MGMT Madrid

Hablamos con Andrew VanWyngarden de MGMT con motivo de sus conciertos en Madrid: en la sala Riviera como antesala del festival Mad Cool y durante la tercera edición de este festi.

MGMT no necesitan presentación, son un grupo de rock que marcó un antes y un después en la cultura pop de los últimos diez (¿quince?) años. Pero, ¿cómo y por qué? Con su primer disco ‘Oracular Spectacular’ y sus hits ‘Kids’, ‘Time to Pretend’ o ‘Electric Feel’, consiguieron convertirse en un fenómeno de masas de la noche a la mañana. Aunque pueda parecer que se quedaron en un one hit wonder y nunca sacaron nada o decente o la altura, para nada fue así. Simplemente, que fueron a lo suyo. Sus fans se mantuvieron fieles, sin embargo, los amantes de los hits pensaron que habían pasado a mejor vida. Desde ‘Oracular Spectacular’ en 2007, publicaron ‘Congratulations’ en 2010, ‘MGMT’ en 2013 y ‘Little Dark Age’ a principios de este año. Este cuarto álbum de estudio les ha servido como vuelta al ruedo, a las giras y, sobre todo, a sus fans más sólidos les ha servido para recuperar la fe en una banda que seguía vigente pero que, por probar demasiado lo experimental, se perdió del mapa mediático. Hemos hablado con el vocalista Andrew VanWyngarden para conocer sobre este disco, sobre esos años (en teoría) oscuros y sus planes.

Para haber llegado a este punto MGMT ha recorrido un largo camino, muchos años, muchos discos, muchas giras, ¿por qué o qué te lleva a seguir con el proyecto?

Es divertido porque llevamos juntos haciendo música durante mucho tiempo, desde adolescentes, ha habido muchos cambios, pero creo que hay algo especial que queda, algo sobre todo porque la idea o el hecho de matar a la banda o al proyecto se hacía como extraño. Cuando estaba empezando este disco, ‘Litte Dark Age’ dudé por un momento si seguir trabajando o no, si seguir con MGMT o no, pero me alegro de que hayamos seguido y que al final saliese todo. Además, me gusta ver que todavía tenemos una conexión creativa. (Refiriéndose a Ben, su compañero de la banda)

Cuando estaba preparando la entrevista leí una reseña que decía que en ‘Oracular Spectacular’, vuestro primer disco, criticabais el estilo de vida del rock, ese rock lifestyle, sin embargo, vosotros habéis terminado siendo partícipes de ello. Tras diez años de carrera y cuatro discos, es inevitable. ¿Crees que MGMT sigue siendo igual o tras tantas cosas se ha vuelto más humilde?

Todavía sigo teniendo la misma pasión que al principio, no me he vuelto un cínico ni nada, ni la música, ni sobre la banda, creo que es algo muy guay. A ver, es que lo que escribes en una canción nunca puedes creértelo al 200%, me refiero, somos humanos y nunca puedes creer o tener muchas expectativas. También algo subversivo en ello, unas letras que compusimos hace diez años.  Como banda siempre hacemos un poco lo que queremos a nivel musical. Nunca intentamos repetirnos o intentar recrear el éxito del primer álbum y ahora creo que nos hemos ganado a los fans que nos respetan y nos aprecian por eso. Vamos a tocar el nuevo disco y ha sido duro a lo largo de los años, pero ahora estamos en un punto en el que estamos cómodos, tenemos una identidad y eso es importante. Tuvimos una época de autocrítica donde nos reíamos de todo y de nosotros mismos, creo que más que ser humildes o cualquier otra cosa, creo que hemos ganado confianza en nosotros mismos mientras hacíamos este nuevo disco. Cada vez que publicábamos un disco parecía que la gente nos cuestionaba constantemente, nos preguntaba por qué habíamos hecho esto o el otro. Es duro ser un artista, ser músico y seguir defendiéndolo, porque es un proceso complicado.

Ir de gira es algo muy duro, tanto a nivel mental como a nivel físico, mucha presión. La gente espera siempre que el próximo disco siempre sea mejor, creativo, diferente. Como artista y como banda tenéis derecho a evolucionar y a hacer distintos discos o probar distintas cosas, ¿cómo sobrevives mentalmente a tanta presión?

Sí, definitivamente es complicado, me ha llevado diez años entender cómo sobrevivir a esto. Es raro poner todo tu esfuerzo y tu corazón en algo, que sea súper personal y significativo para ti y, después, cuando lo publicas, que sea criticado de forma tan dura, es un proceso muy raro, sobre todo para alguien sensible. La vida de gira, cuando teníamos 24-25 años nos veíamos capaces, aunque al mismo tiempo (sin parecer criticón) sí que pensábamos que todo eso era absurdo y hasta ridículo, de lo surrealista que era. Antes lo veíamos absurdo y ahora lo vemos como, “vale es nuestro trabajo, lo hemos escogido, tenemos que hacerlo bien”. Ahora hacer un concierto es algo significativo, hace diez años no era así. Creo que una de las que hace difícil girar, cada noche quieres entretener, hacer que la gente se sienta bien, ser alguien que atiende al público. Lo duro es que cada noche la gente espera que des una fiesta, que estés de fiesta hasta las tantas y no se puede (risas).

Claro, puedes hacer una vez pero salir de fiesta cada noche mientras estás trabajando, es un poco duro. Quieres pero no puedes.

Sí,  sí, totalmente, es algo bastante loco. Tienes que tener mucho auto-control cada vez que tocas porque si no te desmadras (risas).

En la canción ‘She Works Out Too Much’ enfatizáis en el hecho de las relaciones tóxicas con las redes sociales.  Tú tienes Instagram, así que vosotros también estáis metidos en esto.

Sí, a ver en la canción nosotros no hablamos solo de eso o lo estamos criticando o que nos sentimos superiores, para nada. Es simplemente observarnos a nosotros mismos, la mayor parte de mi tiempo, mi teléfono está en mi mano, cuando voy al baño, a todas horas. Si me pongo a pensar sobre ello me hace sentir extraño, pero si no lo tengo me siento triste, porque estoy invirtiendo mi vida en esto. Estoy dedicando el 75% de mi tiempo en cosas insignificantes y sin importancia (ríe) así que eso, para un artista, es muy decepcionante porque no hago más cosas. Me siento mal, siento que estoy siendo manipulado y con el cerebro lavado,  me siento adicto y apartado por esta adicción a la tecnología. Mi generación hemos crecido sin teléfono y sin ordenador, así que es un poco complicado. Veo los dos lados, porque nosotros jugábamos con bloques y ahora somos adictos a los teléfonos y a los ordenadores. Es como un tormento, que me molesta y por eso lo proyectamos en nuestras canciones.

Porque sobre esta canción dijiste en una reseña/entrevista de Rolling Stones que te gustaría que alguien dijese que es una combinación de electrobeats de los años ’80, ‘La Isla Bonita’ de Madonna y un coro de Margo Guryan, ¿por qué dijiste eso?

(Risas) Solo estaba siendo un poco loco, pero muestra un poco cómo pensamos Ben y yo cuando hacemos música, pensamos en secciones y en coros aunque no sea entendible para otras personas. Para esa canción el verso tiene toques de Madonna, un poco toques de pop, Robert Smith, de repente un poco de música francesa. Creo que es un deseo de mostrar un tipo de música distinta que vaya más allá, que tenga toques de hace veinte años. Puede sonar un poco ridículo pero queremos disfrutar creando y que la gente disfrute.

Claro es que es muy complicado, imagínate que para los periodistas poner etiquetas para algo como la música, que es emocional, es bastante frustrante, así que tener que materializar o verbalizarlos vosotros, tiene que ser extraño. No se pueden poner palabras a los sentimientos.

Claro, sí sí, es que por eso siempre me frustro o me siento decepcionado cuando leo críticas o reseñas, porque no hay alma, está todo tan formulado y tan automatizado que es como “AHH”. Claro que hay excepciones, pero pocos saben profundizar y no exploran la música a otros niveles. Nunca diremos que estamos haciendo música muy profunda pero tenemos aspectos psicodélicos que nos hacen ir poco más allá y creo que muchas veces, los periodistas dicen “indie psych pop” pero hay muchas maneras de ir más allá y profundizar. No quiero meterme con Estados Unidos, porque ahora mismo estamos viviendo un momento muy complicado pero creo que el periodismo está teniendo momentos flojos.

¿Qué quieres decir?

Hemos ido a Europa y nos han preguntado cosas muy complicadas, profundas y distintas, creo que hay mucho más allá que aquí en Estados Unidos. Creo que aquí se busca más el click fácil, algo más digestible y fácil, esto pasa aquí.

Claro, explicar diez años de carrera y cuatro discos de una forma pop más fácil está bien para el click pero no para el músico o la carrera.

Sí, así es. Además también, Ben y yo hacemos música pop pero estamos en un momento donde no hay muchas guitarras en la radio. Ahora todo es hip hop en los medios, así que es un momento raro y duro para ser músico de pop (risas).

Para saber más de este mítico dúo de pop/rock, sígueles en su página web, su Facebook, su Twitter o su Instagram.

¿Quieres leer más de los MGMT? Pincha Aquí. Esta es la crítica que hacíamos de su segundo álbum hace ocho años, pasa el tiempo y la verdad es que los comentarios y percepciones del dúo MGMT son muy parecidos. “… asustados por la reacción que algunos fans van a tener por el cambio de dirección, piden irónicos “una oportunidad”. No hace falta, se la han ganado, vamos a celebrarlos, venerarles y rendirles pleitesía. Amén.”