La Cueva Studio: cerámica, diseño y artesanía

 

Detrás de La Cueva Studio está Covadonga del Campo, asturiana de 32 años que estudió publicidad y RRPP en Salamanca, diseño gráfico en el IED de Madrid y posteriormente escaparatismo en Artidi en Barcelona. Desde su taller en Gijón (Asturias) produce objetos decorativos y funcionales de cerámica creando formas geométricas y grafismos muy acordes al movimiento New Memphis. Hablamos de los procesos, las ciudades, de lo analógico, lo digital y de todos las proyectos que tiene en su agenda.

¿Por qué el nombre de La Cueva Studio?

Covandonga del Campo:
Es una conexión con mi mi nombre, Cova en latín significa Cueva.

¿Cuándo montas La Cueva Studio?
En Junio del 2016. Todo surgió de un modo bastante inesperado. Durante los meses anteriores a esta fecha estuve viviendo en Barcelona, decidí apuntarme a un pequeño taller de cerámica Artemis que estaba al lado de mi casa en Poble Sec, dirigido por Misako Homma. No tenía la intención de dedicarme a la cerámica o crear un estudio, fue solo como hobby. Este fue mi primer contacto con el material y muy pronto me di cuenta de que, además de conseguir que me relajara y evadiera por completo, me gustaba lo suficiente como para plantearme tomármelo más en serio. Decidí volver a Gijón e intentar sacar adelante una marca, algo que siempre había tenido en mente pero nunca había sabido cómo enfocar.

¿Qué tipo de trabajos hace La Cueva Studio?
He sacado dos colecciones hasta el momento. Son objetos decorativos y funcionales de cerámica, como lámparas, espejos pero sobre todo jarrones. También trabajo en pequeñas colaboraciones o proyectos para terceros; ahora mismo estoy pendiente de que salga a la luz uno que me hace muchísima ilusión, una colaboración con un museo que espero poder sacar a la luz pronto.

Imagen superior: Retrato de Covadonga del Campo fundadora de La Cueva Studio. Fotografía de Laura Meixús.

La Cueva Studio: cerámica, diseño y artesanía

Imagen superior: Lámpara Afrodita I de La Cueva Studio


¿Tu trabajo encaja mas en el mundo del arte o en el mundo del diseño?
Con el mundo del diseño, aunque más concretamente con la artesanía. Creo objetos en pequeñas series, inspirados en corrientes o elementos que me gustan o llaman la atención, por lo que detrás siempre hay una investigación e influencia. De cara a un futuro próximo mi idea es adentrarme más en el mundo del diseño, tengo varios proyectos e ideas en mente que pondré en marcha una vez pasada la Navidad.

¿Te mueves más por el circuito del arte o del diseño?
Para buscar inspiración me muevo por ambos mundos. De ambos se puede aprender
mucho, tanto de las interpretaciones reales o imaginadas del arte como de la conceptualización y funcionalidad del diseño.

¿Qué tipo de materiales y procesos usa La Cueva Studio?
Hasta el momento me he centrado sólo en la cerámica en un modo completamente artesanal. Sin embargo, ahora mismo estoy experimentando con nuevos materiales, como una resina a base de agua o la porcelana. Mi objetivo es experimentar con diferentes materiales y abrir así un abanico más amplio de posibilidades, no centrarme sólo en la cerámica o el objeto.

¿Produces tus piezas o las encargas fuera del estudio una vez diseñadas?
Diseño y produzco mis piezas. Hasta hace tan sólo un par de meses trabajé en el taller de una firma de cerámica «Barruntando» formado por cinco chicas a las que les debo y agradezco
muchísimo todo lo que me han enseñado. Ahora por fin, cuento con mi propio taller y me he independizado por completo.

¿Qué partes del proceso de venta y distribución haces tú?
Me encargo de todo el proceso, del diseño y todo el proceso de producción, así como el contacto con proveedores, tiendas y distribuidores.

¿Le dedicas el 100% de tu tiempo de trabajo a La Cueva Studio?
Actualmente sí dedico el 100% de mi tiempo al estudio. Al hacerme cargo de todo el
proceso, no tengo tiempo para dedicarme a otra cosa. En un tiempo quiero delegar alguna de las tareas pero creo que hasta hoy, a pesar de que se me ha hecho muy cuesta arriba en muchas ocasiones, he aprendido mucho de cada una de ellas y sé que todo esto me será muy útil en un futuro.

La Cueva Studio: cerámica, diseño y artesanía

Imagenes superiores: Teseo I y Escalera de La Cueva Studio

¿Cómo contactas a los posibles compradores?
Hasta el día de hoy, han sido las marcas/tiendas las que se han puesto en contacto conmigo y me han solicitado los pedidos. Además, han surgido también unas cuantas colaboraciones concretas. Mi principal herramienta de comunicación es Instagram, es increíble cómo puedes llegar a cualquier comprador de cualquier parte del mundo de un modo tan fácil y rápido. Las RRSS me han abierto un mundo de posibilidades.

¿En qué ferias has estado y cuáles te han gustado más?
Durante este año y medio he estado en tres ferias; en el Mercado Central de Diseño en
Madrid, en el LabShop de Gijón y la última en la que he estado este pasado septiembre ha sido en la Now! Le Off / Maison & Object París. De esta última he aprendido muchísimo y ha sido una experiencia increíble, además, he conseguido contactos muy interesantes.

¡En el tiempo que llevas funcionando ¿qué es lo que más te ha costado de aplicar en tu marca?
Lo que más me ha costado ha sido intentar crear y transmitir una imagen de marca coherente. Obviamente sigo trabajando cada día en ello y por un lado es lo que más cuesta pero por otro lo más interesante y gratificante.

La Cueva Studio: cerámica, diseño y artesanía

Imágenes superiores: Bodegón y Jarrón Ícaro de La Cueva Studio

¿Qué es para ti un buen diseño?
Un buen diseño es aquel que responde a los términos de funcionalidad, estética y utilidad. Sin embargo, en la artesanía entra en juego también ese carácter personal que convierte a una pieza en algo muy especial y bello a pesar de sus pequeñas imperfecciones, las cuales le aportan un carácter único e irrepetible.

¿Qué opinas de las tendencias? ¿Es bueno conocerlas o es mejor no conocerlas?
Creo que es bueno conocerlas, saber qué está ocurriendo a tu alrededor es inspirador y en muchos casos necesario, sin embargo, no por ello tienes que adaptarte a ellas, cada uno puede crear su propia tendencia. Siempre y cuando sirvan de inspiración creo que son muy beneficiosas.

¿Cómo puede competir un pequeño diseñador contra la fabricación low cost?
Es el consumidor final, la persona que decide apostar por un pequeño diseñador y no por una producción a nivel industrial, el que le da sentido al trabajo artesanal. Las piezas creadas de un modo completamente manual son únicas e irrepetibles y tiene personalidad propia, detrás hay un historia y el cliente es capaz de percibir todo esto.

¿Cómo es el consumidor de las piezas de La Cueva Studio?
Alguien que busca una pieza única y con un método de producción completamente artesanal, capaz de apreciar todo el proceso que hay detrás. Cuando tengo la oportunidad de hacer una venta en persona veo que son clientes que se interesan, que valoran y que quieren que les cuentes todo el proceso de creación.

La Cueva Studio: cerámica, diseño y artesanía

Imagen superior: Ring de La Cueva Studio

¿Qué es lo que más te gusta del mundo analógico y del digital?
El mundo digital termina con las fronteras espaciales y temporales existentes en la era analógica, es una lanzadera al servicio de todos. A mí personalmente, me ha permitido llegar en muy poco tiempo a tener la posibilidad de distribuir mis piezas en tiendas alrededor del mundo. Las RRSS son mi principal herramienta de trabajo y un medio de difusión incomparable. Las tecnologías actuales permiten que autor sea a la vez divulgador; lo cual implica una reducción de infraestructuras.
En el mundo analógico, los conceptos soporte/obra dependen el uno del otro y esto se ha perdido en el mundo digital. Todo es material y tangible; todo lo que experimentamos con nuestros cinco sentidos es analógico. Lo que vemos, oímos, olemos, saboreamos y sentimos a través del tacto, creo que es lo auténtico y característico de este medio y lo que lo hace único.

¿Y lo que menos de estos dos mundos?
En el mundo digital todo se ha deshumanizado, los roles del público y los soportes han cambiado por completo. Podemos hablar de una nueva forma de acceder al arte y la cultura, con facilidad y sin esfuerzo y esto, a pesar de tener también un beneficio para todos, logra que la obra también pierda su valor inherente.
Por otro lado, en el mundo analógico no existe esa capacidad infinita de almacenamiento y distribución instantánea. Tiene muchas limitaciones y actualmente no concibo mi método de trabajo sin las facilidades que la tecnología me ofrece. Hay que adaptarse a los cambios pero lo interesante es también saber combinar ambos mundos.

¿Cómo te imaginas la casa del futuro?
Con muchas pantallas, todo automatizado, un auténtico software cubierto de hormigón. En realidad da un poco de respeto pensarlo.

¿La cerámica vuelve a tener un repunte en el mundo creativo?
Desde hace unos años hay un claro repunte de la cerámica no convencional. La mayoría de los pedidos que tengo son de Francia y Australia, creo que concretamente en estos países está habiendo un verdadero “boom”. Lo que más me gusta de la cerámica es precisamente su carácter atemporal y la posibilidad que ofrece de poder adaptarse a diferentes momentos, a diferentes corrientes. Es una de las materias con las que se crearon algunas de las primeras obras de arte de las que tenemos constancia y el hecho de que continúe siendo innovadora es increíble.

¿Todos los objetos de los que nos rodeamos tienen que tener una función?
La función en muchos casos se la da uno mismo, y eso es lo realmente interesante y divertido. Pueden ser creados para tener una función determinada pero cada uno puede darle una nueva.

¿Cuál es tu diseñador/a favorito de todos los tiempos?
Es complicado decantarse sólo por uno pero podría decir que Ettore Sottssass. Volcaba en sus piezas sus experiencias individuales, relacionadas con diferentes culturas y consideraba el diseño, más que una actividad, una manera de relacionarse con el mundo. Me encanta el hecho de que haya sabido cómo volcar la belleza en todo tipo de materiales; no centrándose sólo en un único sector y siendo capaz de crear auténticos iconos del diseño.

En tus piezas hay una obsesión por las escaleras ¿A qué es debido?
En general, cada día siento más interés por el mundo de la arquitectura. En la casa de mi madre hay unas escaleras hechas y talladas por mi abuelo, desde pequeña es algo que me ha llamado mucho la atención. Encontré hace tiempo un par de libros de él con muchas notas a pie de página sobre los procesos de construcción y nivelación de las escaleras y ha sido algo que se me ha quedado grabado en la mente. En mi segunda colección se convirtieron en el elemento principal.

Recomienda un libro indispensable para un estudiante de cerámica.
“Urban Potters” Makers in the City de Katie Treggiden.

¿Crees que es importante, si tienes una profesión creativa, vivir en una gran ciudad?
Hasta hace un par de años hubiese contestado rotundamente a esta pregunta con un sí; pero me he dado cuenta de que cada lugar puede aportarte algo, independientemente de si es una gran ciudad o no. Gijón es una ciudad pequeña pero es precisamente esto lo que me ha permitido contar con todo lo necesario para poder abrir mi propio estudio en tan poco tiempo y moverme con más asiduidad. Para mí es muy importante tener inspiración y evadirme buscando referencias, por lo que trato de viajar muy a menudo; intento organizarme para poder hacerlo y hasta el momento he tenido tiempo para todo. De todas maneras, de aquí a largo plazo sí quiero trasladarme de nuevo a una gran ciudad; soy muy tranquila pero en realidad necesito algo de caos a mi alrededor. El tiempo dirá cuándo es un buen momento para dar el paso.

La Cueva Studio: cerámica, diseño y artesanía

¿Qué planes tienes a medio plazo?
La verdad que tengo varias ideas en la cabeza, por un lado quiero sacar una nueva colección de piezas modulares y con formas mucho más complejas de las que he creado hasta el momento, para ello me estoy formando en diseño e impresión 3D. Mi idea es poder sacar provecho de todas las posibilidades que ofrece este mundo y crear las piezas originales a través de este método para fabricar posteriormente los moldes y reproducirlas en cerámica o porcelana. Por otro lado, estoy también empezando a hacer pruebas con una resina a base de agua con la idea de poder tener a principios del año que viene al menos dos prototipos de mobiliario; es un mundo que siempre me ha atraído mucho y quiero adentrarme en él. Y por otra parte, a medio largo plazo mi idea es poder trabajar en diferentes proyectos, colaborando con marcas o firmas. Algo que siempre me ha interesado muchísimo es poder crear los soportes y estructuras para el visual merchandising de una firma o fabricar las estructuras para escaparates. También me gustaría participar en un proyecto de dirección de arte, creando los bodegones o ambientes para el shooting de una firma o colaboración con una editorial. Pero para ello debo continuar experimentando y trabajando con diferentes materiales y ese es precisamente mi objetivo de aquí en adelante.

Más info: lacuevastudio.com