The mystery of the pink flamingo, cultura kitsch

Este viernes se estrena en cines The mystery of the pink flamingo. Su protagonista, Rigo Pex, se ve asediado por una obsesión sobre los flamencos rosas. Ya sea por la película de culto trash Pink flamingos (1972) o por su simbolismo en la cultura kitsch. Se embarcará en un pintoresco viaje para tratar de profundizar en su peculiar submundo. Charlamos con su director, Javier Polo.

Documental, ficción, road movie, ensayo sobre los flamencos rosas… ¿Cómo definirías The mystery of the pink flamingo?

Javier Polo: Siguiendo tu listado de atributos, me parece hilarante la definición que dio de ella Alfonso Rivera de Cineuropa y la suscribo: “The mystery of the pink flamingo es a la vez una road movie, una comedia petarda, un documental de La 2, un thriller loco, un libro de autoayuda y un personal shopper.”

El protagonista es Rigo Pex, músico, performer, presentador y agitador cultural. ¿Qué tal ha funcionado como actor?

La verdad es que fue una apuesta muy atrevida, igual que lo es la propia película, pero no podemos estar más contentos de haberlo elegido a él. Fue muy divertido verle transformado en este personaje gris y anodino que arranca la cinta y viste de negro, hasta convertirse más tarde en el Meneo que todos conocemos, irreverente, tropical, saltimbanqui y colorido.

The mystery of the pink flamingo, cultura kitsch

El filme se va sucediendo a través de una serie de entrevistas: Eduardo Casanova, Pink Lady, Cindy Lundlow… ¿Cómo seleccionaste a las personas que se pondrían delante de la cámara?

Todos los personajes que aparecen son muy especiales, y fuimos topando con ellos a base de investigar sobre el flamingo y el kitsch. Con esa pareja de ingredientes, si apuestas todo al rosa, agitas el bote y lanzas los dados, seguramente los mejores nombres que salgan son los que vemos en la película.

The mystery of the pink flamingo, cultura kitsch

El encuentro con John Waters

El momento cumbre de la cinta es el encuentro con John Waters. ¿Qué peso ha tenido Pink flamingos (1972) en The Mystery of the pink flamingo?

Tiene poco de su carácter grotesco y salvaje, aunque algún elemento ha quedado. Si no que se lo pregunten al flamingo que se encuentra con el hater (risas). En realidad, quizás lo que me gustaría pensar que comparte es su carácter irreverente y la originalidad en la propuesta.

The mystery of the pink flamingo, cultura kitsch

La película también es un viaje en sí mismo. ¿Decidieron los lugares de las entrevistas las localizaciones que vemos?

Hicimos una labor importante en la búsqueda de localizaciones, la dirección de fotografía, la dirección de arte, el vestuario, y la propuesta gráfica, para mantenernos siempre en la estética del flamingo, tan fantasiosa y colorida. El viaje fue una continua aventura para todos y hemos sido muy afortunados también de poder contar con las propias casas de los protagonistas. Ninguna tiene desperdicio y nos han ayudado mucho a presentarles mejor a ellos ante el público.

The mystery of the pink flamingo, cultura kitsch

Asimismo la música tiene bastante peso. Desde Rigo, que es músico, hasta el grupo Kero Kero Bonito o la productora Allee Willis. ¿Fue intencionado o salió así?

Elegimos a Rigo por su personalidad, es un alma totalmente libre primero que nada. Pero también porque era músico y queríamos que además de viajar de un continente a otro. Del negro al color, de un entrevistado a otro, viajara sobre todo a través de los sonidos. Su ruta de liberación sonora no se podría entender sin la aportación de Kero Kero Bonito. Pero sobre todo sin la de Allee Willis, que actúa como su gurú personal en busca de la expresión musical.