Chlöe’s Clue, la nueva voz valenciana del bolero chachachá nos habla de su reciente álbum, Carmín y Rubor.

Si estás buscando proyectos novedosos de música latina en España, estás de suerte. Porque el género musical cobra una nueva vida con la valenciana Chlöe’s Clue (@chloesclue). Raquel Adalid Muñoz, así se llama en verdad esta artista de 24 años que ha estudiado periodismo, vive en Madrid y comenzó de forma autodidacta con mentalidad folk, una guitarra acústica y mucho amor por la música. En el año 2013 quedó en segundo lugar en un concurso musical organizado por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). En 2015 publicó su debut Hidden Rhythms y acuñó el alias de Chlöe’s Clue, presentándolo en festivales como el Tomavistas de Madrid, entre otros. En el 2017 su segundo disco Panorama y, ahora, en 2020, ha vuelta a la carga con un giro hacia la música latina con su disco Carmín y Rubor, donde tiene cabida desde el bolero chachacha al tango. Hace unas semanas presentó ‘Quémame’ un nuevo tema y videoclip en colaboración con el grupo mexicano Daniel, Me Estás Matando. Hoy presentamos otra de las canciones de Carmín y Rubor, Sombrita su nuevo videoclip, que la afianza como uno de los proyectos de música latina más interesantes de la escena actual. Sus próximos conciertos son en el 22 de noviembre en La Casa de La Mar en Valencia y el 10 de diciembre en la mítica sala Moby Dick de Madrid.

Chlöe's Clue y su visión del chachachá de los años 50

Chlöe’s Clue por Laura Leal

¿Cómo nació el proyecto de Chlöe’s Clue?

Chlöe’s Clue nace como resultado de casualidades románticas del destino en el año 2014 y acaba convirtiéndose en mi vía bendita para desenmascarar y desvelar mis delicias más intimistas, misteriosas, ocultas y prohibidas a través de los ritmos.

¿Cómo empezaste en la música?

Desde muy muy muy pequeña siempre he tenido una obsesión sana -y sanadora- con la música. Casi todos mis vídeos de bebé son bailando sobre el sofá con un mando a modo de micro. Cuando crecí, ya en la adolescencia, fui una groupie de manual. Y luego, la historia, empezó a darse la vuelta. De tanto haber escuchado, de tanto haber visto, de tanto sudor en tantos conciertos, de repente el cuerpo me empezó a pedir no solo cantar las canciones de mis bandas adoradas, sino poder escupir todos mis adentros en canciones. Empecé a hacer canciones cuando tenía 14 o 15, en mi habitación llena de posters. Canciones que cantaba a la nada porque me hacía temblar la idea de mostrarlas o de cantarlas en público. Cuando las páginas de la libreta de canciones se fueron acumulando, el productor de mi primer disco, Antonio Hurtado, se acercó a preguntarme por mis ritmos y acto seguido me dijo, “¿grabamos?”.

Chlöe's Clue y su visión del chachachá de los años 50

Chlöe’s Clue por Laura Leal

¿De dónde viene el nombre de Chlöe’s Clue?

De forma inconsciente, siempre divido el léxico en dos ramas: las palabras que dan gustito y las que prefiero evitar. Me divierte buscar palabras y pronunciarlas en voz alta, escuchar su sonido y poder decidir si las meto en el cajón de las que “dan gustito” o de las que “prefiero evitar”. Así surgió Chlöe’s Clue, diciendo palabras en soledad sentada en la mecedora y disfrutando de su sonoridad. En un arrebato de palabras aleatorias surgió, lo escribí y me bauticé.

¿Qué etiqueta musical te pondrías como Chlöe’s Clue?

Canto o llanto ligero. Ritmos sabrosos. Baile agarrao.

¿Cómo ha ido evolucionando tu música?

La realidad es que empecé haciendo un estilo más folkie, aunque en el fondo siempre con una raíz puramente pop, pero este último trabajo, Carmín y Rubor, ahonda en estilos latinos de una forma totalmente desprejuiciada. Desde el bolero, el pasodoble, el chachachá hasta la bossa nova y muchos otros estilos delirantes y deliciosos que hemos pasado por nuestra coctelera de ritmos, los hemos pasado por la licuadora Chlöe’s Clue para obtener un juguito sabroso que se llama ‘Carmín y Rubor’. Sin duda cualquier género tiene cabida en la escena musical español. Cualquier trabajo -ya no solo musical, cualquier proyecto artístico- hecho con un sentido, con rigor y de una forma cuidada y real, encontrará su hueco -grande o pequeño- porque tendrá ese algo que se convierta en imán. Por supuesto con hablo de cabida como sinónimo de llegar a masas, sino como “posibilidad de formar parte de la escena”.

Chlöe's Clue y su visión del chachachá de los años 50

Chlöe’s Clue por Laura Leal

¿Y como ves la escena musical española ahora mismo? ¿Dónde ves Chlöe’s Clue?

La veo viva, bulliciosa y con carácter. Llena de cosas nuevas cada hora, música que sale de prisa y se consume de prisa. Nuevos lanzamientos a contrarreloj y bombardeos de contenido. Esto a veces es un poco excesivo, es complicado correr y crear cosas con delicadeza a la vez. Si tuviese que posicionarme escogería el circuito del que ahora forman parte Guitarricadelafuente, Silvia Pérez Cruz…

Tu proyecto es un proyecto joven, ¿cómo vas a dar a conocer tu música de ahora en adelante?

Con música, mucha música, y a través de distintos soportes que me ayuden a predicar el imaginario de Chlöe’s Clue y paraa contar el proyecto: vídeos, fotografías, elementos chachachá y mucha música en directo.

¿Qué idea tienes o cómo crees que los conciertos y festivales podrán seguir adelante en esta etapa?

Se puede ir a comer a un restaurante, se puede viajar en tren o en avión con una persona a tu verita y sin respetar la distancia de seguridad. Por supuesto es factible seguir adelante con los conciertos pero hace falta que se impongan unas normas con sentido que respeten las necesidades de la situación actual hasta que, por fin, todo esto se acabe.

La moda es importante para ti y el proyecto de Chlöe’s Clue ¿cuáles son tus influencias e inspiraciones?

El imaginario de Chlöe’s Clue tiene un marco conceptual definido – todo tiene que ser ardiente, doliente, elegante pero chachachá – pero dentro de ese mismo marco no hay ningún tipo de limitación, no hay restricciones. Me inspira mucho la calle, caminar y observar. Preguntarle a una mujer ideal de 80 años de dónde son sus zapatos e ir con ella a la tienda de la esquina a verlos. Me inspira el color de los trabajos de Maurizio Cattelan y delirar mirando las Toilet Paper. Me inspiran los productos, ir vestida de color Petit-suisse y, cuando me da la vena classy-elegante me inspira mi madre, icono de mi vida. La verdad es que adoro mezclar piezas que están hechas para llevar separadas o que estaban destinadas a nunc estar unidas en un mismo cuerpo: classic sandalias Gucci color verde charol (que me recuerdan a una gelatina) con una camiseta infantil de souvenir de un pueblito de Mallorca llena de delfines multicolores.

¿En qué estás trabajando ahora mismo?

En no volverme loca con la situación actual y preparando los directos que se vienen en Noviembre.

¿Con quién te gustaría colaborar?

Con Adam Green. Uh, qué delicia sería eso.

¿Qué estás escuchando ahora mismo?

Lorena Álvarez y su banda municipal, Lou Doillon y RBD.

Planes para los próximos meses:

Quién sabe con esta vida loca, loca, loca. Mucho chachachá, mucho brindis y mucho ritmo.