Serial Eater: nuestra alimentación a través del diseño

Diseñada por el comisario Benjamin Stoz, la exposición Serial Easter analiza treinta años de experimentación y reflexiones en torno al tema de la “comida como objeto”.

Desde su desarrollo en la década de 1990 hasta el papel que desempeña actualmente. Serial Eater nos ofrece a través del food design una serie de soluciones y alternativas sostenibles al sistema alimentario actual.

Imagen superior: Stéphane Bureaux, TCC2, 2010 © Stéphane Bureaux

Serial Eater: nuestra alimentación a través del diseño

Imagen superior: Rae Bei-Han Kuo, Emome, 2017 © Rae Bei-Han Kuo

En la región belga de Valonia se encuentra Le Grand Hornu, un inmenso complejo minero del siglo XIX que desde 2012 forma parte Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO. A su valor histórico se suma que se ha convertido en referente del diseño, ya que alberga trabajos de profesionales y artistas de todo el mundo en sus dos museos el MAC’S (Museo de Arte Contemporáneo) y el CID (Centro de Innovación y Diseño).

Este último, cuyo acrónimo nos recuerda al conquistador español, se apodera de quienes lo visitan una y otra vez, puesto que, al no tener colección propia, el CID se transforma en una experiencia nueva en cada ocasión: hasta finales de noviembre, Serial Eater Food Design Stories es la protagonista.

Esta exposición habla de nosotros, de nuestra relación con la comida, de nuestras dudas, de nuestras preguntas, y en ocasiones, también de nuestros miedos sobre lo que encontraremos en nuestros platos en unos años.

Serial Eater: nuestra alimentación a través del diseño

Imagen superior: Marije Vogelzang, Volumes, 2017 © Marije Vogelzang

Para poder entender qué pretende la muestra, necesitamos comprender el significado de food design. Lejos de lo que pudiera parecer, no se trata de un tipo de cocina creativa, sino de una forma de repensar el acto de comer, los gestos de las comidas o la industria agroalimentaria. Esta disciplina es bastante reciente, fruto del diseño industrial, que considera la comida como un objeto o un material con todas sus características técnicas, ergonómicas, estéticas y también culturales.

Serial Eater: nuestra alimentación a través del diseño

Imagen superior: Marije Vogelzang, Plant Bones

Serial Eater es una exposición que merece ser vista, pero como en estos tiempos es complicado ir a Bélgica, al menos os lo contamos. Serial Easter nos invita a la reflexión sobre nuestra manera de comer, no como individuo sino como colectivo. Serial Eater eres tú, soy yo, mi madre, tu vecino, etc. Todos somos comedores en serie con un comportamiento particular y expectativas diferentes: vegano, carnívoro, eco-responsable, ovolactovegetariano, celiaco. La muestra nos hace preguntarnos si podemos asumir estos perfiles a la vez. ¿Cómo podemos ser carnívoros al mismo tiempo que somos eco-responsables y sensibles al bienestar animal, además de seguir disfrutando de la comida, todo al mismo tiempo?

En la exposición, cada tipo de comensal puede encontrar varios proyectos con los que se identificará o que le plantearán dudas.

¿Qué tipo de consumidores somos, cómo evaluamos nuestro impacto en el escenario actual y qué vamos a aceptar en nuestros platos?

Serial Eater: nuestra alimentación a través del diseño

Imagen superior: Arvid Jense & Marie Caye, SAM,©Arvid&Marie

La crisis sanitaria de la que somos testigos durante los últimos meses y las noticias que han surgido dan a la exposición una resonancia especial. Mucha gente está cuestionando los cimientos de nuestra sociedad de consumo. Los acontecimientos recientes han puesto de relieve la influencia de determinadas actividades humanas, incluidas las relacionadas con la agricultura intensiva, en el desarrollo de la pandemia de la covid-19. De hecho, la invasión de la humanidad de tierras habitadas por animales salvajes portadores de una amplia gama de virus es, sin duda, la causa de muchas de las epidemias que hemos experimentado en los últimos años.

Serial Eater: nuestra alimentación a través del diseño

Imagen superior: Carolien Niebling, The sausage of the future,© ECAL and Lars Müller Publishers

Hoy, con la industria alimentaria en crisis, con un sistema en el que el consumo se considera un valor cultural e ideológico, los comensales están plagados de culpa y los perfiles de los consumidores se vuelven cada vez más extremos.

En estos días, repensando la experiencia alimentaria en general y estableciendo nuevos límites, el diseño de alimentos propone una serie de alternativas sostenibles e innovadoras, cuyo objetivo es, ante todo, alimentar el estómago, la vista y la mente.

Serial Eater: nuestra alimentación a través del diseño

Imagen superior: Bompas & Par Studio, Harrods Jelly,© Nathan Ceddia

Algunos proyectos son muy conceptuales y relativamente críticos sobre el futuro de nuestra alimentación. A veces nos acercamos a la ciencia ficción: un muslo de pollo que crece en un biorreactor casero, sushi impreso en 3D o un cultivo de algas comestibles alimentado con saliva humana. Todo esto nos inquieta y nos hace pensar en lo que realmente queremos, en lo que estamos dispuestos a renunciar o en lo que nos negaremos a tener en nuestros platos en los próximos años.

Serial Eater: nuestra alimentación a través del diseño

Imagen superior: Marije Vogelzang, Faket Meat


En un enfoque que a veces provoca ansiedad sobre el futuro de la comida, el diseño de alimentos cuestiona nuestro comportamiento, deseos y dudas como comedores. También propone una visión más entretenida de nuestra relación con la comida, sin olvidar su objetivo principal: nutrir el estómago, la vista y la mente.

Serial Eater: nuestra alimentación a través del diseño

Imagen superior: Jinhyun Jeon, Sensory Dessert Spoon – CV Collection, 2012-20 © 2019 Stimuli

Serial Eater: nuestra alimentación a través del diseño

Imagen superior: Carolien Niebling, The sausage of the future. © ECAL and Lars Müller Publishers

______

 

SERIAL EATER. FOOD DESIGN STORIES.

Fechas: Del 27 de junio del 2020 al 29 de noviembre del 2020
Lugar: Le Grand Hornu, Bélgica
Web: www.cid-grand-hornu.be