Olaya Pedrayes y Stephen Please de Axolotes Mexicanos nos hablan sobre su nuevo álbum :3, toda una vorágine de amor, juventud y salsa de soja.

Un jueves al atardecer, Neo2 se sienta en una terraza a charlar con Olaya Pedrayes y Stephen Please de Axolotes Mexicanos, un par de underdogs de la escena musical madrileña tan carismáticos como llamativos. A los dos minutos, cuando ya se han servido las típicas y excesivamente caras cervezas propias de la capital, parecemos olvidar que estamos en una entrevista. La conversación fluye con tanta cercanía y naturalidad que temas como el amor, la creatividad o la historia detrás de su nuevo disco se van solapando con sorprendente agilidad. Porque estos dos miembros del grupo musical Axolotes Mexicanos, compuesto también por el hermano de Olaya, Juan, Mario del Valle y Lucas de la iIglesia a.k.a Confeti de Odio, tienen esa chispa y ese candor propio del quienes crean música sin pretensiones, logrando hacer disfrutar a su cada vez más numeroso público, que ha recibido con gran entusiasmo su recién estrenado álbum, titulado :3.

Axolotes Mexicanos
Nuevo álbum :3

Entrevista: Juan Marti
Fotografía: Sharon López

El eterno romance adolescente de Axolotes Mexicanos

¿Cómo habéis vivido como grupo toda la situación relacionada con la pandemia? ¿diríais que os ha reforzado?

Olaya: En verdad, es una mierda porque no hemos podido tocar en directo hasta ahora, pero como todos los miembros del grupo tienen varios proyectos más, pues gracias al encierro hemos currado mucho y conseguido crear suficientes canciones para el disco de Axolotes. Así que mal, pero bien también, porque antes de la pandemia no teníamos ni una canción escrita.

¿Entonces habéis compuesto el disco por separado?

Olaya: Mi hermano y yo vivimos juntos y grabamos en casa las canciones. Stephen también graba alguna.

Stephen: Yo se las iba pasando.

Olaya: Cuando nos dejaron salir, Stephen se juntaba con Juan; Lucas y Mario podían venir también.

¿Ha supuesto un reto creativo?

Olaya: ¡Qué va! Ha sido más fácil coordinarse con la pandemia que sin ella.

Stephen: Siempre hemos compuesto de ésta manera. Uno empieza algo en su casa y luego nos juntamos.

Olaya: Mi hermano me pasa a mi la música y luego yo hago las letras a mi bola. Algunas veces nos juntamos, pero no mucho y nunca todos. Ha ido bien la cosa. ¡Por cierto, me encanta la funda de tu móvil!

¡Muchas gracias! y, decidme, ¿de qué manera creéis que habéis cambiado desde el primer disco “Holi” de Axolotes Mexicanos a este nuevo lanzamiento?

Stephen: Ahora sabemos tocar.

Olaya: Y cantar un poco mejor. He de decir que hay mucho desconocimiento sobre el autotune. Realmente, si no afinas, el autotune hace que suenes incluso peor.

Stephen: ¡No te excuses Olaya!

Olaya: ¡No, no! Pero tiene su cosa…

Stephen: Hemos mejorado en todo y hemos aprendido a tomarlo más en serio. Las primeras canciones de “Holi” iban un poco a coña

Olaya: Antes de “Holi” sacamos un E.P y quedó muy chungo grabado; las letras eran algo estúpidas.

¿A qué viene ese título tan particular? ¡Parece el nombre de un hijo de Grimes!

Olaya: El primero se llama “Holi <3”, luego el segundo “Salu2” y el tercero :3, por que es como una carita y como es el tercero…

¿A quién se le ocurrió?

Stephen: No me acuerdo. ¿A ti?

Olaya: Igual a mi. No sabíamos cómo llamarlo. Al cuarto quizás lo titulemos 4ever (risas)

¿De qué manera definiríais a la juventud que reflejáis en vuestro álbum?

Olaya: Venga esta para ti.

Stephen: ¡Uy no sé cómo responder! Gente como nosotros ¿no? ¡Pero si no sé cómo somos! ¡Jo, perdón, no sé qué decir!

Olaya: ¡Otakus!

Stephen: ¡Eso! ¡Otakus con amigos!

Olaya: ¡Otakus que se duchan!

😂😂

Stephen: Nunca lo había pensando, la verdad. Nos basamos en nuestra vida.

Olaya: Nuestras letras hablan de la gente joven que, como nosotros, intentan hacer cosas, moverse…

El eterno romance adolescente de Axolotes Mexicanos

El anime vive un resurgir gracias a las plataformas como Netflix, los grupos asiáticos han dominado el panorama musical mundial… todo este resurgir de la cultura asiática en relación con el ocio. ¿Creéis que os ha dado un empujón a la hora de sacar este nuevo proyecto adelante?

Olaya: Cuando empezamos no teníamos muchos fans a los que le gustasen esas cosas. Eran gente mayor a los que les molaba el pop. En España creo que no hay grupos ligados a la música japonesa. Sí grupos de baile al estilo coreano y actualmente, gracias al trap, la estética se considera más guay. Ahora tenemos fans que son como éramos nosotros con dieciséis años. ¡Chicos que hacen el bachillerato artístico!

Pero no sois tan mayores.

Olaya: Yo tengo veintiséis y hoy me han pedido el D.N.I. El grupo lo empezamos con diecisiete años.

Stephen: Nuestros amigos de Asturias también aparentan menos edad. ¡Es muy curioso!

Por las letras y la estética de Axolotes Mejicanos podría decirse que sois un poco Peter Pan, parecéis estar viviendo una eterna adolescencia.

Olaya: No, pero ahora este disco es como más bajonero.

¡A mi me ha parecido más alegre!

Olaya: ¡Me alegro mucho!. Sí que es algo teenager pero no hablamos del instituto y esas cosas.

Stephen: Ni de la declaración de la renta.

Olaya: Sonamos juvenil pero explícitos, o así clasifican a nuestras canciones.

¿Creéis que la madurez puede acabar con la característica creatividad de Axolotes Mexicanos?

Olaya: Ahora no, pero quizás dentro de unos años…

Stephen: Yo trabajé durante cuatro años en una oficina y ahí seguía escribiendo música.

Olaya: ¿Pero cuántas canciones escribiste durante esa época? ¡A lo mejor sí que se nos acabaría el discurso!

Stephen: Yo creo que simplemente evolucionaría.

Olaya: De hecho, hemos evolucionado ya.

Stephen: Ahora las canciones son muy amor teenager y antes consistía en decir cualquier jilipollez.

Olaya: Teníamos una sobre Fraga en la que hablamos de necrofilia.

¿Por qué elegisteis el tema “Que te pires” para inaugurar este año?

Olaya: No lo se, molaba.

Stephen: “Cara de idiota” fue el primer adelanto y es parecida a otras canciones pop. Hay muchas de ese palo.

Olaya: Nos gustaba la idea de sacar una canción así, ñoña y después, una que no tuviese nada que ver. Nos apetecía mazo también hacer ese videoclip.

¿Cómo se os ocurrió la estética para “Que te pires”?

Stephen: La estética tenía que ser mas gore y asquerosa. Miramos “visuals” de un género musical japonés llamado EROGURO KEI así como asqueroso, con colores saturados, que en Youtube están en muy mala calidad.

¿Asqueroso en que sentido?

Stephen: Violento, gore. Pero al final no quedó tan así.

Olaya: El público tampoco esta muy acostumbrado a ver ese tipo de videos, y ese tipo de música no se escucha mucho hoy en día. En los 2000 quizás sí en España, aunque haya gente que sí lo ha reconocido.

¿La estética rollo dentista surgió entonces por eso?

Stephen: Los que nos hicieron el video nos propusieron ese espacio y vimos que encajaba en lo que queríamos.

Olaya: Nos mola por que parece un video de metal-core. Esa música nos gusta mucho, aunque tengamos un grupo de música pop.

Para el video habéis contado con la colaboración del cantante Macías. ¿Cómo surgió la idea de que formara parte del video?

Olaya: Es amigo de Raúl Pérez Fullea, director del vídeo y de Eduardo Montes, fotógrafo. Macías es majísimo y guapísimo.

El eterno romance adolescente de Axolotes Mexicanos

En temas como “Cara de idiota” o “Vergüenza” el amor parece mostrarse una forma más romántica, en cambio, en la gran mayoría de vuestros temas como “Que te pires” o “Te quiero”, el amor es algo desastroso. ¿Tanto ha puteado a los miembros de Axolotes Mexicanos?

Olaya: A Stephen sí.

Stephen: Yo podría cantar sobre cosas peores. “Que te pires” trata sobre mi ex, que es la peor persona del mundo.

Olaya, siendo la única mujer del grupo y tratando los temas que tratáis en vuestras canciones, ¿has observado diferencias entre la forma de gestionar las relaciones o entender el amor, en comparación con tus compañeros?

Olaya: Yo creo que sí. No lo digo por la gente del mi grupo, lo digo en general. Escuchas cualquier música sobre amor que haga un tío y son distintas. Igualmente, yo no tengo por qué identificarme con las letras de algunas cantante mujeres. Depende ese de cada caso.

¿Compartís todos esa misma visión? Sois muchos, no todos habréis vivido lo mismo…

Stephen: El otro día lo hablamos respecto al tema “Quiero que vengas”. Estábamos haciendo esa canción y Lucas dijo “Esa canción es como de ser un poco hijo de puta”. Pero claro, a todos nos ha pasado el darnos cuenta de que no nos hemos comportado bien. Hay que ser consciente de eso también para corregirlo.

Olaya: Es como una autocrítica. A veces, lo que cantamos, no describe la forma en la que uno debe comportarse.

¿Os consideráis más hirientes o herido en el amor?

Stephen: Yo me considero más herido.

Olaya: Yo las dos, pero si soy hiriente, es sin querer. Tampoco puedes ser como esas personas que dicen “Lo he pasado tan mal en el amor”, por que muchas veces no es culpa de nadie, ni de uno ni de otro.

En “Vergüenza” habláis sobre el eterno debate sobre el amor y la amistad y uno no puede evitar preguntaros si se puede continuar la amistad con alguien que te da calabazas.

Stephen: Sí.

Olaya: Depende. A un chico le dices que no y te sientes mal, no le vuelves a escribir para no reabrir la herida. Pero, sí creo que puede conseguirse, te termina dando igual tener una relación romántica o amistosa si la persona te importa. ¡Stephen, contesta tú que fuiste quien la escribió!

Stephen: Mira, puedes liarte con alguien y que luego no vaya a más y ser solamente amigos o que alguien te mande directamente a la mierda, entonces nada. Lo importante es que la otra persona te importe y te de igual si es como amigos o como algo más. Si es un enamoramiento fortísimo, de los que duelen, pues ya es otra cosa, pero deben superarse.

Olaya: Yo he descubierto que si no puedes decirle a alguien lo que sientes por miedo a su reacción, no merece la pena.

¿No creéis que estamos todos un poco enamorados de nuestros amigos?

Stephen: No de todos… ¡De unos cuantos sí!

Olaya: En mi caso, cuánto más conozco a alguien, menos me gusta en ese sentido.

Stephen: Claro, tu puedes cogerle tanto cariño a alguien que pase a ser algo más fraternal. Pero no digo que lo que digas no sea verdad.

¿No creéis que Axolotes Mexicanos es una prueba de que el romanticismo a muerto para la juventud?

Stephen: La peña es muy romántica. Lo que si quizás ha muerto es el amor romántico clásico, la monogamia… Sigue habiendo romanticismo, pero ha cambiado. Ahora somos románticos, pero quizás más guarros o quizás igual de romántico pero con más gente a la vez.

Olaya: El amor clásico rollo tengo una pareja y que sea siempre la misma, está bien, pero también otras cosas. Lo malo son las dinámicas de celos y cada vez más nos estamos dando cuenta de que eso sí que es malo.

Pero, me refiero a gestos románticos de película.

Stephen: Eso sigue pasando.

Olaya: En algunos conciertos de “Las Cariño”, han habido pedidas de mano y todo.

Stephen: Sí, la gente sigue siendo súper romántica.