Sin novedad: hablamos con sus creadores, Miguel y Javier

Sin novedad, el drama sobre una madre divorciada interpretada por Silvia Espigado, lleva 47 reconocimientos a su paso por festivales. El último, el premio a mejor largometraje en el Annual Aarhus Film Festival de Dinamarca. Dirige, escribe y produce Miguel Berzal de Miguel. Su hermano Javier se encarga de componer la música. Hablamos con ambos sobre su primer largo.

¿Cómo describirías Sin novedad, para quien no la haya visto?

Miguel: Es la historia de Lola, una madre soltera que ve pasar su vida sin ninguna novedad. Una mujer explotada en su trabajo, que sufre, que se aísla, que añora el pasado, que no toma nunca una decisión. “Las cosas del pasado hay que dejarlas atrás” le aconseja un personaje al principio de la película. Para saber si Lola es capaz de hacerlo, el espectador tiene que verla.

Sin novedad: hablamos con sus creadores, Miguel y Javier

Protagoniza Silvia Espigado, ¿qué te hizo elegirla a ella?

Miguel: Con Silvia Espigado ya había trabajado en tres cortometrajes. En Cuidar a Ruth (2014) interpretó un papel principal; en Un encuentro (2015), un personaje secundario; y en Nomeolvides (2016), compartió protagonismo con la actriz Elena Caricol. Es en Sin novedad cuando le doy su primer papel protagonista en el cine. Aunque, en realidad, Silvia interpreta a dos personajes: Lola, la protagonista, y la propia madre de Lola cuando era joven.

Desde pequeño siempre me he fijado en determinados actores: Silvia Espigado (a la que veía en Cuéntame), Fernando Guillén Cuervo (que me encantó en Los misterios de Laura) o Lola Casamayor (a la que vi por primera vez en Doña Perfecta en el Teatro María Guerrero). Es impresionante ver que ya he trabajado con todos ellos, además, en varias ocasiones.

Silvia es una gran actriz. Su interpretación ha sido alabada por la crítica y ha recibido ya numerosos premios.

Sin novedad: hablamos con sus creadores, Miguel y Javier

Sin novedad: ópera prima

Supone vuestro primer largometraje después de varios cortos, ¿qué ha sido lo más difícil del cambio de formato?

Javier: La ilusión es siempre la misma. Sin novedad ha sido un gran reto y la música debía reflejarlo. Un largometraje es un gran paso hacia adelante. En mi caso, conlleva más cantidad de música, así que, alcanzar ese objetivo me ha hecho crecer mucho.

Miguel: Lo más difícil al cambiar a largometraje fue que, evidentemente, al tener que rodar un guion más extenso, fueron más días de rodaje (repartidos en tres meses) y eso supone más presupuesto y más responsabilidad.

Sin novedad: hablamos con sus creadores, Miguel y Javier

No obstante la película tiene una duración de una hora, en lugar de la hora y media habitual. ¿A qué se debe esta elección en el metraje?

Miguel: Desde la escritura del guion, no concebí una película que fuera a ser muy larga. Sin novedad es una historia psicológica muy intensa. Por eso, la duración es de 70 minutos.

Si hubiese querido alargar el largometraje, tampoco me hubiera sido posible puesto que yo he autofinanciado todos mis proyectos cinematográficos desde mi cortometraje Un encuentro. Aunque haya solicitado ayudas, siempre me he quedado a las puertas de conseguirlas.

No haber recibido ninguna subvención o que ninguna empresa se haya lanzado finalmente a formar parte de las películas es duro, Pero, al mismo tiempo, siento una gran satisfacción personal por haber podido sacar adelante estos proyectos en solitario.

El pasado mes de marzo terminé de devolver al banco el dinero prestado. Ha sido muy duro y ahora siento un gran alivio. Ojalá en otros proyectos cuente con alguna ayuda económica.

Sin novedad: hablamos con sus creadores, Miguel y Javier

Sin novedad: made in Madrid

La acción se sitúa en el extrarradio de Madrid, ¿dónde se ha rodado?

Miguel: En la Comunidad de Madrid. Como escritor y como guionista sitúo mis historias en Madrid, pero lo que cuento puede suceder en cualquier ciudad desarrollada del mundo. El alma humana es la misma y yo hablo sobre la vida, la explotación laboral, la soledad, la muerte, la bondad o la maldad. Por eso, he tenido el honor de recibir premios en países tan distintos como la India, Bélgica o Estados Unidos.

También vemos algunas localizaciones naturales y rurales: pinares, nieve, una casa de pueblo… ¿Corresponden a la Sierra de Madrid?

Miguel: Exactamente, esas secuencias se rodaron en la Sierra de Madrid.

Sin novedad: hablamos con sus creadores, Miguel y Javier

Sin novedad: de gira por festivales

Se está proyectando en numerosos festivales, ¿tendrá después una distribución comercial?

Miguel: Sin novedad estuvo en cartelera en Madrid el pasado mes de diciembre. Desde entonces, continúa en Festivales Internacionales de Cine. Este año ha ganado 47 premios. Es un gran honor lo que está gustando la película a críticos, jurados y al público de tantos países del mundo.

Nada más empezar a distribuir el largometraje, recibí una oferta de compra de una empresa de la televisión de Los Ángeles. Fue una decisión difícil, pero la rechacé. Yo quería que la película se viera y se conociera primero en España. Unos meses después, se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Alicante y, a finales de año, en cine. También he recibido oferta de compra de la televisión de Australia.

Dos agencias estadunidenses se interesaron por mis cortometrajes Un encuentro y Nomeolvides. Finalmente, firmé con la de Nueva York. Ambos trabajos se proyectan en su televisión, cada cierto tiempo, en canales que llegan a toda América y algunos países de Europa.

Me encantaría que Sin novedad se quedara en España y sigo trabajando para conseguirle una salida comercial.

 Sin novedad: hablamos con sus creadores, Miguel y Javier

Javier, tú te encargas de componer la música. ¿Cuáles han sido las motivaciones o las indicaciones a la hora de ponerte a hacerla?

Javier: La motivación es siempre intentar superarme y que cada trabajo sea mejor que el anterior. Ésa es siempre la fuerza que nos guía a mi hermano y a mí. En los proyectos la comunicación entre los dos es constante. Encontrar la música idónea depende mucho de ello. En cada propuesta, se va afinando un poco más hasta encontrar la sintonía entre música e imagen.