, Avda. Pedro Diez, 21

Cinco palets compactos de ladrillos relatan el inicio de la construcción, la capacidad del material de alterar su función y convertirse en obra. Los ladrillos ya no pueden funcionar como material de construcción porque están unidos. La unidad y la fuerza se complementan con la musicalidad plástica y una extraña simetría.

Mario Espliego. Molienda. Casa Banchel, Santiago Estévez, 26

Una escultura del líder socialista Pablo Iglesia fue destruida en 1939. Los materiales fueron reutilizados para construir la tapia que separaba los jardines de la calle Menéndez Pelayo del Parque del Retiro. Indagar en la reutilización de los materiales para silenciar e invisibilizar su significado.

Postcrisis

Esther Mañas y Arash Moori. Hertzianos Zigzag. Nadie Nunca Nada No, Arganzuela, 9

Estas artistas inviertenla relación construcción-espacio-tiempo productivo. Parte de la construcción de móviles improductivos fabricados mediante la subversión del uso de materiales asociados a la construcción urbanística. Una muestra que vincula el trabajo, la destrucción especulativa y la tecnología. Telehamacas hechas con sacos o escombros, se instalan en el espacio público para generar situaciones e indagar sobre temporalidad.

Postcrisis

Clara Montoya. El ladrillo que no está, x=p.v.p. Casa Banchel, Santiago Estévez, 26

Investigación de la precrisis y la postcrisis. El ladrillo antes y después de su función, en el contexto de la conversión de terrenos rústicos después de ser urbanizados. Una reflexión sobre la burbuja inmobiliaria, a través de un viaje por solares vacíos que esperan a ser construidos.

Postcrisis

Rafa Munárriz. Construcción de Ausentes. Hiato, Pedro Díaz, 21.

Instalación site-specific proyectada para el espacio que la aloja, la Oficina de Hato de Carabanchel. Construcción de Ausentes invita al diálogo, a través de una escultura que altera la relación de los espacios, sobre la ficción de la realidad y la especulación inmobiliaria.

PostcrisisPostcrisis

Agnes Pe. Brownstone Group. El cuarto de Invitados, Mesón de Paredes, 42

Instalación sonora con altavoces, arcilla, circuito electrónico, amplificador, micrófono. Las Murallas de Jericó sirven de punto de partidapara reflejar un entorno inmersivo. Agnes Pe nos habla del poder afectivo del ruido, con el sonido de fondo de un buitre que presagia el desahucio y el desprendimiento, de una pared como metáfora del fin de una etapa.


Texto: Jaume Amills. Edicion: María Muñoz