SANTIAGO YDAÑEZ

Santiago Ydáñez presenta Himmelfahrt en la galería Invaliden1 de Berlin

Santiago Ydáñez pretende unir lo irreconciliable, la tradición realista-barroca de la escuela española por una parte, junto al paisajismo romántico de herencia norteña, quizás para demostrar en la práctica que ese pretendido carácter irreconciliable pertenece al pasado y que las referencias modernas de su pintura son capaces de aunar cualquier fuente, por muy dispersa que ésa sea, desde la tradición de la alta pintura de diferentes procedencias, hasta la fotografía documental, pasando por la publicidad o los géneros históricos del retrato y la naturaleza muerta, con el objetivo de una obtener una nueva manera de habitar en el cuadro. En la obra de Ydáñez se trata de observar miradas en el límite de lo inteligible: miradas de bebés, miradas de animales, miradas apagadas de estatuas, es decir, miradas de aquello que aún no ha sido cargado por el peso de la cultura, de aquello regulado por un instinto imperativo, de aquello, en la mirada de las estatuas, que no es más que una interpretación -una visión- de una mirada humana construida en madera. Pero cuando estas estatuas son a su vez pintadas por Santiago Ydáñez, con su distanciado sarcasmo, vuelven a mostrarse ciegas, vacías, animadas en todo caso por el pálido reflejo de una esfera de cristal: estatuas clásicas vaciadas y vueltas a rellenar. La mirada mística, la intensidad absoluta de la imaginería barroca se identifica en inexpresividad con ese conjunto de agujeros negros -ya que resulta difícil hablar de mirada-: presencia ciega del ojo, grado cero de la mirada. Pues estas imágenes, a pesar de ser pinturas, tienen, en el sentido que les dio Barthes, una doble condición fotográfica: no sólo muestran aquello que ha muerto, sino que parecen centrarse precisamente en este aspecto mortuorio, centrar su visión en la condición perecedera del organismo, en una biología convertida en ensoñación de muerte.

Fragmento de Fábulas Inmorales – Francisco Javier Sanmartín (2009)

Himmelfahrt, hasta el 5 de junio. Galería Invaliden1, Berlin.

SANTIAGO YDAÑEZ

SANTIAGO YDAÑEZ