SMILEY & CASTELBAJAC

LO QUE DA DE SÍ UN SMILEY, MUCHO MÁS QUE UN JERSEY

Quién le iba a decir a Harvey Ball que el logo que hizo en 1963 para una compañía americana de seguros, y por el que solo cobro 45 euros, llegaría no solo a convertirse en símbolo lisérgico de una generación, sino en una marca que desfila en la semana de la moda parisina. Pues sí. El listo fue el empresario francés Franklin Loufrani, que en 1971 popularizó y registró el logo, creando el Smiley World, para vender su licencia en toda Europa. Hoy está registrado en todo el mundo y se utiliza, aparte de emoticón, para 25 tipos de productos y servicios. Por supuesto, también es una marca de moda y complementos, inspirada en los 70, el pop art, el hippysmo y en la gráfica de Peter Max, artista gráfico de los 70. El encargado en convertir todo eso en moda ha sido el iconoclasta diseñador Jean Charles de Castelbajac. Los precios van desde 110 euros, una camiseta, a 560 un vestido de seda (parte de los beneficios se destinan a obras de caridad). Seguro que a Harvey Ball no se le quedó cara de smiley.

SMILEY & CASTELBAJAC

Imágenes de la colección otoño invierno 08/09 de Jean Charles de Castelbajac

Fotos: Estrop / Carles Cubos