ENTREVISTAMOS A THE SHIPSLA MÚSICA COMO FORMA DE VIDA

Cuando todo parecía estar más o menos asentado en nuestra escena con las asiduas propuestas folk, los ramalazos de alternative rock e incluso con algunos atrevidos que le dan al minimalismo electrónico y al gusto experimental, de repente aparecen The Ships para alterar los órdenes establecidos. Han conseguido congelar el ritmo de la actualidad y convulsionar al público y crítica con su primer disco, The Summer of Our Lives (Miel de Moscas, 2014). Una inesperada vuelta al pasado, un paseo por sonidos y arreglos vintage que nos remontan a los 60 californianos. Eterno retorno de sabor pop-surf, que se presenta de la mano de tres fieras musicales de nuestro país: Dani Llamas, Juan Ewan y Paco Loco. Uniendo sinergias, conocimientos y años de experiencia han encontrado con The Ships el código perfecto para comunicarse con las gentes de hoy en clave pretérita. Dinamismo del primer rock & roll, nostalgia pop y una sencilla pero contundente tendencia guitarrera son las claves para vertebrar este trabajo apetecible, exquisito y necesario. Doce canciones que se convierten en toda una boutique de melodías de un verano que se resiste a tener fin y es capaz de brillar durante todo el año. Dani nos lo cuenta.

The Ships surge como fruto de viejas relaciones como viejos conocidos que sois entre, por lo menos dos de vosotros (Juan y tú)… ¿pero qué os llevó a decidiros para dar forma a este proyecto? Juan y yo nos conocemos desde hace casi 15 años, veníamos de la misma escena, teníamos gustos musicales muy parecidos, y muy pronto surgió una increíble amistad. Y hace diez años ya empezamos a enviarnos ideas por mail. Hace 4 años decidimos dar forma por fin al proyecto y grabar un disco juntos. A Juan siempre le dije que le encantaría trabajar con Paco, con el que yo había tenido la suerte de trabajar en varias ocasiones, y la conexión con Paco fue tan grande que se convirtió en el tercer miembro de The Ships al instante. Los tres compartimos esa adoración por grupos como The Jayhawks, Lemonheads, Dinosaur Jr, Code Blue, The Posies, Teenage fanclub, The Plimsouls …

¿Cuál es el nexo de unión entre estos tres veteranos de la música? Sin duda alguna los tres somos muy distintos pero a la vez muy parecidos. El nexo de unión es la amistad, el humor , el trabajo ( los tres somos o intentamos ser muy trabajadores y esforzarnos al máximo con nuestros proyectos ) y gustos musicales muy parecidos.

¿Qué aportáis cada uno de vosotros a The Ships? Siempre o casi siempre hay bandas donde hay un líder, en este caso tenemos la suerte de que en nuestro caso la aportación de cada uno de nosotros hace que The Ships suene así. Paco pone la magia, esos arreglos tan maravillosos, su increíble producción…Juan y yo estamos más presentes en la composición y en escribir las canciones.

¿Qué os diferencia con respecto a otras bandas? No sé qué decirte (risas)… simplemente somos una banda de tres amigos, que lo pasa increíblemente bien juntándose y haciendo lo que mas les gusta, que es hacer y grabar canciones.

¿Existen prejuicios ante el mainstream, por el hecho de que Juan tenga un papel en el Sueño de Morfeo? Es algo que a Juan sí que le preocupaba, y siempre nos decía : “Tengo miedo que por mi culpa haya gente que no escuche The Ships”. Pero nosotros siempre le decíamos que no fuese tonto, nos parece muy infantil que alguien no escuche The Ships por eso.

¿Puede este hecho causar rechazo entre el público más purista? Creemos que no, al final si conoces a Juan, sabes que viene de tocar con grupos de hardcore, punk, post rock, desde hace 20 años. Se dedicaba a organizar conciertos de Bcore, nuestros y de más gente en Asturias (Standstill, Unfinished Simpathy…), y siempre ha escuchado ese estilo de música. Que trabaje en El sueño de Morfeo, es una suerte para él, ha tenido la suerte de vivir de la música y trabajar con amigos.

Vuestro disco, según comentáis, debido a vuestras apretadas agendas ha sido grabado en dos tandas… Grabamos 10 canciones hace 4 años, en una semana en el Puerto con Paco, pero por las agendas de los tres no vimos el momento para sacarlo. Este año estábamos más libres y entonces decidimos volver a bajar con Paco y grabar 3 temas más, y así por fin tener el disco.

¿El enclave de El Puerto de Santa María ha influido de alguna manera en el disco? Totalmente, es mágico estar allí en casa de Paco y en su estudio. La luz y la frescura del disco mucho tiene de ahí.

ENTREVISTAMOS A THE SHIPS

Escucharos es como rescatar un disco de pop de los 60. Desde el inicio con “Want” quedan patentes estas influencias… Sí, sin duda a los tres estamos muy influenciados por el pop de los 60. Sin The Byrds, The Velvet Underground, The Beatles o The Kinks, por citar algunos nombres, no existirían The Ships, pero eso es obvio.

¿Qué me dices de “Hipster”? ¿Una crítica o mera aportación social? No sabría definirlo, yo tengo cierto resentimiento de clase. Juan trajo una idea, una coña. Igual yo lo llevé un paso más adelante. Me hace gracia porque es como escuchar una canción tranqui de los Lemonheads pero con una letra hardcore. Para mí todo esto de los hipsters merece tan poco la pena que no quiero aburriros con mis teorías sobre la mercantilización del arte, o la despolitización absoluta de ciertos grupos sociales arribistas y esnobistas.

Cuenta, cuenta… Bueno, venga, me lanzo a la piscina. Llevo toda la vida viviendo de la música y el arte desde el punto extremo de siempre ponerlo en el centro de mi vida. Tantas cosas arriesgadas por hacer canciones, por montarme en una furgoneta con otras personas y recorrer mundo, tantos trabajos de 9-17h rechazados, tantos bocatas comidos… Que sencillamente me parece una bajeza enorme unir la música y la moda como simples continentes donde pequeños grupos sociales altamente despolitizados han desplazado a las vanguardias, al arte que arriesgaba y que rompía. Todo es un signo muy sintomático de nuestro tiempo, de la capitalización de la estética y la cultura.

“Telephone” la escribiste en Namibia… ¿qué te inspiró y qué te trajiste de aquella experiencia? Estuve, por cosas de mi curro, viviendo una experiencia muy única. Convivir con una tribu durante 3 meses. Teníamos un teléfono satélite con el que todo el equipo nos comunicábamos con nuestros familiares, a través de una persona que desde la oficina en Madrid, hacía de enlace. La canción poco tiene que ver con eso, pero ahora que lo pienso, seguro que en mi subconsciente echaba mucho de menos tener largas conversaciones telefónicas con mi chica, por ejemplo. El caso es que allí el tiempo pasa muy despacio, y conseguí hacerme con una guitarra, así que escribí muchísimas canciones, entre ellas, ésta.

¿Podría decirse que se trata de un disco conceptual autobiográfico? Lo digo por temas como “Julia”, la propia “Telephone”… Julia llegó al mundo casi dos años después de que grabáramos la canción. Pero si le das la vuelta, ya tenía claro cómo llamar a mi hija, si alguna vez la tenía. Es muy difícil separarse de lo que uno escribe. A mí me resulta muy difícil ser un narrador de historias no propias. En The Ships, lo autobiográfico sí queda un poco más al margen, aunque por ejemplo está muy presente en temas como “I Got Lost”.

¿A qué te refieres con la presencia de Wilson en la canción “The Summer of our lives”? En el estudio siempre estábamos con la coña de que Paco invocara a Brian Wilson para grabar esos teclados de “The Summer of Our Lives”, parecen sacados del Pet Sounds.

¿Qué es el éxito para vosotros? Haciendo referencia a vuestra canción “Who”. El éxito es poder seguir haciendo una banda con amigos, para pasarlo bien. El éxito es poder disfrutar de la música de la misma manera que cuando empezamos. El éxito es tener ganas de subirte a una furgoneta para vivir aventuras. El éxito de esta carrera es, simplemente, seguir corriendo.

Curiosa portada la del disco… ¿A qué viene? Juan siempre va con una cámara a cuestas. Le gusta retratar momentos de la vida cotidiana, y tiene un gran ojo. Captó esta escena en California. El momento es muy divertido.

¿Cuándo os veremos presentando The Summer of Our Lives en directo? Para empezar, el 7 de noviembre en Madrid (El Sol). Y después iremos a muchos más sitios. Se están cerrando muchos conciertos, pronto os contaremos dónde vamos a estar tocando en los próximos meses.