Bell Chair de Grcic, rediseñando las sillas monobloc

Magis acaba de lanzar al mercado Bell, una silla fabricada con residuos industriales y 100% reciclable. Un diseño de Konstantin Grcic que le da una vuelta de tuerca a las sillas de plástico monobloc. Una pieza cómoda, colorista, apilable y además económica.

Aunque el mundo está inundado de sillas monobloc, ya que son muy baratas de producir, nunca han tenido buena fama por estar fabricadas de polipropileno, por su fragilidad y por su estética. Con Bell Chair de Magis, el diseñador Konstantin Grcic se ha enfrentado al reto de actualizar el concepto de silla monobloc, renovando su diseño con nuevos materiales y técnicas de producción sostenibles. Grcic ha conseguido una forma amable y ha ido más allá del color blanco típico de las monobloc con el color terracota, todo un acierto. Con la silla Bell la firma inicia una nueva etapa con diseños más acordes a los nuevos tiempos en los que la sostenibilidad es una necesidad. ¿Se convertirá Bell en el nuevo icono de las sillas monobloc?

Bell Chair de Grcic, rediseñando las sillas monobloc
Bell Chair de Konstantin Grcic para Magis

La Bell Chair de Grcic está realizada en polipropileno reciclado obtenido de los residuos de producción de Magis y de la industria local de la fabricación de coches. El nuevo material patentado excluye los materiales «vírgenes o nuevos» y puede reciclarse al 100% después de su uso. Además, la silla utiliza la mínima energía para su fabricación, la mínima cantidad de material posible y está fabricada de manera local en Italia. Bell pesa 2,7 kg, 1,5 kg menos que las sillas monobloc tradicionales. Por su comodidad puede servir como silla auxiliar, de comedor o incluso de contract tanto para el hogar como para retail. Una pieza 100% ecológica en todos los sentidos.

Bell Chair de Grcic, rediseñando las sillas monoblocBell Chair de Grcic, rediseñando las sillas monobloc
Bell Chair de Konstantin Grcic para Magis

En cuanto al diseño, Konstantin Grcic ha sabido darle una vuelta de tuerca creando un diseño que puede llegar a ser icónico. La silla cuenta con dos brazos, y una forma ergonómica y cómoda que se fabrica en una sola pieza. Además ha diseñado una base del mismo material patentado sobre las que se pueden apilar las sillas. Se fabrica en tres colores con toques futuristas: Sunrise, High Noon y Midnight y su precio es de 77€.

Bell Chair de Grcic, rediseñando las sillas monobloc

Bell Chair de Grcic, rediseñando las sillas monoblocBell Chair de Grcic, rediseñando las sillas monobloc
Bell Chair de Konstantin Grcic para Magis

Para Konstantin Grcic, diseñar esta silla fue una oportunidad para darle un giro a la trayectoria de la marca introduciendo nuevos productos sostenibles. “Nos dimos cuenta de que en este proyecto teníamos la oportunidad y la necesidad de abordar ciertos problemas relacionados con el proyecto. El hecho de que estuviéramos desarrollando una silla de plástico planteó algunas preguntas fundamentales sobre por qué y cómo. Al diseñar la silla, comenzamos a investigar en el uso de plásticos reciclados. Eso, a su vez, provocó un debate sobre la posición general de la marca sobre la sostenibilidad y cómo la silla podría convertirse en un modelo a seguir para renovar la estrategia de marca en el futuro“.

bell-chair.com

Bell Chair de Grcic, rediseñando las sillas monobloc
Bell Chair de Konstantin Grcic para Magis