Random Madrid: local de moda y club semiclandestino

Cuestión de expectativas. Si el cuerpo se ha levantado rumboso y con ganas de cierta guerra tal vez apetezca hacer acto de presencia en un lugar así. Si se es talibán de la ortodoxia nocturna o pureta de según qué saraos menos “puestos”, igual son los picores los que aparecen. Random Madrid merece encumbrarse a la cúspide rotativa de las modas urbanas. Lo tiene todo. Pero cuidado con las modas, que lo mismo que llegan se van con bomba de humo. La competencia, véase Habanera o Amazónico, es implacable. Por ahora, Madrid da de sí en su convivencia. ¿Le aguantarán las costuras?

Random Madrid: local de moda y club semiclandestino

Imagen superior: servicio de copas en el Club Anónimo de Random Madrid

Random Madrid: local de moda y club semiclandestino

Imagen superior: vista del comedor de Random Madrid

Las piezas del puzle con las que se va conformando el mapa dinámico del comercio y el bebercio de Madrid suelen repetir nombres. En este caso suena el de Esteban Arnaiz –más el de Aynara Menchaca, sí-, que ya conociéramos por Lé Cocó y El Columpio. Frente a éste último, en la calle Caracas del barrio de Chamberí, dispuso de un local enorme con posibilidades infinitas. Random Madrid se presenta en escenario preciosista diseñado por el estudio Madrid in Love de Juan Luis Medina como un restaurante y club nocturno multiespacial.

Random Madrid: local de moda y club semiclandestino

Imagen superior: entrada por la terraza de Random Madrid

De entrada, una diáfana terraza techada con paredes de ladrillo y sillas de mimbre. Subida al comedor en el que parece que siempre es de noche. Escaleras abajo, el factor sorpresa al que cada vez más negocios similares son incapaces de renunciar: un club que dice ser clandestino y al que supuestamente se accede mediante contraseña.

Random Madrid: local de moda y club semiclandestino

Imagen superior: detalle de las mesas en Anónimo Club de Random Madrid

Todo en condicional, porque no se puede hablar de verdadera clandestinidad (cuesta hablar de anonimato incluso, a pesar del nombre: Anónimo Club) ni que el acceso cifrado sea impepinable. Basta llegar de El Columpio para las copas o conseguir mesa en el interior de esta animada cueva que recibe con un luminoso que reza Disappear Here y una vitrina con emblemáticas portadas de vinilos. Del Bad de Michael Jackson al Absolutely Live de Rod Stewart o al The Stevie Wonder Collection. Cenar a ritmo de dj indigestará a algunos, pero es una propuesta que cunde (el nivel de decibelios del Noname Bar, por ejemplo, es otro nivel). Para el cóctel de turno pega más este ritmo de garito revisitado.

Random Madrid: local de moda y club semiclandestino

Imagen superior: bajada al Club Anónimo de Random Madrid. Foto: Pablo Paniagua

La intención de Esteban Arnaiz era facturar en Random Madrid un modelo de cocina de raíces y tradición en un espacio muy cosmopolita. Hasta ahí bien. Para ello se apoya en Dani Rodríguez, jefe de cocina que empezó con Francis Paniego y al que se trajo de Londres, y Juan Rioja, chef ejecutivo con experiencia junto a Rodrigo de la Calle o Gordom Ramsey.

Random Madrid: local de moda y club semiclandestino

Imagen superior: vista de la sala de Club Anónimo en Random Madrid

La carta de Random Madrid ciertamente tiene esas pretensiones en algunas referencias: sus croquetas, alcachofa y txangurro, presa ibérica con puré de berenjena asada y salsa de moscatel, rape negro con panceta curada y jugo de morros, carrillera ibérica con cremoso de boniato… Se nota especialmente en los platos de cuchara: arroz socarrat, sopa de ajo tostado o judía del Barco de Ávila con rabito de cerdo glaseado. Pero tal vez cae en lugares hoy demasiado comunes con el tartar de pez limón, el ceviche de corvina o el steak tartar, mientras es original con la ensalada de cereales y acierta con unos postres variados y apetecibles: la cheesecake de Chamberí, el sorbete de lima con gel de gintonic, el babà napolitano con sopa de mascarpone, el cremoso de chocolate, la tarta de zanahoria, la tartaleta de limón para rebañar… Clave internacional y ecléctica a merced de temporada y mor de influencias italiana, francesa, nikkei, castiza. A la espera de la comanda, nos relamemos con mantequilla de boletus.

Random Madrid: local de moda y club semiclandestino

Imagen superior: plato de rulo de cabra relleno de setas, manzana y frutos secos

Random Madrid suena y sabe sofisticado. A unos les decepciona un tanto su sabor, a otros les seduce el envoltorio cool (¡ese cuarto de baño teatral que ya es una moda en sí misma!). Mejor ir con la mente limpia. Mejor darle al cóctel. Mejor pasárselo bien y hacer balance en casa o al día siguiente.

Random Madrid: local de moda y club semiclandestino

Imagen superior izquierda: detalle del personal. Derecha: uno de los cócteles de Random Madrid

Random Madrid: local de moda y club semiclandestino

Imagen superior: rodaballo al vapor de té verde con salsa de curry amarillo y PakChoi

Random Madrid: local de moda y club semiclandestino

Imagen superior: cóctel Spicy Mango preparado en Random Madrid por el bartender Doru Timoce

——————————

Random Madrid

Calle Caracas, 21, Madrid

914 10 92 50

randommadrid.com

—————————–