Lourdes Hernández, antes conocida como Russian Red

Russian Red no ha desaparecido al 100%. Lourdes Hernández nos presenta un libro de poemas y fotografías y nos habla de sus proyectos cinematográficos, 2 cortos, una película protagonizada junto a Gustavo Salmerón, más un musical.

2014 marcó un punto de inflexión para Russian Red. Tras conquistar escenarios y corazones indies durante años, Lourdes Hernández decide plantarse y poner tierra de por medio. Su destino ya lo anticipaba en el videoclip de Casper, el single de presentación del tercer disco de Russian Red, Agent Cooper. Moteles y neones en la noche de la ciudad de las estrellas. Los Ángeles marcaría el nuevo comienzo de Lourdes Hernández. Atrás dejaba el peso de la fama, el amarillismo y también, en cierto modo, a su álter ego. Siete años después, sigue en la ciudad que le fortaleció. Y desde allí marca el compás de su carrera. Pocos han sido los nuevos proyectos que hemos visto en este tiempo, entre ellos un singular y sobresaliente disco de versiones, ‘Karaoke’ (2017). Pero hace un par de meses, Lourdes nos sorprendió con un nuevo trabajo. Y no, no es nueva música de Russian Red. Es un libro. These Words Leaving My Body es un viaje de más 10 años a través de las pasiones y miedos de Lourdes Hernández. Un sketchbook pulsional de fotografías, poemas y textos en inglés y español en el que descubrimos a la persona y a la artista. Hemos tenido la gran oportunidad de que la propia Lourdes Hernández nos aporte luz sobre este fantástico libro, nos cuente más sobre Russian Red, nombre artístico que conserva en Instagram, y sobre sus nuevos proyectos para este 2021 de renacimiento.

Texto: Víctor Ant / Retratos de Lourdes Herández: Martina Hache

Lourdes Hernández, antes conocida como Russian Red

Entrevista con Lourdes Hernández, Formerly known as Russian Red

¿En qué momento decides expresarte en otro soporte más allá del musical y comenzar este proceso creativo sobre el papel y que ha culminado en These Words Leaving My Body?

Yo siempre he escrito y he sacado fotos. Mientras hacia música y giraba cuando era más joven eran dos formas de comunicación artística que utilizaba a nivel personal, de manera más privada, todo el rato. Este libro lo que hace es recoger exactamente eso de un momento muy concreto de mi vida, uno al que me apetecía rendir homenaje.

Lourdes Hernández, antes conocida como Russian Red

Imágenes del libro These Words Leaving My Body x Lourdes Hernández @russianready

El libro se entiende como un conjunto de pensamientos, reflexiones, poemas y fotos muy íntimo y personal. La sensación como lector es maravillosa, pero a la vez te sientes un poco incómodo adentrándote en todos los recovecos ¿cómo decides compartir algo tan tuyo?

A mí me interesa la intimidad y generar conexión es adentrarse en la intimidad. Cuando me dedicaba por entero a la música lo que generaba era un momento íntimo a través de la canción y de los conciertos. Este libro es lo mismo. Yo trabajo con mi material personal. A veces de manera totalmente cruda y otras de manera más metafórica.

Lourdes Hernández, antes conocida como Russian Red

Todo está estructurado de una manera muy curiosa, sin atender a líneas temporales, sin agrupación de textos. Transmite una sensación muy visceral. ¿Cómo lo decides a la hora de armar el libro?

He trabajado con el estudio de diseño gráfico Querida en la construcción de la macro narrativa a través del diseño del libro. Además, Luis Cerveró, el editor de Terranova, también ha ayudado con la conceptualización. Ha sido muy bonito ver ese trabajo de equipo en un material tan íntimo. Ver como se ha ampliado la visión de lo que en principio no era más que una colección de textos y fotos, y como se ha convertido en un itinerario por la memoria y el tiempo de una manera un poco más sofisticada.

Lourdes Hernández, antes conocida como Russian Red

Las imágenes son una de las piedras angulares del libro ¿Qué significado tienen para ti las fotografías dentro del conjunto? ¿Cómo has llevado a cabo esa selección y has enfrentado las imágenes de una manera tan acertada con los textos?

La selección de imágenes, como de textos, ha sido la parte más fácil. Enseguida he sabido encontrar aquellas que resonaban más alto en mi memoria o por las que sentía una necesidad más grande de seguir contemplando. El emparejamiento de imágenes y textos ha sucedido de manera orgánica, pero Luis Cerveró también me ha ayudado con los binomios texto / imagen para crear nuevos significados.

Lourdes Hernández, antes conocida como Russian Red

La última parte está prácticamente reservada a fragmentos de tu diario personal, todos ellos pertenecientes a lugares, tiempos y contextos diferentes ¿qué has querido transmitir con esta parte del libro? ¿Por qué han llegado justo esos momentos a estar plasmados?

Al seleccionar los textos del libro he sentido especial predilección por incluir aquellos cuya voz me parecía más diferente a mi voz actual. Casi como si no me reconociera. Porque me ha enseñado que el viaje de la identidad es un continuo saber y no saber quien uno es y en regalarse a ese proceso es donde sucede la magia.

Lourdes Hernández, antes conocida como Russian Red

Durante todo el libro observamos que tu corazón está dividido entre Madrid y Los Ángeles ¿Qué amas y odias de cada ciudad? ¿Qué te han dado y qué te han arrebatado?

La verdad es que hay pocas cosas que odie de Madrid. Me encanta mi ciudad y cada vez que vengo me vuelvo a enamorar. Los Ángeles me parece una ciudad más complicada, pero me encanta poder poner perspectiva sobre todas las cosas cuando estoy allí. Madrid me da un flow creativo mucho más grande, pero también me ahoga lo pequeña que puede resultar. En Los Ángeles me siento un poco aislada, pero, paradójicamente, no paro de sentir una inmensa libertad.

Lourdes Hernández, antes conocida como Russian Red

La música siempre ha sido, es y será una parte importante para ti. Esto se siente en la lectura. Tras tu semi retirada de la industria ¿qué lugar ocupa la música en tu día a día? ¿Sigue siendo un importante soporte en tu proceso creativo?

La música antes era mi forma primordial de estar, de ser. Escuchaba mucha música, escribía canciones casi a diario y era mi auto identificación definitiva. Ahora mismo, la relación es mucho menos intensa y aplico mi proceso creativo a muchas otras cosas que no tienen que ver con la música.

Lourdes Hernández, antes conocida como Russian Red

La poesía está íntimamente relacionada con la música. En el libro también tienen un gran peso los poemas. ¿Por qué y cómo decides que encaja mejor en papel para ser leído qué para ser cantado?

Algunos de estos poemas se han convertido en canciones y he incluido algunas de las letras de mis nuevas canciones en el libro. Realmente esta recopilación de mi vida personal es un ritual de paso, un proyecto que me ha ayudado a recolocarme y reconectarme con mi misión.

Lourdes Hernández, antes conocida como Russian Red

¿Qué queda en ti de la Lourdes que en 2008 publicaba su primer disco y que sacudió los cimientos del panorama musical español? ¿Qué es lo más importante que has aprendido en todos estos años?

Soy la misma persona, pero ahora soy algunas personas más. El paso del tiempo nos pone en contacto, si nos damos ese proceso, con todas las cosas que somos. Creo que esa es una de mis cosas favoritas de todas las que he aprendido. Aprender a relacionarme con todas esas personas que soy sin tener que decantarme solo por una.

Lourdes Hernández, antes conocida como Russian Red

Tras el magnifico Karaoke y algunas actuaciones esporádicas ¿Podemos esperar un nuevo disco pronto o verte en directo?

Estoy trabajando en un concepto musical más grande que no solo gira en torno al disco. Es un proyecto un poco ambicioso que llevo tratando de articular durante mucho tiempo.

Lourdes Hernández, antes conocida como Russian Red

Después de un 2020 olvidable e inolvidable al mismo tiempo, ¿qué planes y proyectos tienes en mente para este nuevo año que empezamos?

Voy a terminar un par de cortos en LA y en abril ruedo una película en Madrid que voy a protagonizar junto a Gustavo Salmerón, un largo dirigido por Andrea Bagney. Además, me gustaría empezar la pre producción del musical que ya te he comentado.