BURR convierte un antiguo local en dos viviendas flexibles

El estudio madrileño BURR ha transformado antiguo almacén en dos unidades residenciales pensadas para evolucionar y ser flexibles a las solicitudes espaciales y económicas de sus nuevos usuarios.

La concepción tradicional de un hogar para toda la vida, traducido en una rigidez formal del modelo arquitectónico residencial predominante en España las últimas décadas, se ha visto subvertido por nuevas propuestas. Estos proyectos tratan de adaptarse a las necesidades domésticas y los constantes cambios –económicos y sociales- a los que nos vemos sometidos como sociedad. Para ilustrar esta nueva concepción, BURR nos enseña su proyecto MG08, un buen ejemplo de como la arquitectura puede ser sinónimo de flexibilidad y transformación.

BURR convierte un antiguo local en dos viviendas flexibles

Siguiendo la premisa anteriormente descrita, la intervención MG08 trata de transgredir las normas espaciales asociadas a una vivienda y transforma un antiguo local comercial en planta baja situado en Madrid en dos unidades residenciales que ocupan el espacio de manera flexible y cambiante.

BURR convierte un antiguo local en dos viviendas flexibles

BURR plantea el proyecto como una vivienda partida en dos, pensado para que los propietarios puedan vivir en una de las mitades mientras que alquilan la otra de manera simultánea.

BURR convierte un antiguo local en dos viviendas flexibles

La distribución modular permite que la superficie y configuración de cada vivienda se pueda ver alterada según las solicitudes de cada momento: revertir el proceso y crear una vivienda más grande, convertir una de las viviendas en un estudio o local comercial o mantener la situación actual para obtener unos ingresos extra.

BURR convierte un antiguo local en dos viviendas flexibles

Un muro con protección acústica separa las dos viviendas, que cuentan con una cocina abierta al comedor y una sala de estar que se abre un patio. También se han diseñado altillos que contienen las habitaciones.

BURR convierte un antiguo local en dos viviendas flexibles

El tratamiento material del proyecto recupera la esencia industrial, comercial y deportiva asociada a los usos que tuvo el local tiempo atrás. Un muro alicatado amarillo que recuerda un vestuario de gimnasio o el uso materiales y tratamientos cementosos en suelos y paramentos verticales son ejemplos de ello.

BURR convierte un antiguo local en dos viviendas flexibles

Otro elemento que BURR ha recuperado del antiguo local es la estructura portante de una antigua nave industrial que se sitúa en los patios que ambas piezas ocupan.

BURR convierte un antiguo local en dos viviendas flexibles

Por último cabe destacar la presencia de las cocinas en el proyecto, desarrolladas junto con CUBRO, una empresa española que customiza y personaliza las estructuras estandarizadas de IKEA con frentes en una gran variedad de gamas y colores. De este modo, las cocinas del proyectos se materializan como un elemento de suelo a techo en madera natural de abedul, que trata de romper la escala tradicional de esta estancia, para adaptarse al espacio de grandes dimensiones con el que cuenta el proyecto.

___________

Ficha técnica

Arquitectura: BURR (antes Taller de Casquería): Elena Fuertes, Ramón Martínez, Álvaro Molins y Jorge Sobejano
Colaboradores: Amanda Bouzada Novoa, Matías Rico Bujeda
Construcción: Proingenia proyectos
Cocinas: BURR + CUBRO
Fotografía: Maru Serrano y José Hevia.

 

Acerca de BURR

BURR es un estudio madrileño que plantea la práctica arquitectónica desde su vertiente más conceptual y experimental y que nace en 2021 como transformación de lo que fue Taller de Casquería, en activo desde el año 2011. Al frente están Elena Fuertes, Ramón Martínez, Álvaro Molins y Jorge Sobejano, todos jóvenes arquitectos de entre 32 y 34 años.

+

www.burr.studio