Los Nastys este viernes en Madrid

Hablamos con Luis y Luli de Los Nastys con motivo del lanzamiento de su nuevo y segundo disco, ‘Música Para El Amor y La Guerra’ y la presentación del largo este viernes en Madrid.

La banda de garage madrileña Los Nastys, por decirlo de alguna forma, los padres de todo esto. Pero, ¿todo el qué? Pues si no hubiesen existido ellos, no habrían nacido bandas como Los Parrots o Hinds. Sí, suena a afirmación demasiado rotunda, sin embargo, es la pura realidad. Llevan desde el 2004 con la banda conocida como Los Nastys y, ahora, han vuelto a la carga con su segundo disco, ‘Música Para El Amor y La Guerra’, un perfecto largo que tienen talento, que saben lo que hacen y, sobre todo, que han venido para quedarse y que el garage es lo suyo.

Luli de Los Nastys: “estar rodeada de tíos, es como que los tíos están por encima siempre, entonces, tienes que hacerlo siempre más y mejor, es un reto y me gusta.”

 

Para mucha gente sois los padres y creadores de la escena garage madrileña, ¿cómo os sentís con esto?

Luis: Nos sentimos como una responsabilidad de tener que educar a niños rebeldes que no nos hacen ni puto caso y en verdad está bien que no nos hagan ni puto caso porque aunque seamos los padres, no tenemos ni puta idea de educar a nadie.

Luli: Espérate que estoy muy fría ahora mismo. O sea, los padres no sé…

Luis: Me siento mal siendo padre, todavía soy hijo, el resto de la escena son nuestros hermanos.

Luli: Claro, exacto.

Claro, pero si no hubieseis existido, no habría otras bandas.

Luis: Sí, pero si no hubiese existido Buddy Holly, no habríamos existido nosotros.

Luli: Es una presión pero al mismo tiempo pero veo padres del garage a otro tipo de bandas como eminencias.

Luis: Nosotros no hacemos garage, hacemos lo que haría el hijo de Satanás.

Luli: Nuestra música es garage pero influenciada por Satanás.

Luis: Y por Bart Simpson.

Pero, ¿el gemelo malo?

Luis: Bruno, no, Hugo, Hugo, Hugo.

¿Cómo es ser una chica en un grupo de chicos?

Luli: No lo puedo comparar con nada porque siempre he estado en una banda formada por hombres. Sí que algún día me gustaría formar una girl band porque me parece que la dinámica sería completamente distinta pero está muy bien, yo me siento como querida, contenida, a veces yo tengo que aguantar cosas, a veces ellos tienen que aguantar cosas de mí, pero como todo el mundo, vamos. Al final es como… es en el sitio donde me ha tocado estar por cosas de la vida, nunca me ha llegado una propuesta de grupos de chicas, pero estoy súper a gusto y siempre me parece como una apuesta, como un reto ¿no? Estar rodeada de tíos, es como que los tíos están por encima siempre, entonces, tienes que hacerlo siempre más y mejor, es un reto y me gusta. Al final me siento cómoda y en algunas ocasiones saco mi lado masculino y creo que ellos sacan su lado femenino y se ve tanto en canciones, en vídeos, en fotos, no tenemos ningún complejo y se ve, Los Nastys no tenemos ningún complejo.

Luis: Yo tengo que añadir a eso que el verdadero líder de Los Nastys, el líder encubierto es Luli. De hecho, a Fran, Omar y a mí nos gusta mucho vestirnos de mujer y que Los Nastys han mejorado mucho desde que está Luli.

 

Luis de Los Nastys: “Yo tengo que añadir a eso que el verdadero líder de Los Nastys, el líder encubierto es Luli”

 

¿Y cuándo un bolo vestidos de mujer?

Luli: Ya ha habido alguna (risas).

Luis: No tengo ningún problema en hacerlo, yo de hecho tocaría en pelotas.

Me da la sensación de que este disco es mucho más intenso que el anterior, no solo por el título o el concepto. Ahora tenéis mucha más personalidad y sois mucho más maduros. Tenéis claro lo que queréis decir, ¿por qué?

Luli: Ha salido de manera natural, nosotros teníamos algunas canciones, esas canciones se completaron con letras, que también salieron de forma natural y, poco a poco, de manera inconsciente, salió lo de amor/guerra a partes iguales, un poco que el amor lo vives de una manera pasional, la guerra también. En lo que te posiciones, en cualquier rango de la vida en general, siempre se vive con pasión. Nosotros nos pusimos a hablar y primero nació el disco y después el concepto. Todo empezó a tener sentido y, al hablar, nos dimos cuenta de eso, que hablábamos del amor y la guerra. Salió eso y pensamos “tenemos que ir a saco” porque al final no podemos ir a medias, al final habrá gente que se lo crea o no pero nosotros tenemos que ir a por ello, creemos en esto. Ya sé que por los tiempo que corren nosotros tenemos que ser los primeros en demostrar que tenemos que defender este disco y que hay momentos tiernos, como dice la contraportada, y hay momentos en los que queremos reventarlo todo. Si tú vas a un directo de Los Nastys, habiendo sido primero fan y después formando parte, te das cuenta de que a ver, nosotros no somos músicos increíbles, sin embargo, sí que, cuando termina un concierto de Los Nastys, te das cuenta de que te vas con una experiencia increíble (risas).

Luis: Nosotros no somos unos increíbles músicos pero somos unos increíbles fiesteros. Entonces lo que pasa es que se nos ha echado el mundo encima y era nuestra manera de responder. Nos hemos tomado el disco como si fuese el último disco de nuestras vidas, así que queríamos dejar algo dicho.

Luli: La base de Los Nastys es que no nos tomen en serio.

Luis de Los Nastys: “si no hay pasión, no hay nada. Y nosotros somos gente apasionada, de sangre caliente.”


Sí, pero dentro de no tomarse en serio, que os tomen en serio no tomándoos en serio.

Luli: Claro, que a lo mejor la gente piense “eh, quizá si están diciendo algo con mensaje”.

Luis: Es como una puñalada por la espalda al enemigo. Que te den por el culo chaval (risas). Estamos viviendo un momento de cambios, un momento de revoluciones como, por ejemplo, la revolución de la mujer, estamos viviendo una época en la que, sin duda, está llevando a un nuevo mundo y nosotros estamos dando nuestra opinión sobre ellos. Nosotros justo, además, somos personas que hemos vivido una transición, en términos de redes sociales. Nuestra adolescencia la vivimos cuando nació el messenger y ahora estamos en la época del Instagram y entonces hay mucha gilipollez, mucha falsedad. Entonces hemos hecho un poco como Juan Ramón Jiménez, cuando dejó de escribir poesía tan decorativa y decidió quitarle todas las vestiduras a su arte y lo hizo sincero, hablar de las cosas importantes de la vida. Cinco canciones de amor y cinco canciones de guerra y, al fin y al cabo, el amor y la guerra son lo mismo, llevan la misma pasión.

Luli: Sin florituras.

Creo que mucha gente no se atreve a quitarse la máscara y ser honesto. Habéis decidido ser honestos y decir, “vamos a decir lo que tenemos que decir”, podríais haber seguido siendo una banda de rock y ya está, pero habéis optado por lo otro.

Luis: Nosotros tampoco nos atrevíamos del todo y yo personalmente no me atrevía a decir lo que sentía, algunas palabras me daban vergüenza. Palabras como amor, me encantas, cosas así, no sé, ciertas cosas que no sabía si decir o no porque no sabía cómo podían cuadrar y quedar bien. Al fin y al cabo somos gente sencilla, que viene de pueblos, que no ha nacido en una ciudad en la que todo el mundo aparenta que tu vida va de puta madre y que eres el tío o la tía más guay del mundo. Si no que, a lo largo de un año, tienes momento buenos o momentos malos. Inconscientemente ha quedado reflejado en la música, tanto en la música cómo en las letras, no hemos tenido ningún reparo en ponerlo ahí.

Me impactó mucho el título y la canción de ‘Bebé Gigante’.

Luli y Luis: (risas).

Luis: La canción más puta de todas.

Luli: Lue la última letra que salió, primero teníamos la melodía y Luis iba cantando, “soy un bebé gigante” y claro, había otra parte del grupo que se decantaba por otra cosa, que decían que lo de bebé gigante no decía mucho.

Luis: la movida es que yo me imaginé dos cosas, un bebé cabrón como Stewie de Padre de Familia y por otro parte, pensé en un cambio social, ¿cómo puede venir? Tú no puedes educar a tu abuelo en que cambie la forma de pensar o cómo ha crecido. Quizá ha vivido una dictadura franquista, te puede parece mal, pero ha sido su vida, no la ha escogido, igual si piensa que un hombre o una mujer están al mismo nivel. Entonces, ¿el cambio de una sociedad por dónde puede venir? Pienso que el cambio de la sociedad viene a partir de la gente que nazca, educarles bien, así, cuando la gente crezca, lo hará bien. Entonces ese bebé gigante se refiere a un bebé gigante que ha venido a destruir todo lo que estaba hecho para mejorarlo.

 

Me quedé con la sensación de que este disco os ha consolidado como una banda de verdad, en el sentido de madura, seria, que ha sabido transmitir un mensaje. La canción que habla de la chaqueta de serpiente, creo que se refiere más la chaqueta de serpiente al disfraz que te pones para moverte por la ciudad o por ciertos círculos. Por muy honesto que quieras ser, todos jugamos un personaje.

Luis: de hecho, la serpiente es un recurso que aparece varias veces en el disco. En La Biblia la serpiente aparece como algo pecaminoso, sin embargo, para nosotros es más bien que el bien y el mal son simplemente conceptos y, en este caso, la chaqueta de piel de serpiente se refiere más a esa máscara. Yo por ejemplo, en mi pueblo soy una persona natural porque todos hemos ido al mismo instituto y, aquí es distinto. Todo el mundo viene a la gran ciudad y no tienen ningún reparo en aparentar algo que no son, en pisar a los demás, y la frase esa frase representa que yo no soy así, que soy como soy y ya está.

 

Luis de Los Nastys: “Soy un cabrón pero no un puto cabrón”

 

¿Con qué frase os identificaríais más en el disco? Porque es un disco muy personal pero muy visceral también.

Luis: “Soy un cabrón pero no un puto cabrón”.

Luli: Sí, tiene sentido. No lo sé, en realidad. Su frase es esta, “el fuego que arde en mí es como un puto volcán.”

Luli: Sí, puede ser.

¿Y cuál sientes?

Luli: En realidad este disco es más de Luis. El primero pusimos uno de cada uno, algo nuestro. Pero este es más Luis. En junio del año pasado, de hecho, un momento de inflexión que pensamos, “esto se va a la mierda”. Con total sinceridad, ¿eh? La realidad fue que tuvimos una conversación y, además, Luis estaba en un momento de mierda, yo siempre le digo que “ha sacado el diablo”. Se ponía la capa. Claro, estaba en un momento de su vida en el que estaba bien pero estaba mal, que sí que no.

Luli de Los Nastys: “En realidad este disco es más de Luis. El primero pusimos uno de cada uno, algo nuestro. Pero este es más Luis”

Vamos, que estaba mal.

Luli: ¨Sí, entonces claro, tenía a la banda pero poco más.

Luis: No tenía un puto duro, no tenía nada, había terminado con mi anterior novia, empecé a joder mi vida y alguien, de repente me dijo una noche, “no puedo más con tu ritmo tío, eres el puto diablo de Malasaña” y se me encendió la bombilla y pensé, “joder, soy el puto diablo de Malasaña”, como tal, voy a sembrar la puta semilla del mal. Después fui con Luli a Las Vistillas y estuvimos reunidos con Hache (hermano pequeño de Diego de Los Parrots).

Luli: Claro, yo le decía, esto se va a pasar en un mes, así que ponte las pilas. lo que te está pasando también te lo mereces y en realidad, casi todas las letras son de él. Menos una, que hicimos las dos. Me identifico con todas pero en tercera persona.

Luis: es biográfico pero también creo que es guay porque nos ha pasado a todo el mundo.

Sí, te puedes sentir identificado con las letras y las relaciones.

Luli: al final somos simples, somos humanos.

Luis: no vamos a aparecer en la revista Forbes. Si saliese me daría igual, me mearía en mi puta página.

En realidad siempre estamos en el amor o en la guerra. O estás feliz porque amas algo o estás cabreado o cabreada porque odias algo o porque dices, “buah te voy a putear” y tal.

Luis: eso es, eso es. Son las dos cosas más puras que puedes sentir.

Porque tú puedes amar, pero no es solo amor, en el amor entra la paz, la calma, el entendimiento y, en la guerra, lo demás. El odio, la rabia, el cabreo.

Luis: son dos conceptos radicales y la única cosa que hay en el medio y es lo que hace que existan los radicalismos y eso es la pasión, hay pasión tanto por amor como por el odio. Tú no puedes odiar algo que nos has amado. La pasión es el término medio en los radicalismos y si no hay pasión, no hay nada. Y nosotros somos gente apasionada, de sangre caliente.

Este fin de semana tenemos a Los Nastys al completo, el viernes en The Secret Social Club de Tirso de Molina y, el sábado, after-party en Costa Social Club con dj set de Fran y Luis de Los Nastys (aka Hermanos Basilio). ¡Y todo esto en Madrid!

Fotografías de Enrique Villaluenga.

Fotografía del flyer realizada por Antía F. Van Weill.

 

¿Quieres seguir a Los Nastys? Dónde quieras… ¿en Instagram?

Y aquí otra entrevista con Los Nastys

Los Nastys este viernes en Madrid