Pirámida presenta su primer disco, Vapour. Electrónica experimental desde Huelva.

La escena musical andaluza está en uno de sus mejores momento. Proyectos muy potentes se están consolidando y todo esto da espacio y cabida a la proyección de otras bandas. Rocío Fernández es una cantante, compositora y productora de Huelva de 36 años que acaba de publicar su primer disco, Vapour. Bajo el nombre artístico de Pirámida (@piramida.sp) su electrónica ecléctica y experimental presenta un mundo visual y sonoro muy especial. Antes de crear Pirámida, su proyecto en solitario, formaba parte de otras bandas musicales, sin embargo, ahora se siente una artista libre y sin ataduras. A principios de este año 2021 tocó en directo en el programa de Ariel Rot, Un País Para Escucharlo de La2.

Video A Daydream Rocío Fernández aka Pirámida (@piramida.sp)

Pirámida, electrónica refinada y mística desde Huelva

Entrevista con Rocío Fernández, voz y alma de Pirámida

¿Cómo empezaste en la música?

La música ha formado parte de mi vida desde muy pequeña. En mis recuerdos de infancia siempre hay música sonando, y bueno, con el tiempo crearla se convirtió en necesidad. Empecé haciendo música en directo para “Laca Digital”, un colectivo performático del que formaba parte junto con otros artistas de mi ciudad como Wild Welva o Pilar Lozano (Plástico Cruel). Junto a ellos y varios amigos más, entre ellos Raúl Molín, creamos Clâsico Drama, una banda de pop electrónico muy rollo Múm. Dimos varios conciertos y lo cierto es que teníamos bastante proyección, pero éramos muchos, empezamos a tener hijos, trabajos, la vida… Y aquello al final se disolvió.

¿Y en qué momento decidiste o te animaste a crear el proyecto de Pirámida?

Tras varios años trabajando en un proyecto con varios amigos productores, en los que aprendí muchísimo pero que no terminaba de arrancar, hace dos años me di cuenta que necesitaba tomar mi camino en solitario y de alguna forma tener el control absoluto de mis producciones.

¿Qué querías transmitir con el nombre de Pirámida?

Pirámida es el título de un disco de Efterklang. A raíz de ese disco descubrí que Pirámida fue un asentamiento minero soviético en el archipiélago de Svalbard, Noruega y que actualmente cuenta con tan solo un habitante. Hay un documental sobre este disco y sobre Pirámida, The ghost of Piramida, que adoro y recomiendo. Lo cierto es que necesitaba un nombre y con Pirámida me sentí cómoda. La tilde es licencia mía…

Eres de Huelva, ¿cómo sientes y cómo ves la escena musical andaluza?

A nivel nacional este estilo de música sigue siendo muy poco visible y en Andalucía pues más de lo mismo, creo que a pesar de que la escena está creciendo y que hay gente haciendo cosas enormes, la discriminación geográfica es algo patente, y las restricciones derivadas de esta pandemia tampoco ayudan. Aparte, los artistas andaluces que no “vendemos” la marca Andalucía también siento como que lo tenemos aún más difícil.

Pirámida, electrónica refinada y mística desde Huelva

Vapour es tu primer disco.

Los problemas, como las alegrías, van y vienen. Cuando superas uno, la vida te pone otro por delante. Vivimos en un círculo de felicidad y tristeza infinita y en muchos momentos de mi vida he tenido que desmaterializarme y convertirme en una especie de vapor para poder adaptarme a las circunstancias. El disco, igualmente, es un círculo en sí, donde el final también es el comienzo, significando el bucle continuo al que nos somete la vida.

¿Cuál es la intención de Vapour?

Al final sin quererlo he acabado contando un poco mi vida, pero no nació con la intención de contar sino de entenderme. Ha sido un trabajo muy introspectivo en el que he ordenado un poquito mi cabeza y he llegado a comprenderme a mí misma, poniéndole música a ciclos y sentimientos que al final, simplificando, no dejan de ser universales.

Pirámida: “Vapour, desde el principio ha sido concebido como un álbum autobiográfico en el que cada canción se corresponde con alguna etapa de mi vida”

¿Qué canción crees que representa mejor el disco y a Pirámida de este 2021?

A daydream, es mi niña bonita. Ha sido de las últimas canciones que compuse. No sé si es la canción que representa mejor el disco, pero desde luego sí a Pirámida.

El disco fue grabado y compuesto entre 2020 y 2021, ¿sientes que sigue siendo vigente? Me refiero, que con tantos cambios, confinamiento de por medio y una pandemia, quizá eres otra persona y querías expresar otras cosas.

Vapour, desde el principio ha sido concebido como un álbum autobiográfico en el que cada canción se corresponde con alguna etapa de mi vida. La pandemia a nivel personal me ha servido para parar y reflexionar mucho, por lo que las canciones han ido naciendo e hilándose entre sí de forma muy natural, como si estuviese en una especie de terapia. Esto de alguna forma ha contribuido a cohesionarlas, convirtiéndolo yo creo en un disco bastante atemporal, el covid ha sido el contexto nada mas.

Pirámida, electrónica refinada y mística desde Huelva

¿Quién es Pirámida y qué estilo musical hace?

Pues desde que empecé con Pirámida he estado colaborando con otros músicos de géneros variados, por lo que quizás no me haya definido ningún estilo concreto, aunque el nexo siempre ha sido la electrónica. La melancolía probablemente es el sentimiento que más me conmueve e inspira, el frío, el invierno… me producen una sensación de bienestar y paz maravillosa. Utilizo mucho mi voz para reflejar eso, sampleándola y creando atmósferas con ella, la mayoría de mis temas surgen a raíz de eso.

Eres productora, música y compositora.

Tener el control de cada obra desde el principio hasta el final es algo maravilloso. Disfruto muchísimo encerrándome en mi estudio. El nacimiento de una canción genera en mí un sentimiento de libertad absoluta y de incertidumbre que me fascina. La mezcla final y el mastering la hago junto a A. Peláez en su estudio, nos conocemos desde hace años y nos entendemos muy bien. Mi forma de trabajar es muy intuitiva y él es mas técnico, así que todo se equilibra.

Pirámida: “La música electrónica necesita urgentemente una visión de género mas amplia, el porcentaje de mujeres me parece verdaderamente alarmante”

¿Por qué crees que hay tan pocas productoras musicales en España? ¿Y por qué crees que se les da tan poco reconocimiento o empuje?

El rol de la mujer en la música, pues que te voy a contar… Afortunadamente poco a poco parece que se nos está dando mas visibilidad, pero no es fácil. A las mujeres se nos sigue exigiendo una imagen y unas actitudes específicas por nuestro género, y parece que tenemos que demostrar x 10 el valor real de lo que hacemos. La figura del productor es masculina, entonces claro, la mujer, en la mayoría de casos, es que ni se lo plantea como una opción. La música electrónica necesita urgentemente una visión de género mas amplia, el porcentaje de mujeres me parece verdaderamente alarmante.

¿Crees que un proyecto como Pirámida va a ser entendido de una manera más comercial o será algo más nicho?

Mis anteriores trabajos sí que quizás tenían un punto más comercial, al ser todas colaboraciones con otros artistas, tener que adaptarme un poco a otros estilos, y que quizás Pirámida aún no se había encontrado del todo con Rocío. Con Vapour me he adentrado más profundamente en mi mundo interior, las atmósferas son mas oscuras y melancólicas, cada canción es un trocito de mi pasado/presente.

Has contado con artistas como IchBinMupi, Raúl Molín y Wave Trip para el arte y la estética del lanzamiento, ¿por qué con ellos?

Los tres son personas muy especiales en mi vida y en este disco me apetecía como que todo quedase en casa. Tengo mucha suerte de contar con ellos, y súper contenta de que hayan formado parte de Vapour.

¿Cómo ha sido crear el universo artístico de Pirámida?

Pues ha sido un proceso de trabajo muy duro, tanto a nivel físico como emocional. IchbinMupi es una pieza clave en Vapour. Juntos hemos ido tejiendo poco a poco este disco, tanto la parte visual como musical y conceptual. Ahora estamos preparando juntos el directo y estamos súper emocionados. Al fin vamos a poder materializar el imaginario que llevamos meses conceptualizando.

¿Con quién te gustaría colaborar?

Uy, con mucha gente, ¡me encantan las colaboraciones! Es una experiencia súper enriquecedora donde se comparte y aprende mucho.

¿Qué música estás escuchando ahora mismo?

Pues llevo una semana enganchada a Luz Oscura, una playlist de Shasha en la que estoy descubriendo a artistas maravillosos. Casi 16 horas de música nueva.