Las profesiones creativas y la vida rural ¿son compatibles?

La explosiva mezcla de la España vacía junto y la especulación inmobiliaria de las grandes ciudades, hace a muchos fantasear con la idea de huir a vivir al campo. Si algo ha tenido de bueno el Covid-19 es quizá, la idea para muchos urbanitas, de pensar en esta posibilidad.

¿Pero es un sueño realizable? ¿Es una utopía? ¿Lo que en un principio puede ser algo idílico se puede convertir en una pesadilla? ¿Qué ventajas tiene vivir en un pueblo? ¿Qué inconvenientes tiene vivir en zonas rurales? ¿Se puede vivir de otra cosa que no sea la agricultura o la ganadería? Hemos pensado que lo mejor era hablar con alguien que haya vivido esta experiencia y además que sea una persona que se mueva en profesiones creativas relacionadas con Neo2. Hemos contactado con una pareja que lleva ya casi cuatro años viviendo esta experiencia, os contamos cómo lo llevan.

Imagen superior: Mauricio y Natalia en su taller.

Las profesiones creativas y la vida rural ¿son compatibles?

Imagen superior: El Valle de Candamo, Asturias / Profesiones creativas y vida rural

Mauricio O’Brien Mari (43) mallorquín de origen irlandés y Natalia Suárez Álvarez (44) asturiana se conocieron en Barcelona. Mauricio es diseñador, se dedica a la formación y también es asesor para emprendedores. Natalia ha sido diseñadora gráfica durante más de 20 años y ahora está centrada en el diseño y producción de cerámica para su propia marca Woodic. Durante 22 años vivieron en Barcelona con un ritmo de vida muy activo pero muchas veces estresante, él como profesor alternando clases en Elisava y en el IED, ella como directora de arte en varias agencias de publicidad, formadora y también colaborando como freelance para editoriales. En 2015 nació su hija Nora y en ese momento fue el detonante para imaginar cómo podría ser una vida fuera de la gran metrópolis.

El paso lo dieron en 2017 y fue relativamente sencillo ya que Natalia hacía tiempo que había comprado una casa en El Valle de Candamo, una zona en el centro de Asturias poco conocida. Una vivienda situada en un pueblo de unos 100 habitantes que ella había comprado antes de conocer a Mauricio, es decir hace ya 14 años, con la idea usarla para escapadas vacacionales.

Las profesiones creativas y la vida rural ¿son compatibles?

Imagen superior: El Valle de Candamo, Asturias / Profesiones creativas y vida rural

Entrevistamos a Mauricio y Natalia para que nos cuenten cómo compatibilizan sus profesiones creativas con la vida rural

¿Qué ventajas destacáis de vuestra nueva vida?
Aquí nos sentimos privilegiados casi todos los días, somos más conscientes con nosotros mismos y nuestros objetivos. Aún no nos lo creemos que funcione y podamos tener esta calidad de vida. Estar en contacto constante con el paisaje, como respiramos aquí, no tiene comparación. La vida es más lenta, pero esta slowlife es más compacta, tenemos la sensación de construir algo duradero cada día. Son tantas las ventajas… La liberación que nos supuso salir de Barcelona por muchos motivos, ir y volver del trabajo, el metro, el ruido, la prisa…y tener ahora la sensación de ser más libre, de poder tomar decisiones hacia tu propio proyecto y saber que aquí puedes conseguirlo. Aquí estamos super activos con mil proyectos en curso y por emprender, pero no estresados, no lo sufrimos tanto como hacíamos en Barcelona. Podemos conciliar mejor, trabajar los dos y ver crecer a nuestra hija Nora en un entorno como éste, lo cual no tiene precio. Hay pocos niños, si, pero se soluciona con 10 minutos de coche juntándose en pequeños grupos bien avenidos. Además aquí en Asturias está cerca de sus abuelos maternos, de su único primo y como conseguimos ahorrar, cosa imposible en Barcelona, podemos ir más a Mallorca donde tiene a su familia paterna. Sentir el paso de las estaciones y despertarse viendo un mar de nubes cada día eso nos parece increíble. Cada día podemos entrar en un bosque y la playa a 15 minutos, que más podemos pedir? Además ahora tenemos todo el espacio que nunca soñamos para casa, taller, estudio y sitio donde acoger a los amigos, que se quedan unos días y aprovechamos su compañía como nunca, apreciamos mucho más la calidad de esos momentos que la cantidad. Y ya como cierre final el confinamiento durante el Covid no pudo ser en mejor sitio, suavizando muchísimo todo lo negativo y fortaleciéndose mucho las relaciones en nuestra comunidad.

Las profesiones creativas y la vida rural ¿son compatibles?

Imagen superior: Mauricio y Natalia en su valle / Profesiones creativas y vida rural

¿Qué desventajas encontráis al vivir en el campo?
Siempre decimos que lo peor del cambio de la ciudad al campo, es sentir el aislamiento de forma muy directa, de repente cortas con tu vida social con mucha vida cultural y aquí las relaciones son más lentas, una menor oferta de cosas para hacer y que has de buscarla y por supuesto te exige trasladarse en coche para todo. La logística supone planificación constante, cole, compras, leña para estar calentitos, conseguir una conexión digital que permita mantener este tipo de vida. La falta de niños, una población muy envejecida, encontrar gente afín a tí y el extra de tener que buscar el trabajo de forma constante, siendo muy proactivo para nutrir relaciones laborales que te permitan trabajar en remoto. Habilitar una vivienda en el pueblo supone unos gastos importantes, y la comodidad instantánea de un piso cuesta un tiempo conseguirla en una casa antigua de piedra como la nuestra. Ni te digo mantener una finca, una huerta etc,, cuando no estás acostumbrado.

¿Cuál es la ciudad grande más cercana?
Asturias es una comunidad muy pequeña, más que las distancias cuenta la conexión, lo que tardas en llegar por el estado de las carreteras. Estamos a media hora de la capital Oviedo, unos 38 km, a menos de una hora de Gijón y a media hora de Avilés. En el centro de Asturias, muy cerca del aeropuerto que fue el elemento clave para comprar una casa aquí y rehabilitar con el tiempo.

Las profesiones creativas y la vida rural ¿son compatibles?

Imagen superior: Mauricio en pleno proceso de design thinking / Profesiones creativas y vida rural

¿A qué os dedicáis ahora profesionalmente? ¿qué productos o servicios vendéis cada uno?
En el caso de Mauri, se dedica al diseño y comunicación en campañas de asesoramiento para emprendedores y ahora Delegado en España de la red Europea de Crowfunding. Su estudio www.nanoma.es (contracción de las iniciales de Natalia, Nora y Mauri, nace como un proyecto de familia. Da formaciones a distancia en temas de diseño, branding y emprendimiento en innovación y diseño social. En el caso de Natalia, aprovechó este cambio para dar un giro completo y antes de quemarse del todo en publicidad, convirtió su hobby con la cerámica en su nuevo oficio, construyendo un taller anexo a la vivienda, un espacio cerámico rural, donde producir piezas para tiendas y galerías y que también vende de forma online bajo su marca www.woodic.es. El espacio se usa también para dar talleres no sólo de cerámica sino de otras disciplinas con personas que vienen al pueblo y atraen tanto a los de aquí como a gente de fuera.

Las profesiones creativas y la vida rural ¿son compatibles?

Imagen superior: Utensilios del taller de Natalia / Profesiones creativas y vida rural

¿Qué fue lo que os costó más acostumbrados en vuestra nueva vida rural?
Tuvimos un tiempo de adaptación de un año mínimo, porque éramos como peces fuera del agua, ni de aquí ni de allí. Los tiempos, se nos hacía muy largas las gestiones. Adaptarnos a las distancias, al uso del coche constante. Sentirte extraño y lejos de todo al principio. Y sobre todo el tiempo, la luz mediterránea tan diferente a la del tiempo del norte. Y el prejuicio de que la gente tuviera una mentalidad más cerrada. Sentíamos que habíamos perdido servicios y comodidad y nos enfrentábamos a muchas cosas por hacer.

Las profesiones creativas y la vida rural ¿son compatibles?

Imagen superior: Utensilios del taller de Natalia / Profesiones creativas y vida rural

¿Se puede trabajar bien digitalmente? ¿Hay buena velocidad de internet?
La conexión era inviable al principio, teníamos que ir en coche a la wifi estable más cercana a 3 km hasta que encontramos solución. Después de tres años estamos en esa lucha, en el municipio hay intención de obtener una buena conexión pero hasta que llegue hemos tenido que probar varias opciones más caras que la fibra en Barcelona hasta tener una red estable que nos permita trabajar y aún así, si hay mal tiempo éste puede perjudicar las clases online en las que Mauri trabaja.

¿Son duros los inviernos en Asturias? ¿Hay zonas mejores y peores en relación al clima?
Lo de tener los pies mojados aún nos pasa en invierno y hay muchos paraguas en nuestras vidas. Sino no sería tan verde Asturias. Después de tres años podemos decir que son menos duros de lo que pensábamos. Pero el primero de bienvenida fue el peor para nosotros porque hubo ciclogénesis como nunca habían visto aquí y encima no estábamos preparados para enfrentarnos a ellas. Es verdad que la zona de Candamo es mucho más suave que otras zonas de Asturias y siempre decimos que tenemos las cuatro estaciones a lo largo de cada día. Estamos cerca del mar que suaviza mucho más las inclemencias del tiempo y aquí en Asturias eso se nota. Si, hay zonas más duras, más elevadas y peor comunicadas, donde hiela la carretera o nieva más a menudo y hacen más duros los inviernos.

Las profesiones creativas y la vida rural ¿son compatibles?

Imagen superior: El logotipo de la marca de cerámica de Natalia / Profesiones creativas y vida rural

¿Cómo es un día laborable cualquiera en vuestra vidas?
Después de dejar a Nora en el autobús que la lleva a su Colegio Rural Agrupado, a kilometro y medio de casa a las 8,30 de la mañana, empieza nuestra jornada laboral, Mauri se conecta unas cuantas horas al día, igual que en Barcelona con la ventaja que la pausa del te a media mañana y media tarde la hace frente a un valle verde precioso y las llamadas las hace paseando por el muro de la huerta. Natalia contesta mails, manda precios y fotos de piezas a futuros clientes y luego se mete en el taller para reponer stock de las piezas, preparando horno para dejar encendido durante la noche en tarifa nocturna. A las 3 vuelve Nora, ya ha comido en el cole y nos vamos a dar un paseo cerca de casa, Recoger nueces, castañas o dar pan a los caballos de los vecinos suele ser obligado, A las 6 en invierno ya hace fresquito y vamos pensando en meternos en casa. En invierno los días son más cortos pero entre mayo y septiembre estamos todo el día en el exterior, incluso cenamos fuera de casa, cosa que encanta a nuestra hija. Una peli en Netflix de vez en cuando cierra nuestro día.

Las profesiones creativas y la vida rural ¿son compatibles?

Imagen superior: Natalia peleándose dando de comer a un molde / Profesiones creativas y vida rural

En vuestros ratos de ocio ¿Qué hacéis normalmente?
Cuando no ves tantas diferencias entre trabajo y ocio es que parte de tu trabajo no lo vives como tal. El taller está en activo un domingo y tal vez un martes nos vamos a la playa. Somos los dos autónomos y tiene esa ventaja de reorganizarte, pero en nuestro tiempo libre lo más normal es que vayamos en busca de gente, o bien nos organizamos para que vengan a pasar el día a casa, que Nora pase el tiempo con niños dando saltos por el prado de al lado o acercarnos a Gijón, Oviedo o Avilés buscando actividades culturales para ella y para nosotros. Estar con gente y relacionarte socialmente es esencial para nosotros y eso es lo que notamos ahora después de tres años, que hemos generado una red de gente con las que nos sentimos muy conectados. Atender la huerta, recolectar los pimientos, los higos, el bricolaje constante en una casa vieja, etc… nos lleva parte del tiempo libre pero aprovechar un buen día y coger el coche y descubrir Asturias ya es en sí alucinante, la semana pasada fuimos a un vivero de arándanos a 40 minutos de casa y a menos de 10 minutos en coche fuimos a un bosque mágico lleno de juguetes. A 15 minutos nos vamos a volar la cometa a la playa y al lado de casa el área recreativa de la arraigada donde iremos a por setas este finde. En fin, que hay muchos planes fuera y dentro del pueblo. La atadura del coche cada día también se convierte en muchas posibilidades para hacer.

 

Las profesiones creativas y la vida rural ¿son compatibles?

Imagen superior: Imagen del taller de Woodic / Profesiones creativas y vida rural

¿Recomendaríais a un amigo que vive en Madrid o Barcelona que probara a vivir en un pueblo? ¿Qué consejos le daríais?
No nos gusta entrar en la discusión de qué es mejor o peor, si gran ciudad o pueblo, porque depende siempre de muchos factores, de si vienes solo o en familia, de tu estado emocional, has de estar fuerte porque al principio es duro, si huyes de algo puede ser un drama, los problemas pueden seguirte al pueblo y crecer y envolverte aún más, pero también es un sitio perfecto para sanar y recuperarse. A quienes tienen ese pulso dentro y se ponen en contacto con nosotros o a los amigos que están dudando les decimos siempre que se animen. Nosotros con tenerlo clarísimo tardamos cinco años más de lo que tendríamos que haber hecho, pero nos costaba también hacer que la decisión fuera viable. Que sí, que se trata de saltar de tu zona de confort y durante un tiempo estar bastante perdido pero que a cambio al menos en nuestro caso nos ha dado la oportunidad de reorganizarnos en un modo de vida mucho más afín a nosotros, de parar, pensar y proyectar. Que no tiene que ser un cambio brusco y radical sino una apuesta lenta y segura, combinando al principio los dos mundos, escogiendo bien la ubicación que encaje con tus necesidades y permitiéndote un tiempo de adaptación. Es importante intentarlo en el momento adecuado, con un trabajo que te traigas tú al pueblo, porque aquí las opciones laborales las hay pero son muy escasas y si vienes con el trabajo bajo el brazo es mucho más viable pues el resto va llegando. Antes veníamos a cargar pilas al Valle cada cierto tiempo, ahora en una hora volvemos a Barcelona o a Madrid o Bilbao, o A Coruña, … y también las cargamos, aunque lo necesitamos menos. Porque al final, estamos convencidos, compensa.

——

Fotografías: @erika_anes y @senyfoto