Elii y su arquitectura fantasma

La arquitectura es un teatro, un escenario en el que suceden cosas; y son los arquitectos y las arquitectas los artífices de esta gran obra, cuya escala abarca, a través del tiempo, la ciudad. Hablamos con la oficina de arquitectura Elii, dirigida por Eva Gil Lopesino, Carlos Palacios Rodríguez y Uriel Fogué Herreros, sobre su proyecto Mad x Mad para Veranos de la Villa, con el que obtuvieron el premio COAM 2018 y ha sido finalista en los premios FAD 2020.

Hay una idea contenida en la obra de esta oficina que circula con soltura en todas sus escalas: lo efímero, lo transmutable, lo invisible. Desde sus casas, en una escala pequeña, vemos esta flexibilidad que hace aparecer y desaparecer muebles. Otorgando de vida a los diferentes espacios, que alojan múltiples funciones. Sus casas cambian y las personas lo hacen con ellas. Acaso son las personas las que mutan y los espacios reflejan este movimiento. Vemos así Didomestic, Yojigen Poketto o House of Would.

Imagen superior: Proyecto Mad x Mad, inauguración de Veranos de la Villa 2019 Un verano entero’ por Bwelke. Fotografía de Estudio Perplejo

Elii y su arquitectura fantasma

Imagen superior: Proyecto Mad x Mad, Veranos de la Villa en el Pabellón de Cristal de Casa de Campo, “Imaginé cuerpos y ninguno era el mío de Janet Novás con ZAP&BUJ. Fotografía de Estudio Perplejo

Didomestic es una reforma con la que se consigue, en poco espacio, una gran variedad de funciones gracias a un suelo técnico; un mueble arquitectónico que otorga gran flexibilidad. Yojigen Poketto sigue esta misma estrategia. En ella vemos una escalera que se convierte en cajonera e incluso camina ella sola por el espacio para transformarse en asiento. Una libertad que se apodera de House of Would permitiendo que se mueva con agilidad por el paisaje.

Uriel, Carlos y Eva hablan de este intercambio entre la escala pequeña y la grande. Un viaje de ida y vuelta entre sus proyectos más grandes y más pequeños. Un intercambio de información que enriquece la obra de Elii y su modo de hacer arquitectura. Los escenarios representados en sus casas se insinúan, con sentido, en su proyecto para Veranos de la Villa, su mayor proyecto hasta la fecha: 69.202,73 hectáreas en la ciudad de Madrid.

Elii y su arquitectura fantasma

Imagen superior: Alma de Rimel, escenografía para María Jerez.

Elii y su arquitectura fantasma

Imagen superior: Interior del proyecto Didomestic. Fotografía de Imagen Subliminal

Elii y su arquitectura fantasma

Elii y su arquitectura fantasma

Imágenes superiores: Casa Yojigen Poketto. Fotografía de Imagen Subliminal

Veranos de la Villa es un festival nómada y distribuido que se activa durante los meses de julio y agosto en diferentes localizaciones de los 21 distritos de la ciudad de Madrid, en palabras de Elii: “una suerte de coreografía urbana (de técnicos, artistas y ciudadanos) en movimiento.” El proyecto nace de la idea por redescubrir la ciudad en verano. Esta era la premisa con la que el equipo de Veranos de la Villa, dirigido por Maral Kekejián, comenzaba este festival y que Elii nos explicaba así: “para lidiar con la complejidad de un ecosistema urbano como el de Madrid es preciso conformar un equipo, simétricamente complejo y diverso. Quizá sea en esta pluralidad de miradas y de modos de hacer donde resida el valor de una experiencia como la de Veranos de la Villa.”

Elii y su arquitectura fantasma

Elii y su arquitectura fantasma

Imágenes superiores: House of Would. Fotografías de Imagen Subliminal

Elii ha crecido con Veranos de la Villa. Han aprendido estrategias con las que abordar el proyecto de arquitectura. Su carácter efímero les permitía la rápida puesta en marcha de todos los escenarios y su posterior estudio y observación: “Cuando empezaba el festival, nuestra parte del trabajo ya estaba terminada y entregada. Justo cuando para el resto del equipo empezaba el momento más intenso, nosotros podíamos ir a disfrutar de los eventos. Aprovechábamos entonces para evaluar el funcionamiento de las diferentes actuaciones.”

Elii y su arquitectura fantasma

Imagen superior: House of Would. Fotografía de Imagen Subliminal

Las diferentes acciones dentro del festival aparecían y desaparecían, un aspecto que Elii nos explica como su mayor potencial: “el hecho de que un determinado paisaje urbano se viera completamente transformado en unas horas y, muy poco tiempo después, volviera a su estado habitual”. La ciudad así, a través del espacio público, se convertía en un lugar de experimentación, de prueba y aprendizaje.

Elii y su arquitectura fantasma

Imagen superior: Fachada sureste de House of Would. Fotografía de Imagen Subliminal

“El espacio público no es un simple contenedor o un soporte de las actividades. El espacio público también son las acciones que, en él y a través de él, suceden.” Así nos explica Elii la importancia de las diferentes acciones que tenían lugar en el festival. “Esta condición, que hemos llamado urbanismo fantasma, nos invita a los ciudadanos a experimentar los lugares de siempre, de otras maneras… A visitar sitios nuevos, que no sabíamos que estaban ahí; a transitar el paisaje urbano, con otra mirada; a suspender el tiempo de la rutina, en eventos irrepetibles; a disfrutar del patrimonio de la villa, en situaciones insospechadas; a redescubrir una geografía de espacios públicos, a partir de un mapa singular.” Un fantasma alegre, en definitiva, que venía cada verano para divertir la ciudad.

——-

www.elii.es

——