supreme-cdg-neo2-1 Supreme y CDG: Comunión streetwear y lujo

Una temporada más, la firma streetwear neoyorquina Supreme vuelve a unir fuerzas con la casa de Rei Kawakubo para crear puro fuego

Hace años Supreme solo era una marca amada por los skaters y visionarios de la moda. En el año 1994 y tras peregrinar en la celebre marca Stüssy, James Jebbia crea Supreme. Viendo el potencial de negocio entre la juventud de la Generación X adicta al asfalto, a la tabla y al universo fashionista que lo rodea, Jebbia se estableció en la LaFayette Street de Nueva York con una pequeña tienda. Las peculiaridades del espacio: se podía entrar directamente patinando y las prendas se miraban pero no se tocaban.

Un visionario modelo de negocio, basado en la venta de las colecciones de la temporada en pequeñas porciones semanales o drops y una gran comunidad de amantes y coleccionistas de sus prendas han convertido la marca en todo un tótem de la moda actual. Cada lanzamiento se agota en cuestión de segundos provocando olas de histeria colectiva online y precios desorbitados en la reventa.

supreme-cdg-neo2-2 Supreme y CDG: Comunión streetwear y lujo
Pero sin duda si algo hace Supreme muy pero que muy bien son sus colaboraciones con marca de lujo. El pasado año la marca se alió con la maison francesa Louis Vuitton dando lugar a una de las colecciones cápsula más amadas y odiadas de la historia de la industria. Interviniendo los típicos iconos de la firma, Supreme logró hacer suyos años de historia a golpe de vandalismo high fashion. Y esto aunque no guste, sobra reconocer que es todo un hito y a su vez un golpe de efecto.

Esta temporada otoño invierno de los neoyorquinos viene bien repleta de sorpresas, como ya pudimos ver en su lookbook. Una sucesión de outfits llenos de rollo y con prendas aptas para todos los públicos. Eso sí, Supreme siempre se guarda un as en la manga y ese es el de las colaboraciones.

 

“La comunión entre Supreme y CDG une dos mundos que cada día están más juntos: La calle y la pasarela”

 

Como cada season todos estamos expectantes a que se filtren las colabs para poder disfrutar, aunque sea en la distancia, de los mix tan potentes que se generan. Y si hay una que esperamos con absoluto fervor, es la de la firma japonesa Comme des Garçons.

La onírica y futurista Rei Kwakubo une fuerzas con Supreme, introduciéndose y contaminando su universo creativo, siempre desde la prudencia y con el buen gusto que la caracteriza. El resultado: el ansiado box logo reintrepretado estampado en hoodies y camisetas, jerséis con la icónica tipo de CDG impresa… y todo un ajuar de looks ya imprescindibles en el armario de cualquier hypebeast que se precie.

supreme-cdg-neo2-4 Supreme y CDG: Comunión streetwear y lujo

La colección tiene un punto común en casi todas sus prendas: la exploración del concepto de la dualidad y de la asimetría. Vemos como todos y cada uno de los motivos se dividen y se separan a diferentes alturas, creando un efecto visual muy potente y ciertamente enigmático. Como siempre en las creaciones de Kawakubo el menos es muchísimo más.

En la colaboración encontramos también ese espíritu callejero que tanto define a Supreme en el print graffitero que decora algunas chaquetas, bikers, camisas y pantalones.

 

“Como siempre en las creaciones de Kawakubo el menos es muchísimo más”

 

Por supuesto las señas de identidad de Comme des Garçons están más que presentes en la propuesta. Un abrigo largo con el stamping clásico de la marca en la espalda, así como jersey de punto con los motivos impresos en el pecho, ponen el broche de oro perfecto a la colaboración.

También en noviembre y para completar en perfección este lanzamiento, se lanzarán unas Nike Air Force 1 colaboración con Supreme y Comme des Garçons. Ahí es nada amigos.

La comunión entre Supreme y CDG une dos mundos que cada día están más juntos: La calle y la pasarela, consiguiendo con ello una simbiosis y un equilibrio perfecto a gusto de todos.

supreme-cdg-neo2-5 Supreme y CDG: Comunión streetwear y lujo

 

La colección a la venta el jueves 13 de septiembre a las 12 (hora española)