Chicano Batman, la banda latina de rock indie que habla a la gente invisible, desde Los Ángeles. Este es su nuevo disco: Invisible People.

Chicano Batman es uno de los proyectos musicales más interesantes de los últimos tiempos. Y no te lo decimos por decoro ni por quedar bien. ¿Quiénes son Chicano Batman? Chicano Batman son un cuarteto con base en Los Ángeles formado en el año 2008 por cuatro amigos llamados Eduardo Arenas, Carlos Arévalo, Bardo Martinez y Gabriel Villa. Doce años después y cuatro discos, se han consolidado como una de las bandas referentes del indie rock californiano formada por latinos. Ellos son pioneros reivindicando presencia de músicos latinos indie en la prensa norteamericana de Los Ángeles. Esta interesante historia nos la cuenta Carlos Arévalo, guitarra de la banda, coincidiendo con el lanzamiento de su cuarto disco, ‘Invisible People’.

Chicano Batman, la mejor banda y la más cool de Los Ángeles

¿De dónde viene el nombre de Chicano Batman? El nombre se nos ocurrió en el 2008 y fue una manera de criticar la falta de representación de latinos y otras minorías en la prensa mainstream de por aquél entonces. Queríamos vernos a nosotros mismos representados en la música indie de Los Ángeles así que creamos nuestro propio camino y nuestro propio espacio para conseguirlo.

Entonces, ¿cómo surgió Chicano Batman? Justo en el mismo año, en el 2008, conocí a Gabriel, nuestro batería, en un concierto de Very Be Careful. Casi al mismo tiempo Bardo conoció a Eduardo, nuestro bajista, en una fiesta. Los tres empezaron a trabajar en canciones como ‘La Samoana’ y ‘Soniatl’ y pronto, después de aquello, nació Chicano Batman.

¿Y en que momento Chicano Batman se consolida como cuarteto? Bardo me invitó a unirme a la banda en el año 2011, así él se podía enfocar en cantar y tocar los teclados en los conciertos. Bardo y yo nos conocemos desde hace años y muchas veces hemos hablado de tocar juntos y hacer cosas, pero el momento nunca era el adecuado. En el año 2011 se dieron las circunstancias concretas porque me mudé cerca de Los Ángeles.

Chicano Batman es una banda bastante ecléctica y no del todo convencional, sin embargo, seguís siendo el típico grupo formado por 4 tíos: Una banda de cuatro miembros en la que todos los miembros componen y forman parte de la música parece algo único, especial y menos común en estos días. En estos días, muchos músicos se presentan a sí mismos como bandas de cara al público, sin embargo, es una sola persona la que está componiendo todo, actuando y grabando. Pero nosotros no somos así, nosotros, los cuatro, componemos la música, actuamos y grabamos juntos la música en directo, en la misma habitación, para añadir un componente humanístico y una energía que solo puedes crear cuando estás con la gente al mismo tiempo. Puede ser bastante engorroso trabajar de esta manera porque, hay que tener en cuenta, que hay cuatro personalidades diferentes. Pero cuando te comprometes a una única visión, el resultado suele ser excitante y único.

¿Qué etiqueta musical le pondríais a Chicano Batman? Chicano Batman siempre ha creado música que es muy difícil de clasificar, en cuanto a términos musicales, claro. No le prestamos mucha atención a los géneros musicales y sí le damos toda nuestra atención a la música, los músicos y la comunidad que crean, sobre todo si están haciendo algo único y apostando por diferentes vías musicales. Nos decantamos más por eso, porque se aleja de lo que hace o haría todo el mundo. Vemos la música como una fuerza que crea un sentimiento. Estamos más interesados en ver si una pieza musical nos conmueve y nos provoca una sensación emocional, que en si es clasificada como hip hop, pop o indie.

Chicano Batman, la mejor banda y la más cool de Los Ángeles

¿Seguís creyendo en las etiquetas musicales? La verdad es que creo que las etiquetas musicales y las categorías se están convirtiendo en algo menos relevante para el consumidor musical en general, y eso es algo buenísimo. Están más interesados en un beat o en si una melodía les hace sentir bien y ese sentimiento puede ser canalizado o lo pueden encontrar en cualquier estilo musical.

¿Y cómo explicáis vuestros proyecto musical? Nosotros solo nos vemos como artistas que están intentando escribir lo mejor y hacer las canciones más interesantes que podamos.

Invisible People es vuestro cuarto disco, ¿cómo os sentís con cuatro discos a vuestras espaldas? Nos sentimos muy afortunados de haber llegado tan lejos como banda y que todavía tengamos tantos fans que siguen interesados de manera profunda en los cuatros discos que hemos creado.

¿Por qué un nombre como Invisible People? Lo escogimos porque nos parecía algo subjetivo, el título puede significar diferentes cosas para diferentes personas. El lado más juguetón que tengo dentro lo ve como una declaración vacilona que dice que hemos llegado. Es nuestra fiesta de salida del “armario” a nivel musical. Si antes no nos habías prestado ninguna atención, bueno, ahora, después de este lanzamiento, vas a hacerlo quieras o no. Estas canciones han llegado a lugares donde no lo han hecho antes. Así que, mirándolo así, el título es una ironía juguetona.
Mi otro lado, el más serio y formal, interpreta el título como algo que describe mis sentimientos con respecto a la falta de representación. No solo sobre nosotros, sino sobre más gente. Si quieres ir más allá, este título es una crítica social que habla sobre las personas que no queremos ver, que ignoramos. Por ejemplo, inmigrantes que son detenidos en la frontera, indigentes de tu vecindario, clase trabajadora sin beneficios sanitarios, poblaciones indígenas, victimas sexuales, víctimas de racismo…

¿Qué más puedes contarnos de este disco? Empezamos a escribir en enero del 2018. Hicimos las demos de 20 canciones durante un año, antes de grabarlo durante febrero de 2019. Para este disco quisimos cambiar las cosas y diferenciarlas de otros discos. Decidimos que no queríamos apoyarnos en teclados y en ciertas técnicas de guitarras y sonidos que usamos de forma deliberada en ‘Freedom Is Free’. Sin embargo, decidimos usar distintos sintetizadores y pianos eléctricos, para los teclados y acercarnos a las guitarras de una manera y con una sensibilidad más funky. El bajo y la batería también necesitaban un sonido más grueso, contundente. Con ese criterio de sonido, a nivel musical, pudimos progresar y arriesgarnos como nunca antes habíamos hecho.

Chicano Batman, la mejor banda y la más cool de Los Ángeles

¿Qué canción ha sido más difícil de componer? ¿Y la más difícil? Invisible People ha sido la más fácil de escribir. Teníamos unos arreglos diferentes cuando hicimos la demo y cuando fuimos al estudio con Leon Michels, nuestro productor, nos dijo que necesitábamos empezar a rasgar. Así que descartamos los arreglos anteriores y re-escribimos juntos de nuevo, como durante una hora o dos y lo grabamos añadiéndole el sonido mínimo. Así que es tal y como la hicimos. La más difícil ha sido la de The Prophet. Hicimos muchísimos cambios a los arreglos y las voces, además de la melodía, hasta que quedamos contentos.

Habéis trabajado con el ganador de un Grammy como Shawn Everett, ¿cómo ha sido la experiencia? Ha sigo algo genial trabajar con él. Es muy humilde y una persona muy guay con un talento inmenso. Combinar su genial manera de mezclar con el talento a la producción de Leon Michel ha provocado una combinación musical moderna y atemporal, una especie de declaración llena de fuerza y esperanza que ha sobrepasado nuestras expectativas.

¿Habéis sufrifo algún tipo de racismo en Estados Unidos por ser latinos? Hicimos una gira con Jack White en el año 2015 y tocamos en el sur y el Midwest de los Estados Unidos. Hay lugares donde hay menos latinos que en las costas este y oeste de EE.UU. Hubo algunas ocasiones en el que la gente decían cosas racistas sobre nuestra apariencia y algo sobre nuestras canciones cantadas en español, esto en Twitter. No le hicimos mucho caso porque fue Jack White el que nos invitó a ir de gira con él, así que si le gustábamos y nos apoyaba y defendía, que lo hizo, es todo lo que necesitábamos para seguir adelante con todo.

¿Cómo está la escena musical en Los Ángeles? Es una ciudad muy capitalista, así que no parece una ciudad muy amigable. La escena musical es enorme. Hay bandas que tocan conciertos en directo para vivir y otros músicos que componen y hacen producción. La comunidad es grande y un buen lugar para ir si estás buscando crecer en cuanto a contactos una vez te has asentado.

Teníais una extensa gira a nivel mundial y por todo lo que ya sabemos, se ha parado. ¿Cómo os está afectando todo esto? Por suerte, tanto mi familia como mis amigos están bien. Ahora que se ha pausado todo me he dedicado a hacer más ejercicio, ver películas, cocinar y tocar. Al único sitio que he ido es al supermercado.

¿Cómo te gustaría que fuese el mundo tras el coronavirus y cómo crees que será realmente? Espero que después del COVID-19 podamos volver a tocar y disfrutar del público y lugares públicos con otra gente. De todas formas, escucho a los científicos y a los oficiales de salud pública que, básicamente, hasta que no haya vacuna contra esto el mundo no volverá a ser lo mismo al menos durante un año y medio.

¿Qué estás escuchando ahora mismo? Pues a Le Butcherettes, Thom Yorke, Angelica Garcia, The Weeknd, Thundercat y Portishead.

Planes para este 2020. Mantenernos sanos y seguir haciendo música.