Yana Zafiro, el proyecto español de hyperpop que podría encuadrarse dentro de otro subgénero: música del confinamiento.

¿Existe el género música del confinamiento? Pues ya podría decirse que sí. Muchos proyectos musicales, tanto españoles como internacionales, han realizado y publicado sus discos durante el confinamiento. La creación musical no ha sido paralizada ni por la pandemía, ni por las nevadas. Yana Bondarchuk, más conocida en la escena musical española como Yana Zafiro (@yanazafiro), es un buen ejemplo. Compositora, cantante, productora de hyperpop y murciana de adopción desde los 7 años, esta artista de 23 años nacida en Ucrania dio luz verde a su proyecto de hyperpop en 2019. Su primer EP se publica bajo el dramático nombre de Mi Perro Se Va A Morir con el sello Mount Ventoux, casa que alberga también a artistas como Marem Ladson o Alondra Bentley. Al año siguiente, en 2020, publica con el mismo sello su álbum Lucero del Alba. Otro proyecto experimental de hyperpop producido por una amiga de Yana, Celia Spellman (del dúo Las Martirio). Como anécdota, nos cuentan que la principal herramienta de comunicación para realizar este trabajo musical fue Wetransfer. El resultado es un sonido auténtico y crudo donde destaca la ausencia de filtros.

Fotografías de María Caparrós (@capastrobist)

Yana Zafiro, hyperpop en tiempos del confinamiento

Entrevista con Yana Zafiro, abanderada del Hyperpop en España

¿Qué te empujó a empezar a componer?

Me iba a la playa a observar las olas, la sublimidad me creaba inquietud más allá de mis dominios, sabía a tabaco, semen, droga y leche desnatada. Supe que las palabras no eran mi único poder, podría hacer algo más con ellas que simplemente arrugarlas y tirarlas a una papelera.

¿Y para crear el proyecto Yana Zafiro?

Fueron las visitas al cementerio, al río y al aburrimiento del pueblo. Quería sentirme más que un simple móvil hablando consigo mismo. Había transitado por muchas actividades pero ninguna me hacía tiritar de calor.Yana Zafiro, hyperpop en tiempos del confinamiento¿De dónde viene el nombre de Yana Zafiro?

Hace cuatro años, cuando visite Ucrania en invierno, me fui a pasear en plena nevada por el bosque cerca de mi casa. Ahí conocí a la reina del hielo, a la nieve pura, zafiro escondido. Una aparición era lo que necesitaba y la tuve al dejarme caer sobre aquel helado infierno. En cuanto la piel de mi cara se quemó vi flotando ante mí una piedra preciosa en forma de mujer.

¿Cómo trabajas a la hora de componer?

No es más que otro juego que sigue las reglas de siempre, pero yo las cambio para poder tener un resultado distinto. Cuando estoy muy concentrada en algo, de repente siento que debería estar ahí y me surge un escenario mental por el que camino hacia una melodía y una letra que me crea la puerta de algo nuevo.

¿En qué te inspiras a la hora de escribir?

En mí misma.

¿Por qué en castellano y no en cualquier otro idioma?

Es la finalidad de este proyecto, cantar en castellano y que me den la nacionalidad.

¿En qué momento la música deja de ser un pasatiempo para convertirse en algo más serio?

Nunca ha sido un pasatiempo, cada cosa que hago es un fragmento de mí, un pasatiempo sería hacer un cursillo. La creación pura e infinita nunca es algo en lo que invertir tu tiempo, sino algo en lo que perderlo inconscientemente.

¿Te ves a largo plazo con el proyecto de Yana Zafiro o te ves en otros lados de la industria?

No, hay muchas cosas en mi cabeza que giran en torno a géneros distintos.

Yana Zafiro, hyperpop en tiempos del confinamiento

Hace poco has publicado tu primer LP llamado Lucero del Alba, ¿qué querías contar con él?

Como soy, que me rodea, mi experiencia en este mundo. Como entiendo nuestra existencia y su fin, un álbum muy emocional y mundano, no busco conceptos más allá del día a día en una vida común.

¿Qué tema sientes que explica mejor quién es Yana Zafiro?

Lolita, es 100% yo. Es mi agua, mi sangre, es la representación de la sensibilidad de mi misma. Todas las cosas que me hacen débil y por lo tanto mis debilidades soy yo, y mis traumas también.

¿Qué letra te hace sentir más orgullosa? ¿Y cuál te remueve más?

Que Bien Me Siento, es la que líricamente está mejor escrita. Tiene sonido de poema, es poesía por eso llega más que cualquier melodía pop. Quiero Un Castillo es la que más me remueve, siendo una copla hacia la soledad tenebrosa y al rechazo de amor me llena de cosquilleo y frío cada vez que la escucho.

Has colaborado con Clara Sweething y Celia Spellman (de Las Martirio) en este LP, ¿cómo nacieron estas colaboraciones?

La colaboración con Clara fue a raíz de conocernos por internet y compartir gustos. Las dos somos un poco mamarrachas en el amor pero a la vez muy soft y eso nos une. También después de escuchar su primer tema con ChicoBlanco me encanto su imagen. Fue orgánico. Y en cuanto a Celia, no logro explicar de dónde sale esta persona y sigo pensando que es mi alma gemela. Después del primer contacto tuvimos claro que haríamos algo juntas pero nunca esto, hemos co-producido el disco entero y eso son muchas horas hablando y siendo muy pesadas la una con la otra.

Yana Zafiro, hyperpop en tiempos del confinamiento

¿Y qué te llevó a trabajar con Celia Spellman como productora?

Me enseñó las cosas que estaba produciendo y componiendo y me quedé flipada. De verdad que tiene una buena base y sabe de que está hablando.

¿Cómo habéis trabajado a distancia?

Pues hablamos por gmail por la opción hangouts, zoom también, y nos pasamos los archivos logic por wetrasfer. Fue divertido porque cada vez que abríamos los proyectos era como abrir un regalo.

¿De dónde te sientes?

Odio que remarquen que soy de fuera, cuando probablemente sea mas española que algunos de aquí, en el sentido cultural. Me pone de los nervios que se meta en un saco a toda la gente de fuera y no haya una integración total como es debido.

Explicas que Lorazempan es una canción muy importante para ti, ¿por qué?

Es el comienzo de Lucero del Alba, marca un antes y un después a nivel sónico. También líricamente es más sincera, trata de un problema propio al que me enfrento día a día.

Yana Zafiro, hyperpop en tiempos del confinamiento

Tus letras son muy sinceras.

Bueno, el principal problema que he tenido yo, es que en mi familia se ha considerado como una farsa que me sintiera mal, como si me lo estuviese inventado para huir de mis problemas y tareas. Creo que eso me ha dejado marca, en el sentido de tener que ocultar constantemente que estoy mal, por ello ahora no me lo callo. Es necesario compartir esto porque si no siempre irás a peor y ya no habrá salida.

¿Falta empatía?

No se puede dejar de juzgar con las ideologías que rondan en los países y en el mundo. Es como que la base de la sociedad esta basada en juzgar al otro. Es triste pero no lo hemos superado ni un poquito. Lo primero que hacemos al ver o leer algo de otra persona juzgamos.

¿Consideras que tu generación cree en los atajos?

Sí, pero hay muchos valientes que van a tope. Sinceramente yo no opino que haya atajos pero tampoco tengo tanta fuerza como para luchar todo el rato, me deprimo muy rápido.

¿Con quién te gustaría colaborar?

¿?¿?¿?¿?¿? A. G. Cook ¿?¿¿¿?¿?¿?¿?

A la manida pregunta de las etiquetas musicales, ¿en cuál te sientes cómoda?

Pop experimental.

¿Qué estás escuchando ahora mismo?

Mylene Farmer, 8485, Poshlaya Molly, Medieval Slimes, 909 worldwide.

Planes para 2021.

Sacar otro disco. Irme a vivir al campo o mudarme a Inglaterra, también hacer camisetas.