Sanna Volker - retrato

Sanna Völker es una diseñadora de producto nacida en una pequeña ciudad del sur de Suecia llamada Linköping, tiene 33 años y es Aries. Llegó a Barcelona para vivir algo nuevo y estudiar diseño de producto en el IED, y ya lleva instalada 13 años. Ahí es donde empezó su verdadera obsesión por el diseño. Sus diseños nos han cautivado no sólo por su estética, inspirada en la arquitectura, sino por tener un estilo inconfundible, sus piezas parecen esculturas, son delicadas y a la vez brutalistas y destacan en cualquier espacio. Sus materiales favoritos son el mármol, la piedra caliza y la madera con los que crea productos únicos. Para nombrar sus colecciones se inspira en el cine y en la música y es una enamorada de la cultura japonesa, de dónde le viene su pasión por lo artesanal. Por ello colabora con artesanos y metalistas para crear sus colecciones, la última: la colección de jarrones Autumn de piedra para la firma danesa Bolia. Esto es lo que nos ha contado sobre ella.

Arriba. Candelabro Snug, Sanna Völker.

Sanna Volker - Autumn Vases
Autumn Vases, Sana Völker para Bolia.

¿Dónde está tu estudio?
Por ahora trabajo en mi casa [en Barcelona]. Aunque sueño con tener un espacio multidisciplinar, compartido con un pequeño grupo de personas de disciplinas diferentes en una especie de colectivo. Cada uno en lo suyo pero un espacio donde compartir habilidades y reflexiones.

Trabajas entre Escandinavia y España, ¿cuáles son tus mejores clientes?
Lo que hago aquí y lo que hago allí es muy diferente. Aquí han sido proyectos más experimentales y conceptuales hasta ahora, mientras que mi trabajo allí está más enfocado al mercado comercial.

¿Cuál fue tu primera colección o una que te marcó?
Snug me ha marcado mucho, tanto por el desarrollo personal como por la colaboración con los artesanos y el feedback positivo que recibió la colección. [el candelabro de piedra fue galardonado con el tercer premio en los Bolia Design Awards].

Sanna Volker Snug Candle HolderCandelabro Snug, Sanna Völker.

¿Qué necesitas para trabajar?
Depende de la tarea y la fase de un proyecto escucho música o programas de radio. Aunque en el inicio de un proyecto, en la fase conceptual, me gusta salir a la calle a sentarme en una terraza con un café y el sketchbook, sin ordenador o internet,  sólo con el ruido cotidiano de la calle y así logro una mayor concentración. La tecnología puede ser crucial para ciertas tareas pero para otras es mortal.

Material/es favoritos:
Piedra, acero y madera. Piedra por la historia que conlleva, y por ser incontrolable en el sentido de que cada pieza es diferente en color y textura y no sabes cómo estará por dentro hasta cortarla. Acero por ser el contrario, es perfecto, sereno y predecible. Y madera por su calidez, por su olor y porque me hace sentir como en casa.

Sanna Volker Mesa Heartbraker

Sanna Volker Mesa Heartbraker
Mesa auxiliar Heartbreaker, Sanna Völker.

¿De dónde consigues la inspiración para tu trabajo?
La arquitectura y la fotografía me inspira mucho para la búsqueda de líneas y expresiones estéticas. Luego, me fascina el comportamiento humano con todas sus rarezas y muchas veces mis conceptos nacen de ahí. Suelo desarrollar una historia alrededor de cada proyecto. Busco algo que me llame la atención, algo de que pueda construir. Puede ser de naturaleza sociológica, un cierto uso, una forma o un material específico. Si luego esa historia es evidente o no en el diseño final no me preocupa, lo importante es que tenga esa guía y un camino para seguir durante el desarrollo.

¿Cómo nombras las colecciones?
Justo estaba pensando en eso estos días, debido al lanzamiento de mi nueva mesa ‘Heartbreaker’. Algunos nombres me salen sólos, en el desarrollo mismo hay alguna característica del producto o el concepto que lo bautiza de forma natural. Pero la verdad es que muchas veces  (los diseñadores de producto) ponemos nombres muy obvios y bastante aburridos. No son nombres que pondrías a un libro, película o canción por ejemplo. Con ‘Heartbreaker’ fue enamorarme del proceso de fabricación y de la pieza, y quería darle un nombre más rockstar. Y que es más rockstar que el Rey del Rock mismo y su Heartbreak Hotel. Mi mesa ‘Closer’ es otro ejemplo de como la música ha servido como referente, nombrado por el concepto detrás de la portada del álbum de Joy Division.

Sanna Volker Mesa Closer
Mesa Closer, Sanna Völker.

¿Qué tiene que tener una pieza para convertirse de prototipo en producto?
Mercado. Algunas piezas las hago simplemente por interés propio, como pieza única, sabiendo que no son aptos para producirse a gran escala pero me enamora el concepto o quiero experimentar con un material como las piezas ‘Nostalgia’ y ‘Element’ que diseñé para la exposición ‘Perception’ este verano. Me gusta intercalar piezas más conceptuales con productos comerciales que llegan a ser utilizados por mucha gente. Pensar que tu pieza forma parte de las casas y de las vidas cotidianas de otras personas es una sensación muy guay.

Artesanía vs. Producto Industrial:
Muchas de mis piezas como el candelabro Snug están hechas a mano. Me encanta lo producido a mano. Trabajo con artesanos en mis proyectos y ahora tengo la suerte de haber encontrado personas con mucho conocimiento y pasión por su labor. Me entiendo muy bien con ellos y voy a sus talleres donde experimentamos. Son muy pacientes. Aprender de ellos y del material, de cómo se comporta, de dónde viene y qué permite hacer es muy satisfactorio. Las piezas producidas en serie tienen otros retos.. y los retos me gustan.

Sanna Volker NostalgiaSanna Volker Mesa Element
Arriba: Candelabro Nostalgia. Abajo: Mesa Element, Sanna Völker.

¿Cuál es el denominador común de tus proyectos? ¿Algo que nunca falte?
Busco la armonía y el equilibrio. Diría que mi trabajo consiste en geometrías puras con detalles muy cuidados. Las piezas o espacios con muchas “cosas” me ponen muy nerviosa. Al contrario, me siento en paz cuando los objetos de mi alrededor tienen una apariencia sobria. Por eso trato de encontrar el equilibrio entre armonía e intriga en mis diseños, que el objeto se perciba como puro y atemporal, pero que tenga ese algo especial, ya sea de carácter estético o funcional.

¿Qué te gustaría producir que no hayas hecho todavía?
Una silla. No me he atrevido aún pero tengo un proyecto en mente para el año que viene que me encantaría poder realizar. Para mi la silla es un objeto que tiene mucho que contar en nuestro ámbito y como influencia directa de nuestro comportamiento, un objeto muy conceptual.

Sanna Volker Sunday Sofa Tray
Sunday Sofa Tray, editado por Bolia, Sanna Völker.

¿Proyectos de futuro? ¿En qué estás trabajando ahora?
Ahora mismo estoy comercializando mi candelabro ‘Snug’, produciendo las piezas con la misma familia de picapiedras donde empezó el proyecto. ¡Estoy muy ilusionada con sacarlo por fin! También estoy trabajando en nuevos productos que saldrán al mercado a principios del año que viene y me gustaría hacer más colaboraciones con más marcas, artesanos y otras disciplinas.

Referentes en el mundo del diseño de producto: 
Hans Wegner y Charlotte Perriand entre los clásicos. De los actuales Norm Architects y Note Design Studio.

Música:
Grupos de los 60 de Psychedelic Rock. Ahora que han terminado los “road trips”y han llegado las lluvias me levanto con Benjamin Clementine.

Peli o director de cine de referencia:
La última que he visto y me ha gustado mucho es la animación en stop-motion ‘Isle of Dogs’ de Wes Anderson. El trabajo manual del proyecto es increíble. Está ambientada en Japón cuya estética me tiene totalmente enamorada. Admiro el respeto que tienen por los materiales y por la historia de un objeto. A nivel estético, y en ciertos comportamientos, Japón tiene mucho en común con Escandinavia, pero a la vez es completamente diferente. Su cultura me ha servido como fuente de inspiración más de una vez, por ejemplo en la colección de jarrones ‘Autumn’ que acabo de lanzar con la firma danesa Bolia, los diseñé tras mi visita a Japón el año pasado.

 

www.sannavolker.com

Sanna-Volker-Autumn-Vases_bocetos

Sanna Volker Mesa Heartbraker
Bocetos, Sanna Völker