Lanzarote, una tierra en una fecha futura

Lanzarote, cuando La Tierra y Marte se unen en una sola isla paradisiaca.

El Perseverance ha logrado esta semana pisar el suelo de Marte. Tras más de seis meses y millones de kilómetros de travesía por el espacio, el vehículo enviado por la NASA ha atravesado la atmósfera marciana y ha tocado tierra”. Lo que nos dejó ver el sistema de cámaras Mastcam-Z de la nave que posó sus patas en el planeta rojo el pasado febrero, mucho tiene que ver con la sensación que uno tiene cuando llega y se adentra en la isla de Lanzarote.
No en vano, la zona donde aterrizó el robot, fue bautizada como Timanfaya, en alusión al Parque Nacional “de los más de 25 volcanes”. Este espacio protegido ofrece varias opciones para el viajero. En torno a la carretera LZ-67, que une los municipios de Tinajo y Yaiza, se encuentran las diferentes instalaciones, y existe la opción, previa reserva, de hacer dos rutas de senderismo para gozar a pie de astronauta de este paisaje extremo (turismolanzarote.com).

Texto: S. R. Alonso

Lanzarote, una tierra en una fecha futura

Seguimos en modo pasajero del espacio: La Cueva de los Verdes, otro de los reclamos turísticos, pero que no por ello menos aconsejable, ofrece un delirante y surreal recorrido por toda una serie de cavernas formadas por un río subterráneo de lava. La estructura y hasta las formas de este foso funcionan como un lugar perfecto para conciertos. Por el momento todo está en silencio ahí abajo, pero con permiso del omnímodo coronavirus, muy pronto volverán con su programación cultural (cactlanzarote.com).

Lanzarote, una tierra en una fecha futura

Ya en suelo firme, la ausencia de vegetación y las siluetas de los volcanes, nos llevan a uno de lo pueblos más bonitos del orbe: Villa de Teguise, a doce minutos en coche de Famara (uno de los paraísos en la isla para los surferos). Hay una suerte de viaje a un pasado colonial cuando uno pasea por las calles de esta pequeña villa, antigua capital de Lanzarote. Hacer una parada en la Cantina para tomar un vino volcánico de la comarca de La Geria, es religión.

Lanzarote, una tierra en una fecha futura

Dirección al norte, la hora del atardecer es otra de las cosas que no puedes dejar de hacer. Aquí se encuentra, situado a 400 metros de altitud en el Risco de Famara, el Mirador del Río, una las creaciones arquitectónicas más representativas de César Manrique. Como broche profano, y precisamente porque lo mundanal nos devuelve a la realidad, la vida nocturna local está en la ciudad de Arrecife. Aquí los lanzaroteños tiene su lugar de encuentro en el Charco de San Ginés y la mejor cocina está en el bar Naia, del cocinero Mikel Otaegui.

Será el síndrome de unos tiempos insólitos, pero Lanzarote sigue siendo ese lugar impactante al que te irías no sólo de vacaciones sino a vivir el último día del eclipse.

Lanzarote, una tierra en una fecha futura

Un remanso de energía retro eco y wellness en el hotel Meliá Salinas de Lanzarote

Cuando nadie usaba aún la palabra sostenibilidad como poderosa herramienta de marketing, el gran César Manrique ya la había integrado a su vocabulario arquitectónico. Defensor a ultranza de la esencia de la isla que le vio nacer y del obligado respeto a la naturaleza, Manrique fue reclamado por el arquitecto Fernando Higueras, para, juntos, dar forma al Hotel Meliá Salinas en los años setenta (melia.com).

Lanzarote, una tierra en una fecha futura

Hoy, tras una reforma y rehabilitación integral y redecoración de los espacios, el hotel respira una inevitable esencia retro, pero no deja de ser una joya en todos los sentidos. Con jardines interiores en el edificio principal que lo convierten en un edén casi selvático y su piscina diseñada por el mismísimo Manrique (lo más parecido a sumergirte en una laguna de película fantástica), el hotel cuenta con 272 habitaciones y 10 villas. Lo más novedoso para esta temporada, unir deporte, relax, gastronomía saludable y experiencias en destino únicas.

Lanzarote, una tierra en una fecha futura

Meliá Salinas es una invitación a conocer el destino en su totalidad con una propuesta de bienestar integral con un enfoque holístico y actividades para todo tipo de viajeros que buscan conectar cuerpo y mente en un ambiente paradisiaco”, explican.
Con una estética súper cool, profesionales de la práctica del yoga, las artes marciales, el fitness y la danza dan forma a un programa llevado a cabo por un equipo de expertos con rutinas que mezclan estas disciplinas en espacios que sólo has podido imaginar en sueños.
Lanzarote, una tierra en una fecha futura